Como cada vez que se va Enma a trabajar se me cae la casa encima… mis amigos se van turnando para venir cada uno un día a tomar café y que no me pase las tardes enteras sola (los que pueden porque no trabajen o tengan turno de mañana o lo que sea, claro).

Hoy ha venido Ana, la chica de tai-chi de la que os hablé por primera vez el otro día.

  • magdalenas-de-chocolateHola maja!!
    Toma, que te he traído unas magdalenitas con trocitos de chocolate que he estado haciendo esta mañana…
  • Anda!! Que maja!! Muchas gracias!!
    Jajaja, pero si las traes envueltas y todo… cuanto glamour!! jajajaja
  • Sí, porque no sé que ha pasado que no me han crecido nada, y me parecía un poco triste traértelas así tan pequeñitas en una bolsa…
  • Jajajaja
  • Pero coge la bolsa, jodía!! Que si no, no me puedo quitar el abrigo…
    Ufffff, no veas que mierda de tiempo hace… Medio lloviendo todo el rato!! Prffff!!
  • Ah sí?
    Yo es que como no salgo de casa… ni me entero…
  • Ya
    Por cierto… se puede saber cuando piensas salir de casa??
    No es que me importe venir a verte… pero a lo mejor te venía mejor salir de casa y cambiar de ambiente, no?
  • Pues sí… porque esto es una mierda… ¡¡no se lo deseo a nadie… te lo juro!!!
    Estar todo el día sentada en el sofá donde lo dejé con Diego, apoyada en el cojín que estuvo agarrando Diego… ir a la cocina y pasar por la esquina donde me despedí de Diego… ver la puerta por la que se marchó Diego…
    Ufffffffffff!!!
    (  *NOTA: definitivamente creo que voy a tardar bastaaaaante en podéroslo contar, porque solo para escribir esto ya me he tenido que parar dos veces, y me he tirado llorando media hora como una magdalena…
    Es patético, lo sé… Pero no lo puedo evitar… ains!! :’-(  
    )
  • Ya me imagino…
    Y por qué no vamos a tomar algo por ahí?
    A algún bar que esté cerca…
  • Uffff
  • Pero algún día tendrás que salir de casa…
  • Sí, el lunes… y porque tengo que volver ya a trabajar, jajajaja
  • Pero tanto miedo tienes a que se te vuelva a salir la rodilla?
  • Uffff, no es miedo a que se me salga… es miedo a volver a tullirme!!
    Parece que esta vez no me he hecho daño… pero quiero reposar lo máximo posible porque tengo miedo a forzar y que me pase como el año pasado… que se me ponga como un balón y me tenga que pasar en casa tres meses sin salir, y yendo por el pasillo con muletas y a la pata coja porque no la podía ni apoyar…
  • Ya, si me acuerdo…
    Te estuvimos yendo a ver casi todos los días…
  • Ya…
    Pero lo que no veíais era el esfuerzo que me costaba hacer cualquier cosa cuando os marchábais…
    Simplemente escribir al ordenador ya me costaba… porque tenía estar con la postura retorcida.
    No te quiero ni contar para cocinar o fregar los cacharros… que no era capaz de estar de pie ni cinco minutos… y me dolía la rodilla muchísimo!!
    Hasta ir a por un vaso de agua era una odisea… porque como no era capaz de dar ni cinco pasos… tenía que ir a la cocina con una bandolera, para poder meter dentro el vaso y la botella, y llevarlos de la cocina al salón…
  • Ufff, pobre…
  • Por eso estoy acojonada…
    Porque no quiero volver a jodérmela y volver a esta así otra vez: tres meses tullida en casa sin poder andar, ni salir, ni nada…
    ¡¡Y encima viendo a Diego en cada esquina todo el puto día!!
    Me volvería loca!! O caería en depresión o algo!!
  • Ya… 
  • Y luego más de seis meses que me pasé andando con muletas… y malamente!!
    Prfffff!!!
    Es que si me vuelvo a lesionar me muero!!!!
  • Bueno mujer… pero esta vez no te ha pasado nada de eso. No se te ha hinchado, ni te duele ni nada.
    No puedes estar con tanto miedo…
  • Ya…
  • El miedo no es bueno para nada…
  • Tienes razón!!
    Si no me ha pasado nada estos días, ni me duele… ¡es que está bien!
    Tengo que pensar eso!!
  • Claro!
  • La tengo bien…
    No me pasa nada…
    No se me va a volver a salir…
    Uffff!!
  • Jajajaja
    Eso, tú vete mentalizándote…
  • Vale…
    Si la verdad es que desde que he vuelto a tai-chi cada día la tengo mejor… la noto mucho más estable semana tras semana… lo que pasa es que con el meneo que me pegaron… como para que no se me saliera!!
    Pero si que la tengo mucho mejor… Por eso yo creo que no me ha pasado nada más.
    Y ya verás como en cuanto vaya un par de meses más a tai-chi voy a estar bien del todo!!
  • Eso!!
    A ver si para semana santa ya puedes volver a correr detrás de Héctor manosgrandes, jajajja
  • Siiiiiiiiii
    Sabes? El otro día cuando vinieron todos a verme, estuvimos diciendo que molaría ir otra vez a una casa rural, como este verano…
    Pero en vez de ir solo los seis de siempre… ir todos!!
    Así que Oli ya se ha puesto a buscar una para ir en febrero…
  • Y Héctor tambien va?
  • No. Héctor dijo que no sabía si podría ir o no… y esta mañana ya ha dicho que no iba, y se ha salido del grupo de whatssapp que teníamos para hablar del tema, jajajjajajajaja.
    Pero aún así la idea de ir todos a una casa rural mola mucho!!
  • Sí, es que eso hubiera sido ya demasiado para el pobre… jajajaja
  • Ya te digo…
  • Bueno da igual, pues tú mejórate… para correr detrás de algún lugareño que ande por allí cortando leña… o de un yogurín que esté haciendo senderismo… o de quien se tercie!!
  • Jajajaja, eso!!
  • Lo fundamental es que pierdas el miedo a andar…
  • Ya
    Pero es lo más difícil…
  • Y si tienes tanto miedo… por qué no vas a un psicólogo?
    A lo mejor te puede ayudar…
  • Bah, ya fuí el año pasado a uno… y no me hizo nada… no te acuerdas?
  • No!!
    A mí eso no me lo contaste…
  • Cómo no te lo iba a contar???
  • Ahhhhh, a lo mejor fué durante los dos meses de verano, que estuve de vacaciones y no nos vimos… ¿puede ser?
  • Ahhh, pues seguro!! Porque me acuerdo que me coincidió con la mudanza… así que fijo que sí…
    Ya me parecía a mi raro que no te lo hubiera contado!!
    Si me dio una tarjeta de loca y todo… ¡¡¡menudo pitorreo teníamos con lo de la tarjeta de loca!!!
  • Cómo que una tarjeta de loca??
  • Sí, bueno…
    Era una tarjeta de esta donde te apuntan las citas para que sepas cuando tienes que volver… pero por delante ponía “servicio de atención psicológica” o algo así… y a mí me hizo mucha gracia…
    Y yo decía por ejemplo “No os metáis conmigo… que estoy muy loca, eh? Que tengo una tarjeta que lo acredita!!!”… y la sacaba como si fuera una placa de la policía, jajjajajajaja
  • Jajajajja
    Joder… a ver, enséñamela… que tengo curiosidad…
  • Bah, ya la tiré…
    Era una mierda!! No valía para aparcar en las plazas de minusválidos ni nada… prffff!
    ¡¡Era un timo de tarjeta!!
  • JAJAJAJAJAJAJAJAJA
    Y por qué iba a valer para aparcar donde los minúsvalidos???
  • Yo que sé… pues por si te cabreas porque no puedes aparcar y te entra un brote psicótico… jajajajjaja
  • Jajajjajajajajaja
    Que idiota eres!! Jajajaja
  • Pero no me digas que no tiene gracia la cosa?
  • Sí bueno… contado así… sí
    Pero qué paso con el psicólogo?? Por qué no volviste??
  • Pues a ver… la historia es que fuí porque ya andaba tramos cortos sin muletas, pero tenía que ir pegada a la pared y tocándola con los dedos como los niños pequeños cuando están aprendiendo a andar.
    Cuanto más me separaba de la pared más miedo tenía… y más cojeaba…
  • Sí, de eso me acuerdo. Que para cruzar la calle las pasabas putas… y que en casa no cojeabas nada pero en cuanto salias a la calle cojeabas un montón!!
  • Sí. De hecho, cojeaba ya en casa solo con ponerme las botas… porque ya sabía que tenía que salir a la calle… así que fíjate!!
  • Jajaja
  • Por eso yo sabía que aparte de que tuviera la rodilla hecha una mierda… mucho era psicológico. Porque si en la calle cojeaba pero en casa andaba perfectamente… está claro que es que tenía el problema metido en mi puta cabeza.
    El problema es que aunque lo sabía… no era capaz de no-cojear, o de perder el miedo.
    Cada día me intentaba mentalizar un poco más de que estaba bien… y me ponía metas en plan “Hoy voy a salir de casa con las muletas debajo del brazo, y voy a andar sin ellas hasta la primera esquina, y luego las cojo. Y mañana voy a llegar hasta la segunda esquina. Y así un poco más cada día hasta que pierda el miedo”
    Pero iba mejorando muuuuuuuuuy despacio, y de vez en cuando volvía para atrás. De hecho no todos los días era capaz ni de llegar a la primera esquina… así que me dije “Ya que los inútiles de los traumatólogos no me arreglan porque no tienen ni puta idea de lo que le pasa a mi rodilla, ni de por qué se hincha y se deshincha, o de por qué unos días la puedo apoyar y otros no… Voy a ver si por lo menos el psicólogo me puede ayudar a perder el miedo a andar por la calle los días que si que puedo apoyarla”.
    Así que pedí cita para que me viera
  • Y que pasó?
  • Pues que era una tía más imbécil… ¡¡No la mandé a tomar por el culo por el canto de un duro!!
  • Si?? Por qué?? Qué te dijo??
  • sala_de_esperaPues me pregunta que por qué he ido a consulta… y le cuento lo mismo que te acabo de decir a tí.
    Y me dice “Pues si lo que pasa es que tienes miedo… no lo tengas”
  • O_O
    Así???
  • Así, tal cual
    Claro… yo me quedé con una cara de gilipollas que flipas
    Y le dije:

      • Ya… pero es que no soy capaz de afrontarlo yo sola… por eso he venido… para que me ayuden
      • Pero es que el miedo es cosa tuya, lo tienes que perder tú
      • Hombre… eso ya lo sé… pero no me puedes dar ningún truco para irlo superando poco a poco? O alguna manera de afrontarlo mejor??
      • Pero a ver… a qué tienes miedo? A que se te salga la rodilla? Y qué te va a pasar? Que te caigas al suelo? Pues te la colocas y sigues andando… ya ves que problema…
        Lo que no puedes es tener miedo. Así que no lo tengas y ya está
  • No jodas!!!!
    Te dijo eso???
  • Sí, maja
    Yo alucinando
    Y me dice:

      • Y se puede saber por qué antes no tenías miedo y ahora sí??
      • Hombre… pues porque antes la tenía más estable. No se me salía.
      • Y por qué antes la tenías más estable??
      • Porque hacía tai-chi y me venía muy bien para las rodillas
      • Y si te iba tan bien… por qué lo dejaste?
      • Pues por pereza…
        Porque como estaba bien me confié y pensé que ya no me hacía falta…
        Y dejé de ir…
        Pero claro, al tiempo se me empezó a desestabilizar otra vez… hasta que este verano se me salió
      • Pues entonces ya está. Vuelve a hacer tai-chi para que se te vuelva a poner bien… y así ya no tienes miedo ni nada
      • O_O
        Joder… pero es que yo el problema lo tengo ahora!!!
        Cuando tenga la rodilla bien otra vez ya no hay problema… eso ya lo sé yo…
        Pero mientras tanto qué hago?? Ir tocando la pared con los dedos, acojonada por la calle???
      • Dime… ¿qué relación tienes con tu padre?
  • JAJAJAJAJJAJAJAAJA
    Te saltó eso???
  • Tal cual. Sin venir a cuento de nada…
    Debí poner una cara… que no le dije directamente que se fuera a tomar por el culo de misericordia…
    Y se debió dar cuenta… porque en seguida me dijo:

      • No es por nada…
        Son preguntas rutinarias
      • Con mi padre tengo una relación normal. Vamos… la misma que tenía hace un año cuando podía andar perfectamente sin parecer una muñeca de “Famosa”!! Prfffff!!
  • Jajajajajajajajajaaja
    Pues un poco raro si fué, sí
  • Joder… ya te digo…
    Menuda tía subnormal!!
    Empatía cero!!! Bueno… como el resto de los médicos, claro…
  • Ya
  • Y encima después de contarle lo que me pasaba con todo detalle, me pregunta por mi padre y otro montón de bobadas similares:  que si tengo problemas para relacionarme con los demás o para expresar mis sentimientos, que si me sentía sola…
    A ver gilipollas… si el problema fuera que me sintiera sola, te diría que me siento sola. Te estoy diciendo que lo que tengo es miedo a pisar la calle porque tengo terror a que se me salga la rodilla… Y que por eso cojeo hasta en casa al ponerme las botas, solo por pensar que voy a tener que salir…
    Podía haberme preguntado que por qué creo que en casa estoy más segura que en la calle si en realidad se me puede salir igual en un sitio que en otro… o si cuando se me ha salido la rodilla me he caído y por eso me da más miedo… o algo así…
    No sé… cosas con más sentido… me parece a mí
  • Pues sí…
  • Pero va y me pregunta por mi padre, la muy… ¡¡PAYASA!!
  • Jajajajjaaja
    Se pensaría que te habrías enamorado de tu padre de repente y fingías la cojera para llamar su atención o algo así… jajajajjaja. Porque como eres una persona que te cuesta relacionarte con los demás y te sientes muy sola… jajajajjaajjajaja. ¡¡¡Es que me descojono!!! Jajajjajajjajaa ¡¡¡Que a tí te cuesta relacionarte, dice!! Jajajjaajaja
  • O expresarme
  • Jajajajjaaja, pero si no callas!!!
    Qué cojones hiciste en la consulta?? Te sentaste y te quedaste callada, por primera vez en tu vida??
  • Que noooooo, pero si llegué y le empecé a contar todo lo de la rodilla… y todo lo de los miedos que tenía al andar… ¡¡Que hostias iba a estar callada!!
    Lo que pasaba es que la tía era imbécil y punto!!
  • Jajajajaajajaja
    Y encima luego te da una tarjeta de loca que no te sirve ni para aparcar ni nada…
    Que desfachatez…
    ¡¡La muy zorra!!
  • ¡¡¡Encima eso!!!! Prffffff!!!
  • Jajajajajajjaajajajjajajajajjajaja