Pese a que mi intención cuando llamé a Diego, era no decir que Paula era una zorra cada dos frases, estaba claro que no estaba consiguiendo llevar mi propósito a demasiado buen puerto. Pero oírle decir eso me hizo darme cuenta de que (tal y como decía Enma el otro día) no parecía que en realidad se estuviera poniendo de su parte y tampoco parecía que tuviera intención de empezar a hacerlo ahora. Así que, por fin, bajé la guardia y me relajé un poco.

  • Jajajajaja. Ya, eso también puede ser verdad.
  • Hombre… por fin te ríes. Me estabas preocupando… Creo que esta es la primera vez que hablo contigo sin oírte reír cada dos minutos…
  • Es que me han envenenado. Te lo juro… ¡Odio la gente que va cizañando por la espalda!
  • Ya lo he visto, ya…
  • En fin… Bueno, pues ya no te doy más la turra… que llevamos más de una hora hablando por teléfono y creo que ya me he desahogado bastante, jajaja. Te dejo ya que te vayas a la cama… o lo que fueras a hacer ahora.
  • Irme a dormir, que tengo un sueño que me caigo. De hecho me has pillado metiéndome en la cama porque mañana tengo que madrugar mucho para ir al curso… Así que creo que ahora voy a soñar toda la noche que estoy discutiendo contigo, con Paula y con su hermana.
  • ¡Es verdad! ¡El curso! ¿Qué tal lo llevas?
  • Bien, pero muy intenso. Por cierto… el finde vuelvo porque, aunque el curso dura dos semanas, como si nos quedamos nos tienen que pagar el alojamiento y la comida… les sale mejor mandarnos el fin de semana de vuelta a casa en el puente aéreo que tenernos aquí tres días… Así que si quieres, me acerco el sábado a tomar algo con vosotras. Si no estás cabreada conmigo…
  • ¡Vale!
  • ¿De qué os vais a disfrazar este año?
  • No te lo digo… ¡sorpresa!
  • ¿Te vas a poner un disfraz de enfermera-cachonda? Hummmm… Eso es una cosa mucho mejor con la que soñar que lo de estar discutiendo…
  • Nooooooo, jajaja. ¡Nada parecido!
  • Hummmm… ¿no? Bueno… da igual. Hoy pienso soñar contigo vestida de eso… digas lo que digas…
Compartir: