(Post correspondiente al martes 22)

Jajaja. ¡¡Me encanta lo bien que me lo paso con Olga!! Que pena que viva en Las Canarias y la vea tan pocas veces, porque me río taaaaaaaaaanto con ella haciendo cualquier cosa.
Esta mañana hemos ido a hacienda a primera hora porque iba a acompañarme a hacer unas gestiones… y ha habido un rato que no podía parar de llorar de la risa. ¡¡¡EN HACIENDA!!!
¿Hay algo más bonito que se pueda decir de alguien que: “Me lo paso bien contigo hasta en Hacienda”? Yo creo que no. Jajaja.

El caso es que cuando estábamos allí, hubo un momento en el que le dije:

  • ¿Tienes un kleenex? Es que ya hasta se me caen los mocos de la risa…
  • Creo que sí. Lo raro es que no tengas tú, que llevas más cosas en el bolso que Mary Poppins…
  • Ya. Es que se me terminaron el otro día y no he repuesto el “Kit de supervivencia” donde llevo todo lo imprescindible para imprevistos. Ya sabes: tampones, condones, toallitas húmedas…
  • Sí, sí. Yo también tengo uno que siempre llevo en el bolso. Yo le llamo el “Kit del conejo feliz”.
  • ¿¿El kit del conejo feliz?? JAJAJAJAJAJAJA. Me encantaaaaaaaa. A partir de ahora le voy a llamar yo también así. Jajajajaja.
  • Jajaja. Pero es que además el mío es un conejo de verdad. Mira:
    conejo-feliz
  • Halaaaaaaa, ¡que molón! Yo llevo mogollón de tiempo buscando un estuche para reemplazar el mío porque tiene ya está hecho una mierda: tiene todo el forro roto por dentro, se está empezando a descoser por fuera, tiene un color asqueroso que no se quita ni metiéndolo en lejía… ¡pero es que no veo ningún otro que me guste!
    kit-imprevistos-1
    kit-imprevistos-2
  • Ya…
  • Los más parecido que veo son los neceseres para meter maquillaje, que son demasiado grandes, y los estuches de los niños para ir al colegio, que no me gustan porque son demasiado alargados… y además tampoco acabo de ver claro lo de sacar los condones de un estuche de “Frozen” o de las “Monster High”, la verdad.
  • Jajajaja. Pues no. Mucho mejor mi conejo, dónde va a parar.
  • ¿Y tú donde lo compraste?
  • Me los regalan comprando bragas en mi mercería de toda la vida.
  • O_O
  • Son packs de tres bragas que vienen dentro de estuches con formas de animalitos. Yo tengo dos.
  • ¡Hala! Pues dime donde está la tienda y esta tarde voy a por uno.
  • No no. Esta tarde tengo que ir a comprar los regalos de reyes. Así que voy yo a buscártelo y te lo regalo por reyes.
  • ¡Ohhhhh! ¡¡Que mona!! ¡¡Muchas gracias!!
  • Y luego si quieres, cuando termine de hacer las compras, quedamos para tomar una caña.
  • Yo andaré con mi hermana por el centro, así que cuando acabes danos un toque y te decimos donde estamos.
  • ¡Vale!

Por la tarde salí con mi hermana de compras, y para variar entramos en dos tiendas y a la tercera ya pasamos de seguir mirando ropa y nos metimos en un bar.
Cuando nos llamó Olga estábamos terminándonos la segunda, y esperamos a que llegara ella para ir a pedir la tercera.

  • ¡Hola chicas!
  • Hola Olga. ¡Que guapa te veo! Que bien te queda el pelo tan largo…
  • ¡Gracias! Aunque estoy pensando en cortármelo.
  • A mí también me gusta como le queda. Se lo dije esta mañana.
  • Sí, es verdad.
  • ¿Qué tal tus compras?
  • Muy bien. Y ya tengo tu kit. Pero no tenían conejos. Cuando llegué a la tienda y le pregunté por los estuches me dijo que los había vendido todos y solo le quedaba uno de reno…
  • ¡Anda! ¡Que chulo! ¡Que navideño!
  • Sí. Pero cuando me lo trajo resultó que no era un reno. Es otro animal.
  • ¿Qué animal?
  • Uno que rima con “indio” aunque no literalmente…
  • ¿UN MAPACHE?
  • Sííííí, jajajajjaaja.
  • ¡Que guay! ¡A ver!
  • ¿Cómo que un mapache? ¿Es un mapache en serio?
  • Sí.
  • ¿Y cómo cojones lo has acertado? ¿En qué rima “mapache” con “indio”? ¿Me estáis vacilando?
  • Jajajaja. Que no, que ha acertado. Que es sí es un mapache…
  • Yo lo he visto clarísimo cuando me ha dicho que rimaba con “indio” pero no literalmente. Jajaja.
  • O_O Estáis como cabras…
  • ¡Que pena no estar más cerca y poder vernos más a menudo!
  • Jaja. Ya te digo. ¡Pero enséñame ya mi estuche!
  • Espera que está en una de las bolsas…
  • Vamos a pedir otra ronda, anda… ¡Camarero! ¿Nos pones tres pintas cuando puedas?
  • Ahora mismo os las llevo a la mesa.
  • ¡Mira! ¡Aquí está!
    mapache-feliz
  • Halaaaaaa, que cuqui.
  • Sí. Ya te dije que era muy molón. ¿Qué quieres que hagamos con las bragas? ¿Me las quedo yo todas o las repartimos?
  • Quédatelas tú, que yo no uso bragas.

Cuando dije eso vi que mi hermana ponía los ojos como platos mirando detrás de mí… y al darme la vuelta vi al camarero que justo acababa de llegar a traernos las pintas.

  • ¡Prfffff! Joder Sandra, ¡¡ES QUE SIEMPRE HACES LO MISMO!!. Siempre tienes que ir dando el cante y hacerme morirme de vergüenza por donde quiera que vamos…
  • Pero si yo no…
  • (Y le dice al camarero toda indignada) ¿¿TÚ VES NORMAL QUE VAYA POR AHÍ DICIENDO QUE NO USA BRAGAS??
  • Yo no… No sé.
  • Es que encima como hablas a gritos… se tiene que enterar todo el bar. ¡¡Prffff!!
  • A veeeeer… que quería decir que no uso bragas de ese estilo… de las de toda la vida que van por medio culo. No es que vaya por ahí con el chirri al aire…
  • Jajajaja.
  • Llevo tangas o, dependiendo de la ropa, bragas brasileñas o de pata baja… Pero no de las clásicas.
  • No, si a mi me da lo mismo… De verdad.
  • ¿Y qué tienen de malo las clásicas? Estas son muy glamourosas… Así con florecitas y todo.
    bragas
  • Si no te digo yo que no… pero no sé. A mi me parece que quedan mejor las bragas brasileñas.
  • Hummmm. La verdad es que desde que salieron las bragas brasileñas yo tampoco he vuelto a comprar de esas. Yo creo que ya las usa muy poca gente…
  • Yo desde luego hace mucho tiempo que no me encuentro con unas bragas de ese estilo.
  • Ya… Pero luego bien que protestais porque vosotras no tenéis un conejo feliz como yo.
  • O_O Bueno… pues yo… me vuelvo a la barra.
  • JAJAJAJAJAJA.
  • ¡Madre que dos! No vuelvo a quedar con vosotras.
  • Pues no se por qué… jajaja.
  • Yo tampoco :-P