El lunes, cuando quedé con Olga para tomar café y le conté lo el Tara Malikian, se descojonaba:

  • ¿¿¿En serio te dijo que Stradivarius era su COMPOSITOR favorito???
  • Sí, tía… de verdad de la buena.
  • Jajajajaja. Me meo. Aunque no deja de tener su coña la ironía de que le sacaras parecido con el violinista más famoso del mundo, y que te dieras cuenta cuenta de lo tarado que estaba justo cuando te habló de violines…
  • JAJAJAJAJA. Joder, es verdad. ¡Qué paradojas tiene la vida!
  • Bueno… ¿y qué más? ¿Te dijo alguna idiotez más de camino a su casa?
  • De camino a su casa creo que no… o por lo menos no recuerdo ninguna. Pero sí que recuerdo que cuando ya estábamos en su habitación y le quité la camiseta me dijo algo como “No te decepciones si te parece que estoy un poco enclenque, pero es que este año ha sido un poco duro para mí y he dejado de entrenar y claro, he perdido mucho músculo. Antes hacía kickboxing y estaba mucho más fuerte. De hecho he sido campeón nacional de kickboxing dos años seguidos”.
  • Joder tía, jajajaja. Es que es el tío más fantasma de todos los fantasmas… No le vale con decir que hace kickboxing que tiene que haber sido campeón nacional… ¡y dos años seguidos! Prfffff.
  • De eso evidentemente, no le pude discutir nada en el momento, porque es un tema del que no tengo ni idea… pero vamos, ya te digo desde aquí que también era mentira. Es más, ya te digo yo que no ha practicado ningún arte marcial ni ningún deporte de contacto en la vida….
  • ¿Y eso? ¿Por qué estás tan segura?
  • Porque si de algo me he dado cuenta liándome con deportistas (sobretodo de deportes de contacto) es de que, como están muy acostumbrados a interpretar el lenguaje corporal de los adversarios, prácticamente antes de que te empieces a mover, ellos ya saben lo que vas a hacer… y reaccionan súper rápido sin ni siquiera pensarlo.
  • Hummmm. No lo había pensado nunca, pero tiene lógica.
  • Sí. Será como todo: más costumbre, o más práctica, o como lo quieras llamar.
  • Supongo que luego ya otra cosa será que se acoplen mejor a lo que tú quieres o no, o a lo que te gusta o no…
  • Sí, claro. Eso ya no tiene nada que ver. Pero el lenguaje corporal y los movimientos ajenos los interpretan muuuucho más rápido que los no-deportistas.
  • Bueno, sigue contándome…
  • Pues te decía que el caso es que este no tenía absolutamente ningún tipo de habilidad psico-motriz que resultara llamativa. Más bien todo lo contrario…
  • Jajajajajaajaja. Lo tenía todo el tío. Está claro que cada día escoges mejor. Ya verás cuando se lo cuentes a Espeso…
  • Jajajaja. Calla calla. No quiero ni pensar la bronca que me va a echar… Porque encima, cuando empezamos a follar, ¡¡¡me pasó la cosa más rara que me ha pasado en la vida!!!
  • ¿¿¿Qué te pasó???
  • Pues resulta que nos estábamos enrollando y teníamos como mucha química… y según me la metió, se cortó toda la química. Así… de golpe.
  • O_o Joder… ¿Eso puede pasar?
  • Pues mira… se ve que sí.
  • ¡Qué raro me parece! No me imagino la situación… Quiero decir que a todas nos ha pasado lo de que te guste un chico de clase, o te ponga un camarero, o lo que sea… pero luego le das un beso y en ese mismo momento te das cuenta de que no tenéis ninguna química. 
  • Sí, eso es bastante típico.
  • Pero que ya te estés liando con él y sí que tengas química… y que de repente se corte de golpe cuando te la meten… me parece una cosa súper loca.
  • Sí sí, es que lo es. De hecho creo que nos quedamos los dos descolocados… porque yo creo que fue mutuo.
  • ¿En serio?
  • Sí. Seguimos follando un rato pero los dos teníamos cara de “¿Pero qué coño hago yo aquí?”

  • Jajajajajajaja. Ostras… ¡qué fuerte! ¿Y qué hiciste?
  • Pues no tuve que hacer nada porque él enseguida dijo algo como “Uffff. Creo que mejor lo vamos a dejar para otro día, porque yo he dormido muy poco y estoy muy cansado y no voy a rendir”. Y con las mismas se volvió a tumbar en la cama. Yo aproveché para levantarme le dije algo como: “Haces bien en descansar, que es muy importante. Yo me voy a mi casa, porque si se hace más tarde me da más pereza”, y me empecé a vestir para marcharme
  • Jajajajajajaja. Tíaaaaaaa, me meo de la risa. ¡¡Lo que no te pase a ti!!
  • ¡¡Pues a mí no me hace gracia!! Al final me depilé para nada y encima perdí una tarde entera que podía haberme quedado en casa pintando el mueble, o tirada viendo la tele tan ricamente.
  • Jajajajajaja. Bueno, la otra con lo que me sale ahora…
  • ¡¡Si es que es verdad, joder!! Vaya pérdida de tiempo… Toda la tarde escuchando memeces, ¡y para nada! ¡¡No sé ni porqué lo sigo intentando!! Yo ya te aviso desde aquí que desde este momento me auto-declaro frígida de voluntad y me retiro oficialmente del mercado. La semana que viene voy a comprar otro vibrador nuevo para ir ampliando variedad… ¡¡y lo mismo adopto unos gatos!! Así, cuando me arañen los muebles, los tengo que volver a pintar… y vivimos todos felices cerrando el ciclo del amor y el bricolaje. ¿Cómo lo ves?
  • Lo veo bien… siempre que a tu primer gato le llames Stradivarius, jajajajajajajajajaajaja.
  • ¡¡¡Vete a cagar!!!

 

Compartir:
Personajes: , ,