Bueno bueno qué emoción.

Ayer por la tarde me llamó el albañil y me dijo que hoy podían empezar a tirarme el tabique. Así que cuando llegué a casa me pasé toda la noche recogiendo y moviendo los muebles del salón y del comedor para que pudieran empezar a trabajar en cuanto llegaran. Bueno… y porque no me fío ni un pelo de la que delicadeza que tienen los albañiles moviendo muebles y prefiero hacerlo yo, jajaja.

Bueno, pues esta tarde han venido, y después de 4 horas de golpes y ruidos infernales, este ha sido el resultado:

reforma tirar un tabique

tirar un tabique

Estoy emocionadísima. ¡Cuanto espacio! ¡¡Cuánta luz!!

No hago más que pensar que la fiesta de Halloween del año que viene va a ser ¡¡EPICA!!