¡¡Ayer fue mi cumpleaños!! ¡¡Nada menos que treinta y seis añazos ya!! Y seis años desde que empecé el blog con el post: “Hoy cumplo treinta“.

Releyendo ese post y echando la vista atrás, veo que hay cosas en las que sí que he conseguido mejorar:

  • En lo de que se me hayan juntado el acné con las patas de gallo. Patas de gallo sigo teniendo. De hecho, evidentemente cada año van a peor, y este ya parecen más bien patas de cigüeña. Pero el acné ya lo tengo a raya desde que me hice las pruebas de intolerancia alimentaria, porque me desapareció cuando dejé de comer los alimentos a los que era intolerante.
  • Ya no vivo un mes a dieta sí y otro no… porque desde que descubrí la dieta de la zona y sigo sus principios (más o menos), consigo mantenerme en mi peso sin apenas esfuerzo.
  • Y la última mejora: ¡aprender a cocinar bien!

Y esto último lo puedo demostrar a partir de este fin de semana.

El sábado había invitado a mi familia a una merienda-cena y decidí hacer una fiesta temática de “comidas del mundo”. Estuve preparando todo desde que me levanté:

  • Primero hice un flan para el postre, y lo metí al frigorífico para que estuviera frío.
  • Luego hice mi sushi casero para representar a Japón.
    treinta-fiesta-sushi
  • Después preparé una tabla de canapés de paté y quesos franceses, para Francia.
    treinta-fiesta-canapes
  • Para México puse unos nachos con salsa de jalapeños y guacamole.
    treinta-fiesta-comida-mexicana
  • Para Marruecos: falafel con verduras y tahin.
    treinta-fiesta-comida-marroqui
  • Pollo al curry con almentras, como comida representante de la India.
    treinta-fiesta-comida-india
  • Dos pizzas para Italia.
    treinta-fiesta-pizzas
  • Y cuando fui a preparar las hamburguesas para USA… cual no sería mi sorpresa al ver que la carne picada que había comprado el miércoles se había puesto mala. ¡¡¡En solo tres días y envasada al vacío!!! ¡¡¡Qué rabia me dió!!! Como ya no me daba tiempo a bajar a comprar nada… cambié las hamburguesas por alitas de pollo con salsa barbacoa. Menos mal que las hamburguesas no eran el único plato, porque si no… ¡¡¡Prffff!!!
    treinta-fiesta-alitas-de-pollo

Pinté un mapa mundi en el mantel, y coloqué todo. Más o menos encima de donde es originaria cada cosa:

treinta-fiesta-mantel

treinta-fiesta-comidas-del-mundo

 

Cuando mi familia llegó alucinó:

  • ¿Pero todo esto lo has hecho tú sola, hija?
  • Sííííí. Llevo desde esta mañana en la cocina.
  • ¿Esto qué es?
  • ¡Falafel!
  • Está súper rico. ¿Has hecho tú la masa?
  • No. Compré un preparado. Solo había que mezclarlo con agua y freirlo.
  • ¡Pues está buenísimo!
  • ¿Y esto, qué es?
  • Pollo al curry con almendras…
  • ¿Y este lo has hecho tú todo?
  • Sí. ^_^
  • ¡Jolín! ¡Qué rico todo! ¡Me encanta!
  • A mi también.
  • Yo estoy impresionada con tanto despliegue.
  • ¡A mi lo que más me gusta es el sushi!
  • ¡A mi también!
  • ¿A ti papá? ¿Te gusta el sushi?
  • Sí, pero me gusta más mojado en la salsa ranchera mexicana que en el invento este de la salsa de soja que está más salada que un perro. Ahora voy a probarlo mojado en guacamole, que seguro que también está mejor.
  • Jajajaja.
  • Joder, ¿sushi con guacamole? Eso sí que es hacer comidas internacionales.
  • ¿A ti mamá? ¿Te está gustando?
  • Sí. Está todo muy rico. Lo único malo es que mañana voy a tener que irme a curar las hemorroides que me van a salir con tantas especias y picantes.
  • ¡Hala! ¡Qué exagerada! ¡Si no es para tanto!
  • ¿Y tú desde cuando tienes hemorroides?
  • Desde mañana.
  • Jajajajaja.
  • ¡Pero si está todo muy bueno! Lo que pasa es que papá y mamá son de comidas más tradicionales.
  • Yo lo que no sé es porqué no has puesto tortilla en España.
  • Porque ya me parecía demasiada comida y es un poco coñazo hacerla.
  • A mi me parece que está todo muy bien. Más comida hubiera sobrado.
  • Sí, la verdad es que me has dejado muy sorprendida.
  • ¡A mí también! Me retracto de lo que dije el otro día. Te ha quedado todo buenísimo, Sandra.
  • ¡Gracias!
    treinta-fiesta-comidas-internacionales
  • ¡Yo estoy llenísima!
  • Pues falta el postre.
  • ¿Hay postre?
  • Sí, claro. Está en una bandeja en el frigorífico.
  • Voy a traerlo para que puedas soplar las velas.

Lo trajimos, y soplé las velas. Una vez quitadas lo empecé a cortar en trozos y repartí uno a cada uno:
treinta-fiesta-postre

  • ¿Qué es esto? ¿Gelatina?
  • A mí me parece más leche frita, porque está dura. Hasta se puede coger con la mano.
  • Será algún postre raro que sea medio gelatina, medio leche frita. Aunque también me sabe un poco como a vainilla. ¿Tiene vainilla?
  • Jajaja. No es ningún invento raro… Se supone que es un flan :-(
  • ¿¿¿UN FLAN?? JAJAJAJAJA.
  • Pero si está muy gelatinoso…
  • Es que me daba miedo que no cuajara y le eché mucha menos agua de la que mandaban
  • Y menos azúcar, ¿no? Porque casi no sabe dulce…
  • Hummmm, ¿y por qué no tiene caramelo? 
  • No me dió tiempo a hacerlo.
  • ¿Y qué son estas motitas de colores que tiene por dentro? ¿Chocolate?
  • No… Es que al hacerlo se me pegaba al fondo y al removerlo se iban soltando cachitos quemados.
    treinta-fiesta-flan
  • Pues podías haberlo colado, al menos.
  • Lo colé… las motitas que quedan son las que se colaron por el colador.
  • Jajajajaja. Joder Sandra… vaya puta mierda de flan.
  • ¡Con lo bien que te había quedado el resto de la cena! ¡¡La has tenido que cagar con el postre!!
  • :-(
  • Es que si hubiera salido todo bien no hubiera sido Sandra.
  • Joooo, que mierda. ¡¡Con lo bien que había quedado todo!! ¡¡Os vais a quedar con mal sabor de boca con el postre!!
  • Que tampoco está malo, mujer. Solo es que no textura de flan.
  • Ni color de flan.
  • Ni sabor a flan.
  • :-(
  • Jajajajaja. Creo que tu fallo ha sido decirnos lo que era. Si hubieras dicho que era un postre tradicional sueco que se llama “kvistbro” o cualquier nombre que sacaras de algún mueble de Ikea, nos lo hubiéramos comido tan felices y nos hubiera parecido estupendo.
  • Jajajaja. No se me ocurrió. Tomaré nota para el año que viene ^_^