Últimamente ha habido varias personas que me han empezado a preguntar qué tal resultado me dio la pintura en spray en las manillas de las puertas cuando las pinté al hacer la reforma lowcost de mi baño y la reforma de mi cocina sin obras.

La duda general es si la pintura sigue en buen estado o si se ha empezado a descascarillar. Así que he decidido escribir este post para aclarar todas las dudas.

 

A la hora de hacer la anterior reforma, hubo dos manillas que pinté:

  • Las manillas del frigorífico, con pintura en spray negra. Como veis en la foto, la pintura se ha descascarillado… y no creáis que tardó mucho, ¿eh? Se empezó a saltar desde el primer mes. Conclusión: no repetiría co ese tipo de pintura porque recién pintado queda muy cuqui… pero a los dos días está hecho una mierda.

 

  • Las manillas de las puertas con spray de forja, que siguen exactamente igual que el primer día. La desventaja de esta pintura es el tacto, que es muy áspero y hay gente a la que le puede dar un poco de dentera. A mí no… y por eso precisamente con esta pintura sí que voy a repetir, jajaja.

 

Tengo que decir que para pintar manillas o cualquier cosa que no sea súper porosa… los fabricantes de pintura siempre mandan dar una imprimación porque si no la pintura no agarra bien y se salta. Yo solo compré un bote de imprimación una vez y os juro que solo de pensar en tener que volver a dar esa mierda se me quitan las ganas de vivir: es una especie de goma, espesa, pegajosa, que no se extiende ni para dios, queda a pegotes, se ve el relieve… Vamos, que primera y última vez.

Así que yo cuando pinto, jamás imprimo nada. Pinto directamente con la pintura final… y como quede quedó. Y tengo que decir que, pese a que todas las pinturas mandan imprimar para que no se salten, el resultado de unas a otras es completamente distinto, porque por ejemplo, en el caso de mis manillas, ya veis que la forja agarró perfectamente y no se ha saltado ni una pizca.

 

Así que yo lo tengo claro: para pintar tiradores, pomos y manillas: pintura de forja en spray.

Compartir:

    3 comentarios

  1. Alexandra 4 febrero, 2018 at 13:24 Responder

    Viendo lo bien que ha quedado el de forja que no se ha saltado nada de nada, ¿Y si le hubieras dado una primera capa con esa pintura de forja a la manilla de la nevera y después ya la segunda (o las que sean) con la pintura negra por encima? Para que te haga de imprimación, vaya. Lo único que no sé si se quedaría con el tacto ese de la forja… pero si a ti no te importa y dices que no te da dentera, qué más da. ¿O con otra pintura, de las q dices que son buenas y luego ya le das la última capa con la negra? Algo que te pueda hacer de imprimación sin ser imprimación, vaya, jajjaja. Es que con lo bonita y preciosa que te está quedando tu casa me sabe mal que tengas las manillas de la nevera desconchadas, jaja. Un beso Sandra. Felicidades por escribir más posts.

    • Sandra Broa
      Sandra Broa 4 febrero, 2018 at 13:26 Responder

      Jajajajaja. Precisamente, aprovechando que estaba dando la forja a los pomos del mueble he hecho lo que tú dices: darle a las manillas del frigo y después pintarlas de nuevo con el negro. De momento han quedado bien… a ver si duran ;-)

Dejar un comentario