Ayer fue el cumpleaños de Espeso, y nos juntamos todos sus amigos para celebrarlo cenando y tomando unas cañas. Estaba Olga y también vino Esteve… así que parecía bastante difícil que no lo fuéramos a pasar bien.

Cuando empezamos a cenar, Espeso me dijo:

  • ¡Ay, bloguera! Ya he leído los posts que has ido escribiendo esta semana del Tara Malikian… 
  • Yo la duda que tengo es… ¿al final el tío tenía una habitación para escuchar música? Jajajajaja. (Preguntó Olga)
  • Prffffff. ¡Qué hostias iba a tener! Vivía en un piso compartido. ¿Cómo va a tener una habitación para escuchar música si ni siquiera el piso entero era suyo?
  • Jajajajaja. Ay madre… ¡¡pero que fantasma!!
  • A mí me alucina que al ver esas cosas no se las tiraras en cara diciéndole “Y la habitación esa de escuchar música, ¿dónde la tienes? ¿Me la enseñas?”, jajaja.
  • Pues no lo hago porque en el fondo me da pena la gente así. Y porque me parece una situación tan ridícula y tan humillante para el otro… que no me apetece pasar por ahí… Y prefiero pasar.
  • Sí es que vas de dura, pero en el fondo eres un cacho de pan, bloguera.
  • ¿Yo voy de dura? O_o
  • Aunque tengo que decir que a mí lo que me sorprende es que ya que se vendía tanto como bohemio melómano, físico superdotado, prodigio físico de luchador de artes marciales… no hiciera hincapié en la parte sexual diciéndote que también era un portento en ese tema, antes de ir a su casa.
  • Lo mismo no lo hizo porque sabia que luego no iba a quedar bien…
  • Pues a mí, pensándolo a toro pasado, lo que me parece más raro es que no se tirara el moco con la vida laboral, invéntandose algo deslumbrantemente rocambolesco para justificar que trabajara solo de camarero… como que en realidad era un espía del CNI en misión secreta y trabajaba de camarero porque estaba de incógnito o algo así…
  • Jajajajaja. Claro claro… Con la misión secreta de destapar las últimas investigaciones de física cuántica que el gobierno quiere ocultarnos, ¿no? Investigaciones punteras como la ley de la gravedad.
  • Jajajajajaja. Sí sí, algo así.

Esteve nos estaba escuchando pero no se estaba enterando de nada, así que preguntó:

  • ¿Pero de quién estáis hablando? ¿De algún chico con el que te has liado esta semana?
  • Sí. Con aquel camarero que conocí contigo que se parecía a Ara Malikian
  • ¡Anda! ¿Con el morenazo de los ricitos? ¿Al final te lo tiraste?
  • Sí… bueno. Más o menos, porque me pasó la cosa más rara del mundo… Nos estábamos liando y parecía que teníamos mucha química sexual, pero en cuanto me la metió se nos cortó de golpe.
  • Ahhhh, sí. A mí eso también me ha pasado alguna vez.
  • ¿En serio?
  • Sí. Un par de veces, no más. Pero sí que me ha pasado.
  • Yo sigo diciendo que desapruebo totalmente esa costumbre tuya de irte liando con el primer tío que se te cruza, bloguera… pero tengo que reconocer que esta semana me he reído mucho leyendo los posts.
  • Sí, jaja. Por lo menos la experiencia te ha servido para darle más vidilla al blog.
  • Bueno… y para subirte un poco la moral supongo… Porque el tío era un maromazo…
  • Pues no te creas que la moral me la subió mucho… porque para rematar, encima me llamó vieja.
  • ¿¿¿CÓMOOOOOOO???
  • O_o ¿¿¿Pero qué dices???
  • ¿Y eso?
  • Pues cuando empezamos a follar y no teníamos nada de química, me dijo que mejor lo dejábamos con el pretexto de que estaba muy cansado y tal… Yo le dije que me parecía bien y que mejor me iba a casa para que luego no me diera pereza… y empecé a vestirme. Y, mientras me estaba vistiendo, él empezó a excusarse diciendo:
    • Lo siento, pero es que ya estoy muy mayor para trabajar por las noches en un bar de copas, y cada vez acuso más el cansancio… Cuando llegues a mi edad lo entenderás.
    • ¿Como que a tu edad? ¿¿Pero cuantos años tienes?? (Le pregunté yo porque hasta ese momento le calculaba unos 34 o 35 años)
    • Ufff, tengo muuuuchos más que tú.
    • No creo..
    • Te digo yo que soy muchísimo más mayor que tú. Por lo menos te saco dos años.
  • JAJAAJAJAJAJAA. ¿¿“Muchísimo más mayor que tú” y “Por lo menos te saco dos años”?? ¿En qué universo paralelo sacarle a alguien dos años es “muchísima diferencia de edad”? Jajajajajaja
  • Pues en el mismo en el que Stradivarius era un compositor brillante, supongo.
  • Jajajajaja. Madre mía. Es que cada cosa que cuentas de él, mejora…
  • El caso es que le seguí diciendo:
    • Dudo mucho que seas más mayor que yo. ¿De qué año eres?
    • Del 85. Tengo 32 años.
    • JAJAJAJAJAJAJAJJA. ¿Y cuantos me echas a mí?
    • Pues 30.
    • Bueno… pues muchas gracias, pero no le andas cerca ni de coña. Yo soy del 80, así que me temo que tengo 5 años más que tú.
  • Jajajaja. Se quedaría en shock… Porque si dos años le parecían “muchííííííííísimos, cinco ni te cuento.
  • Sí sí. Se quedó con los ojos como platos y diciendo: “¿Estás de coña? ¿En serio eres más mayor que yo? ¿¿¿De verdad tienes 37 años??? ¿O me estás vacilando?”
  • Jajaja, bueno… esos son los piropos que más suben la moral… los que se nota que te lo dicen de verdad… 
  • Sí sí, si hasta ahí, todo bien. Pero el problema es que el tío siguió diciendo: “Hostia… es que no me puedo creer que seas tan vieja. Es que eres súper súper vieja. Me sacas una barbaridad de años. Quiero decir que cuando yo estaba haciendo la comunión, tu ya estarías… Uffff, no sé. Pero es que eres súper mayor. No pensé que fueras tan vieja.” Y así, cinco minutos más. Si llega a estar en mi casa, le tiro la ropa por la ventana y lo echo a sartenazos al muy gilipollas.

  • ¿¿¿Pero como puede ser alguien tan imbécil??? No me puedo creer que te dijera eso… ¡¡¡Qué asqueroso!!!
  • Sandra nena, de verdad. Es que escoges a lo peor de lo peor… ¿Has pensado en contratar a alguien para que te busque pareja en vez de hacerlo tú misma? Lo mismo así tienes más suerte…
  • Sí, claro… Como cuando fui a First Dates, que me pusieron a uno de los mayores frikis que han pasado por el programa.
  • Jajajaajajajajaja. ¡¡¡Es verdad!!! Es que hasta cuando te los buscan otros, te encuentran a los más raros.
  • Qué cruz, señor. ¡¡¡Qué cruz!!!
Compartir: