Bueno… pues después de que el sábado pasado, los amigos de Diego me sacaran la rótula… no puedo decir que haya empezado el año con buen pie exactamente…

Aunque por lo menos eso me ha ayudado a que lo empiece con un buen propósito: mandar a Diego a tomar por el culo de una vez por todas.
Y no porque sus amigos me sacaran la rodilla, que de eso él no tiene la culpa… si no porque en todo lo que va de semana no se ha preocupado ni de preguntarme qué tal estoy.

Pero empecemos por el principio.

El sábado salí de fiesta con Oli y con Pedrito.
Salimos los tres solos, porque Enma sigue en el pueblo, y los demás tenían otros planes.
Todavía era bastante pronto cuando me escribió Diego para quedar.
Como el día de la tremenda borrachera me había quedado con las ganas de hablar con él, le dije que sí. Quedamos en una plaza, y fuimos todos para allá.

Diego estaba sorprendentemente cercano, y mientras sus amigos empezaron a pitorrearse de mí por la borrachera del otro día… Diego se puso a hablar con Oli y con Pedrito, preguntándoles que de qué trabajan, que donde viven… y cosas así.

En estas estábamos, cuando de repente… por esas casualidades de la vida… tiene que pasar por allí la zorra de la ex de Diego.
Evidentemente, a mí ni se me acercó. Se quedó plantada al lado hasta que fue Diego a saludarla a ella.
Estuvieron hablando menos de 5 minutos, en los que ella no hacia más que repetir en voz bien alta: “Bueno, pues entonces el sábado te veo, eh? Quedamos a la puerta del teatro o quedamos antes y vamos juntos? Llamas a Pili tú o la llamo yo? Bueno, pues el sábado nos vemos. Aunque hablaré contigo antes, claro. Ya lo vamos concretando, antes del sábado. Lo hablamos por el grupo o por privado? Bueno como te llamaré por teléfono, ya lo hablamos y quedamos. Y vemos si vamos juntos o si nos vemos directamente allí el sábado por la tarde”… y así todo el rato.
Que no sé por qué lo tuvo que repetir treinta veces… porque ni Diego es imbécil como para no memorizar eso, ni yo estoy sorda como para no oirlo a la primera si lo estás diciendo a menos de un metro de mí, y chillando. Pshhhh!!

Diego le dijo que vale, se despidió de ella y volvió a sentarse con nosotros… aunque la otra todavía estuvo dando por el culo por allí un rato.

Una vez que la otra petarda ya se había ido, Diego se fué a mear.

  • Tía, yo no había hablado nunca con este chico… pero es muy majo…
  • Ya
  • Y se está intentando hacer amiguito nuestro, por tí…
  • Ya
  • Eso también es de ser muy majo…
  • Oli… ¿me estás intentando decir algo? Jajaja
  • Jo… pues es que ahora que lo conozco… me cae bien
    Y te mira con una carita…
    Me da pena que lo tengas que dejar con él. Se nota que le gustas un montón!!
  • Prfffff!!!
    Ya… si eso ya lo sé…
    Más pena me da a mí…
  • Hasta cuando estaba hablando con la petarda esa… estaba venga a mirarte de reojo para ver si te estabas cabreando o algo…
    Te estaba haciendo más caso a ti que a ella!!
  • Nos ha jodido!!
    Porque sabía que la podía tener cojonuda con Sandra después!!
  • Ya… eso sí
  • De hecho, cuando ha vuelto se le veía acojonado…
    Yo creo que no tenía claro si le ibas a montar el pollo o no…
  • Jajajaja
    Sí, es verdad!!
    Ha tardado un rato en mirarte directamente a la cara!!
  • Jajajjaa
    Ya me he dado cuenta…
  • Y la otra petarda venga a decir que iban a quedar…
    Vamos, que se ha enterado toda la calle
    No ha podido ser más descarado que lo estaba haciendo para restregártelo a tí!!
  • Le ha faltado chillártelo por megáfono al oído, jajajjaja
  • Yo he estado a punto de decirle “Que sí hija, que sí… que ya nos hemos enterado todos de que habéis quedado el sábado”
  • Jajajajajaja
  • Y cuando ha dicho lo de Pili… a qué venía eso?
    Para restregarte también que siguen siendo amiguitas o algo así?
  • Yo que se…
  • Por cierto… no has vuelto a saber nada de ella??
  • Pshhh!! Me mandó un mensaje para felicitarme por lo del bitácoras y ni le contesté…
    Y poco más… las bobadas que va poniendo como que no hubiera pasado nada en los grupos de whassapp que todavía tenemos en común…
  • Ya…
  • Ehmmmm, chicos… nos vamos a ir a un bar que acaba de abrir un amigo de Simón… ¿venís con nosotros… o… ya no queréis venir?

La pregunta me la hizo directamente a mí… y estaba muy claro por qué tenía la duda de si yo quería ir con él o no.
Le contesté que “Por supuesto que sí” (porque seguía decidida a hablar con él al final de la noche) y nos fuimos con ellos.

Al rato de estar en el bar, me dice Oli:

  • Jajaja, tía… que gracia me hace…
  • El qué?
  • Diego!
    Intenta no mirarte todo el rato… pero es que no puede evitar!!!
  • Ya
  • Y cuando se acerca intenta cruzar los brazos para no tocarte… pero al momento ya está. Se le van las manos solas!!!
    Jajajajajajaja
    Y en cuanto se vuelve a dar cuenta, vuelve a cruzar los brazos y a intentar mantener la distancia… pero es que le es imposible aguantar más de un minuto!!!
    Tía… ¿por qué hace eso??
  • Yo que hostias se… ¡¡¡Pues porque es gilipollas!!! Porque vamos… bien fácil lo tiene!!
  • Jo, que rabia…
    Yo es que no lo entiendo… que os gustéis tanto los dos y tengáis que estar así…
  • Pues ya ves…
    Más me jode a mí… que me encanta este chico… ¡¡ME ENCANTAAAAAAA!!
    Pero no puedo estar así para siempre…
    :-(
  • Jo, que pena
    Pues ya nos contarás lo que te diga, vale? Que nosotros nos vamos a marchar…

Una vez que se marcharon Oli y Pedrito, me puse a hablar con dos de los amigos de Diego.
Estábamos de pie.
Y de repente… no sé que canción se puso a sonar… que se pusieron todos a saltar.
Alguien me empujó de tal forma que me giró un poco… y eso es suficiente.
Resultado: rodilla fuera.

Pegué un alarido y me quedé a la pata coja sobre la otra pierna (es lo que tiene llevar mucho tiempo haciendo tai-chi, supongo)… y al momento se me volvió a  colocar ella sola.

  • Estás bien???????
  • NO!!!!
    Cagüen la puta!!!
    Ayúdame a sentarme…
  • Aquí? En mitad del bar… en el suelo??
  • Sí!!! Que me tiemblan las piernas…
    Prfffff!!!
  • Te duele mucho???
  • No…
    No me duele casi nada…
  • Entonces… ¿por qué estás temblando?
  • Por la impresión!!!
    Si ya tengo fobia y me pongo a sudar solo con que alguien me quiera tocar la rodilla… imagínate que se me salga!!!
    PRFFFFFF!!!
  • Te ayudo a levantarte y te acompaño a casa?
  • No voy a ir andando. Creo que estoy bien… pero no quiero forzar…
    Solo faltaba que me la vuelva a joder y me pase otro año entero tullida andando con muletas… ahora que ya me estaba recuperando
    ¡¡¡Me da algo!!!!
    ¡¡¡Solo de pensarlo me dan ganas de tirarme por la ventana, te lo juro!!!
    Prfffffff!!!
  • Bueno… tranquila… que a lo mejor esta vez no es para tanto…
  • Prfffff!!!
    Espero que no…
    La otra vez me dolió muchísimo más porque se me salió hacia la parte interior de la pierna… Esta vez se me ha ido para fuera…
    Prffff!!!
    Jodeeeeeer. Espero que no me haya pasado nada… ¡¡¡Cagontodo!!!
    Pásame el bolso, anda, que está en esa mesa… que voy a llamar a un taxi… ¿Dónde estamos??
  • Trae, que le doy yo la dirección

    Ya está, ya viene para acá
  • Gracias
    Mañana mismo le escribo a mi jefe y le digo que me de las tres semanas y pico de vacaciones que me quedan… Y me las pienso pasar enteras sentadita en casa, con la pierna recta… para no forzar
  • Jo… lo siento muchísimo Sandra…
  • No es culpa tuya
    Ayúdame a levantarme, porfa…
  • Sí, claro
    Apóyate en mí… que salgo contigo hasta el taxi…
  • Ains!!
    Si es que estoy hecha una puta mierda!!
    Últimamente parece que estás destinado a tener que hacer de enfermero conmigo todos los días, eh?
  • Jajaja, un poco sí…
    Pero no me importa… tú tranquila…
    Anda! Pero si ya está aquí el taxi. Que rápido ha llegado…
  • Bueno, pues me piro!
  • Humm… ¿te puedo dar un beso… antes de que te vayas?
  • Sí, claro
  • Jo, que rabia me da que te tengas que ir…
  • Pues vente tú conmigo…
  • Vale!!!

No había acabado de decirlo, cuando ya se había metido de un brinco dentro del taxi.

Se pasó todo el camino como un pulpo… Y yo intentando quitármelo un poco de encima porque me estaba dando hasta vergüenza por el taxista…
Tan exagerado fué, que cuando nos bajamos y le pagué, me dijo: “Buenas noches. Que lo paséis bien… que tiene pinta de que sí os lo vayáis a pasar muy bien”
O_O Jajajajajaja

Diego se pasó toda la noche super cariñoso: diciéndome que seguro que no me iba a pasar nada grave… que no me preocupara, preguntándome si me dolía, recordándome que tuviera cuidado con la rodilla cada vez que yo me movía, diciéndome que fuéramos a urgencias, que él me acompañaba…

  • Que no quiero ir a urgencias, coñe!!
    Que te lo he dicho cinco veces… ains!!!
  • Pero deberías ir… para que te miren
  • Que noooooooo
    Que no te hacen nadaaaaaa
    Estas esperando allí cuatro horas, y al final te meten con un tío o una tía que solo quieren tocarte la rótula para ver si se sale.
    Como no te dejas porque tienes fobia… en un alarde de empatía… encima se cabrean contigo y se ponen bordes.
    Te mandan hacer una radiografía para decirte que no tienes ningún hueso roto (que no me hace falta que me hagan ninguna radiografía, porque ya se yo que no se me ha roto ningún hueso).
    Te vendan la pierna de arriba a abajo (que tampoco vale para nada, porque es un vendaje específico que te sujete la rótula ni nada)…
    Y a tu puta casa, a reposar un par de semanas.
  • Pues vaya…
  • Así que para eso, me quedo ya aquí… y me ahorro tener que aguantar a ningún gilipollas de traumatólogo…
  • Bueno, pero si mañana te duele más y quieres ir a urgencias… llámame y te llevo en coche, vale?
  • Jajajajajaja
    Muchas gracias nene… pero si mañana quisiera ir a urgencias se lo diría antes a mi madre que a tí… que es más normal… digo yo…
  • Como quieras… pero no me importa, eh?
    De verdad que te puedo llevar…
    O si quieres vamos ahora…
  • Prffffff!!!!

Bueno… pues de nuevo me volvió a dar cargo de conciencia ponerme a hablar de si lo dejábamos o no… con lo bien que se estaba portando conmigo cuidándome… ¡¡por segundo fin de semana consecutivo!!

Pero… después de ese despliegue… nunca más se supo.
Se fué de mi casa por la mañana.
A mediodía le escribí para decirle que todavía tenía la rodilla algo dolorida… y que me molestaba al apoyarla… pero que no me había salido derrame, ni se me había hinchado, ni nada… así que no iba a ir al médico.
Me dijo que se alegraba. Y hasta hoy.

Ni él, ni ninguno de sus amigos (que son amigos míos en facebook y tengo el teléfono de todos) me ha preguntado en toda la semana que tal estoy de la rodilla.
NINGUNO (y eso que han sido ellos los que me la han sacado) se ha molestado en mandarme un mensaje para preguntarme si se me ha puesto la rodilla como un balón  o si por el contrario puedo andar (que como véis es un detallín sin importancia…)

Así que sientiéndolo mucho… hasta aquí hemos llegado.
Este es mi punto de inflexión.

Una cosa es que pueda aguantar que un tío que me gusta tenga un comportamiento bipolar y que no me escriba entre semana porque no le sale de los cojones… o que no quiera tener una relación tan seria como a mí me gustaría… o lo que sea…
Y otra muy distinta, que sabiendo que estoy jodida… y habiendo sido sus amigos los que me han lesionado… no se moleste ni en preguntarme que tal estoy!!!!
Es que vamos!!! Me parece de coña!!!

rodilla_en_reposoEncima como estoy todo el día en casa, sentada, sin nada que hacer más que hacer que comerme la cabeza… y viendo películas de amor navideño… no hago más que darle vueltas al tema y me voy encabronando yo sola cada vez más y más.

Tengo una mala hostia… que ahora mismo no me apetece hablar con él ni para decirle que lo quiero mandar a la mierda!!!

Menos mal que mañana por la mañana ya vuelve Enma del pueblo.
Que puta mierda todo, jo!
:-(