Como ya sabéis, hace poco he empezado con la “operación bikini”.

Normalmente siempre cuido bastante la nutrición y por eso me mantengo en mi peso sin esfuerzo, pero últimamente me notaba bastante hinchada, así que hace un par de semanas empecé a comer de un modo un poco más restrictivo de lo normal para bajar ese volumen (¡OJO! He dicho “comer de un modo más restrictivo”, que no es lo mismo que “comer menos”, como ya os comenté en el post anterior).

Lo mismo me pasa con la comida, me pasa con el ejercicio físico. Durante todo el año practico tai-chi porque es una actividad que va genial para las articulaciones.tai chi

A mí concretamente me viene muy bien para relajar la espalda (porque paso mucho tiempo delante del ordenador) y sobretodo para fortalecer las rodillas, que ya sabéis que es mi punto débil.
Llevo muchos años practicándolo y me encanta. Pero aunque es muy bueno para muchas cosas no es suficiente para tonificar los músculos, y me gustaría coger un poco de tono muscular en las piernas porque este año se me están poniendo muuuuy fofas. Además también quería empezar a hacer algo de ejercicio aeróbico porque cada vez que subo andando a la oficina, llego arriba que casi echo el hígado por la boca.

El caso es que llevaba meses diciendo que tenía que empezar a ir al gimnasio pero lo había ido dejando por pereza… ¡hasta esta semana!, que me he animado a probar el programa Curves.

Ya me habían hablado de los centros Curves, que son gimnasios para mujeres con un programa diseñado pensando específicamente en nuestras necesidades.

curves

Su programa está pensado para que en tan solo 30 minutos consigamos aumentar nuestra fuerza y resistencia, acelerar el metabolismo, quemar grasa y tonificar el músculo.

El circuito Curves está formado por máquinas que trabajan diferentes grupos musculares, intercaladas por unas plataformas en las que realizaremos la actividad cardiovascular:

circuito curves
Cada 30 segundos se cambia de ejercicio. Así que cuando hayamos dado tres vueltas al circuito, habremos completado los 30 minutos de entrenamiento diario.

Cuando llegué el primer día, la monitora me enseñó a colocarme bien en cada una de las máquinas durante la primera vuelta para evitar lesiones por mal uso, y durante las dos siguientes vueltas siguió muy pendiente de mi y me hizo algunas correcciones más.

 

Parece que 30 minutos son poco tiempo… pero como cambias de máquina cada poco y cada una ejercita un grupo muscular diferente, cuando terminas realmente te da la sensación de que has trabajado todo el cuerpo. Y con que “tienes la sensación de haber trabajado todos los músculos del cuerpo” lo que quiero decir es que al día siguiente yo tenía agujetas en todos y cada uno de los músculos del cuerpo, jajajaja.

Durante este mes seguiré yendo al gimnasio a realizar el programa Curves. Hace que me sienta más fuerte. Con agujetas y cansada al terminar… pero también más fuerte ;-)

 

 

En esta dirección podéis encontrar vuestro centro Curves más cercano: http://www.curves.eu/es/clubs
¡Hay en casi todas las ciudades!

Y si queréis más información sobre Curves, lo tenéis todo explicado en su página: http://www.curves.eu/es/join/step1

 

Post patrocinado por Curves
Imagenes sacadas de http://www.curves.eu/es/