Esta noche, después de llegar del gimnasio, me ha llamado mi hermana.

  • ¡Buenas noches, Sandrita! ¿Qué andas enredando?
  • Pues mira… Que el fin de semana, en carnavales, nos vamos a disfrazar de cazafantasmas… y estaba haciendo una trampa de las que llevaban ellos para atrapar a los fantasmas.
  • ¡Anda! ¿Y cómo la has hecho?
  • Pintando una caja de zapatos a rayas negras y amarillas y poniéndole un asa. Pensaba hacer que se abriera a la mitad y ponerle una luz verde de dentro, pero va a ser complicarse demasiado para llevarla colgada solo de adorno…

  • Jajajaja. ¡Qué guay! Cuando termines me mandas una foto.
  • Eso está hecho.
  • Bueno, y ¿qué tal va esa pierna?
  • Pshhhh. No sé. Un poco mejor, supongo. Hay días que la tengo bien y casi no necesito andar con muletas, y otros que las tengo que usar desde primera hora de la mañana porque me duele un montón. No sé si es por el tiempo o por qué. Pero en general sí que noto que voy cogiendo fuerza porque cada vez me cuesta menos levantar peso.
  • Bueno, pues me alegro. Yo también he empezado a ir al gimnasio esta semana. Lo había ido posponiendo desde navidades, pero ahora me he traumatizado porque me han empezado a pegar los muslos… ¡y a mí nunca antes me habían pegado! Pero ¿cómo pueden degenerar tanto los cuerpos? ¡Qué depresión, tía! ¡¡Qué estropeada me he visto!! Si sigo así, cuando llegue a los treinta, que es cuando se pega el primer bajón gordo ¿qué hago?
    Pues tirarte a un yogurín que te quite las tonterías a golpe de cadera, que fue lo que hice yo.
    Jajaja. Ya sabes que la asaltacunas de la familia eres tú. Creo que yo prefiero optar por intentar levantar el culo en el gimnasio para que la gravedad no siga ganándome terreno. Aunque no se si aguantaré mucho porque ayer fue el primer día y hoy tengo unas agujetas que no me puedo ni sentar en la taza del váter… ¡me tengo que dejar caer!
  • Jaja. Ya… Ya sé como dices…
  • Además, me da muchísima pereza ir al gimnasio por la noche cuando salgo de trabajar. Pero todo sea por sentirme después mejor.
  • A mí al llegar el final de la semana y hacer balance, me compensa… pero es verdad que mi día a día es un infierno: Salgo de casa a las 9:00. En lo que llego a la oficina son las 9:30. A las 13:30 salgo, como y me voy al gimnasio. Llego allí a las 14:30. Estoy entrenando hasta las 17:30. Vuelvo a la oficina a las 18:00. Salgo de currar a las 21:00. A veces de camino a casa quiero entrar en el súper a comprar algo de emergencia, y muchas veces ya ni siquiera llego a tiempo de pillarlo abierto. Cuando llego a casa son las 21:30 y estoy completamente reventada.. y aún así me toca poner una lavadora con la ropa del gimnasio, o fregar los cacharros, o algo. Cuando termino, ceno y ya prácticamente me echo a dormir. Y así se me pasa la vida… un día tras otro. No me da para más. Y luego el fin de semana no quiero más que dormir, claro. Cuando salgo es haciendo un esfuerzo, porque si no después me da rabia que llegue el lunes y no haber hecho nada el fin de semana, porque me da la sensación de que no tengo vida…
  • Ya, normal. Pero es que es verdad que a diario te metes unas palizas que no sé ni como aguantas… Y todavía tienes humor para ponerte a hacer trampas para fantasmas, jajaja.
  • Hoy me he puesto a hacer esto porque ya sabes que las manualidades me gustan, pero aún así no creo que tarde mucho en irme a la cama…
  • Oye, ¿y las mochilas como las vas a hacer?
  • Esas ya están hechas. Ahora te mando una foto. Quedamos Enma, Pili y yo el domingo en casa de Enma y las dejamos hechas.
  • ¿Y Patri?
  • Patri no va a estar. Se va a Cádiz. Vamos a salir solo nosotras tres.
  • Ah, bueno. ¿Y que tal con Pili? ¿Ha hecho alguna cosa raras de esas suyas últimamente?
  • Las de siempre. El domingo había quedado con nosotras pero nos hizo cambiar el plan porque la llamó la ex de Diego y le dijo que si podía quedar con ella porque si no Diego no quería ir… y bla bla bla.

Le conté toda la historia del día que salimos con Diego, sus amigos, y lo de la zorra de Paula y su hermana.

  • ¿Qué te parece?
  • Que para la próxima vez, en lugar de hacer una trampa para coger fantasmas, deberías hacer un cepo para atrapar zorras… porque lo mismo te resulta de más utilidad.
  • Jajajajaja. Pues sí.
Compartir: