Anoche se celebró en Zamora la II EDICIÓN PREMIOS ¿QUÉ TE APETECE LEER?, en la que se reconoce la labor de los escritores zamoranos, y organizada por Emilia Casas y el Grupo de Lectura “¿Qué te apetece leer?”… que han publicado el libro del mismo nombre, cuyos beneficios van íntegramente destinados a la “Asociación Española Contra el Cáncer.

(👉Enlace al libro “¿Qué te apetece leer?” en Amazon👈, cuyos beneficios van íntegramente destinados a la AECC)

 

Como ya os comenté en el post “Gente que escribe… y escritores“, Emilia fue mi anfitriona en la presentación de mi libro en la Feria del libro de Zamora… y además me ayudó a recuperar la fe en el mundo editorial en un momento en el que estaba empezando a perderla… y como siempre me han dicho eso de que “es de bien nacidos, ser agradecidos”, quise hacerle un regalo para devolverle un poquito de lo mucho que me ha dado a mí.

Recordé que una vez me preguntó por “Maquini“, porque le gustó la idea de darle vida a un libro… así que no se me ocurrió mejor regalo que darle vida a su pequeñín.

 

Ayer, lo empaqueté y lo llevé a la gala dispuesta a dárselo a Emilia en cuanto tuviera ocasión. Y la ocasión fue el momento en el que me otorgaron uno de los premios… y que podéis ver en este vídeo (faltan solamente los primeros segundos… pero decía lo mismo que ya os conté en el post en el que os hablé sobre Emilia).

 

Parece que le encantó su retoño… así que me volví a mi sitio doblemente feliz: en primer lugar por haber podido aportar mi pequeño granito de arena a la causa, y en segundo por haber recibido un reconocimiento así de la mano de una persona a la que admiro tanto.

 

No le puedo pedir más a la velada. La gala fue muy familiar, entrañable, divertida… hubo grandes escritores, grandes promesas de generaciones futuras de escritores, grandes artistas… folclore, magia, música… y sobretodo estuvo llena de la pasión por la escritura que teníamos todos los presentes y la ilusión y energía que irradia Emilia…

 

Así que aquí tengo un nuevo premio, presidiendo mi salón junto a mi Premio Bitácoras… para recordarme que aunque el camino del escritor a veces sea duro, merece la pena, que a veces también podemos ser profetas en nuestra tierra… y sobretodo recordarme (por tercera vez en este mes) que, tal y como hace Emilia, todo lo que hagamos hay que hacerlo con ilusión. 😊