Mi hermana me ha dicho:

  • ¿Te das cuenta de que es ridículo ir andando por la acera con muletas y adelantando a la todo el mundo? ¡La gente nos mira flipando!
  • ¿Y qué quieres que haga? ¿Quieres que vayamos más despacio?
  • No no, si a mí me da lo mismo… pero quiero decir que igual ya deberías intentar andar sin muletas.
  • Ya lo he intentado pero no puedo. Creo que necesito coger más fuerza para tener más confianza…
  • ¿Y te han dicho algo de cuanto te falta para ir a rehabilitación?
  • No, pero el otro día una compañera de trabajo me dijo que a ella cuando tuvo una lesión, tardaron en llamarla más de cuatro meses.
  • ¡Halaaaaaaaa! ¿Tanto?
  • Sí, maja.
  • ¿Y por qué no te apuntas a rehabilitación por tu cuenta? Quiero decir, ¿por qué no buscas algún gimnasio con monitores especializados que te puedan ir mandando hacer ejercicios para ir cogiendo fuerza? Así, cuando te manden ir a rehabilitación, eso que llevas ganado.
  • Pues la verdad es que es una buena idea. Además ahora que se acaban las navidades y vuelvo a la rutina es un buen momento.
  • Plantéatelo como propósito de año nuevo. Rehabilitarte es un propósito mucho mejor que el de perder cinco kilos que pides siempre…
  • Sí, es verdad. Creo que, ya de paso, aparte de rehabilitarme de la rodilla también debería intentar rehabilitarme de la cabeza y proponerme salir de esta segunda adolescencia por la que estoy pasando y dejar de ser una chiflada que se descarga fotos de tíos y las guarda etiquetándolas por sujeto/fecha. Porque esta mañana he…

  • La verdad es que Oliver me pareció un pibón. Un tío súper atractivo, con mucha picardía, y muy simpático… ¡me pega un montón contigo!
  • Sí, es un tío muy guay.
  • Pero…

 

  • ¿Y finge como que aquello nunca ha pasado?

Compartir:
Personajes: , , ,