En mi familia, los fines de semana se aprovechan para hacer bricolaje. Y yo he usado este sábado para renovar una estantería vieja que tenía en la terraza.

 

Lo primero que hice fue pintar de blanco todas las barras que estaban de color marrón óxido. Lo suyo es usar una pintura especifica para superficies oxidadas, pero como yo tengo muchos botes de pintura empezados y paso de gastarme más dinero para una estantería que solo está en la terraza para poner encima trastos, usé una de las que ya tenía.

En este caso, me decanté por usar la pintura para azulejos que me había sobrado de pintar el baño y la cocina, cuando los reformé.

 

Si no hubiera tenido esta pintura, hubiera usado la pintura blanca que usé para pintar el pasillo, que es una pintura normal y corriente, pero que ya os conté que como es de muy buena calidad, agarra en cualquier superficie (pared, contrachapado, plástico, metal, etc.) y cubre perfectamente de una sola pasada.

Para los que no lo recordéis, es esta:

 

El caso es que pinté la estantería con la pintura blanca para azulejos, tanto los laterales (por el exterior y por el interior), como la parte inferior de las baldas.

 

Una vez pintados todos los laterales de blanco, me quedaba renovar las baldas, que estaban forradas con un hule verde de cuadros, muy comido y desgastado por el uso.

 

Dudaba entre pintarlas o forrarlas con papel decorativo de vinilo… pero ninguna de esas dos opciones me gustaba demasiado, porque al posar cosas pesadas encima, tanto la pintura como el vinilo pueden levantarse.

Y de repente recordé que me había sobrado una caja casi entera de las baldosas vinílicas que usé para poner el suelo del baño, y que me han dado un resultado impecable porque están como el primer día. Así que decidí usar esas baldosas para ponerlas encima de las baldas de la estantería.

 

Cada balda la tenía que cubrir con una baldosa y una tercera parte de otra. Así que las recorté y las fui colocando hasta tener toda la estantería puesta.

Si queréis más información sobre los diferentes tipos de losetas vinílicas, cómo se cortan, etc. en este post tenéis todas las explicaciones: Tipos y colocación de losetas vinílicas

 

Para colocar la tira de baldosa que quedaba en el frontal de la estantería, lo que hice fue dar silicona, colocar la tira de baldosa, y sujetarla con pinzas hasta que la silicona se secara y quedase fija.

 

Por último, una vez colocadas todas las losetas sobre las baldas, hice masa para tapar las juntas y dejarla rematada e impermeable.

Hacer masa para juntas es súper fácil. Yo flipo con las señoras que hacen una masa de croquetas alucinante, con una textura perfecta… y luego dicen que les mete miedo el bricolaje y ven dificilísimo hacer cemento o masa para tapar juntas, que solo es mezclar polvos y agua en la proporción que te dicen y no tiene absolutamente ninguna ciencia…

En este caso, yo quería que me quedara gris en vez de blanca, así que le eché unas gotas de tinte para pintura, para darle color (también venden tapajuntas de colores, pero hay muy poca variedad).

Para teñir la lechada, lo único que hay que tener en cuenta es  hay que dejar la mezcla bastante más oscura del color que queremos conseguir, ya que al secarse se aclara mucho.

 

Cuando la lechada empieza a secarse, retiramos el sobrante con un paño húmedo (no esperéis a que se seque del todo porque si no luego cuesta un montón quitarla).

 

¡¡Y este es el resultado final!!

 

¡¡No parece la misma estantería!! Ahora da gusto poner cosas encima. 😊😊😊