El caso es que estaba yo tirada tan a gusto, viendo la que ya era la tercera película de la tarde… cuando me ha llegado un Whatsapp de Diego (hablando de ogros…)

Me ha mandado una foto de toda la pandilla al completo, en una terraza tomando cócteles. Le he preguntado que dónde estaban y me ha estado contando que se habían ido todos juntos de fin de semana.

Por los mensajes posteriores y el tono de la conversación me ha dado la impresión de que era algún tipo de forma de decirme “Que sepas que este fin de semana estoy fuera y que por eso no te he escrito para quedar”.

Como tengo la capacidad de montarme unas películas en la cabeza con una trama mucho más fantástica y enrevesada que las de Antena 3, hice unas capturas de pantalla para mandárselas a Enma y que me dijera si creía que lo del mensaje subliminal de “no te he escrito porque estoy fuera” era solo una impresión mía, o si ella también lo veía igual que yo.

Para mi tranquilidad mental, ha estado de acuerdo en que estaba claro la finalidad del mensaje era esa, aunque lo que no hemos entendido ninguna de las dos es por qué de repente Diego me da explicaciones de por qué no queda conmigo, cuando nunca lo había hecho antes.

 

Enma se inclinaba más a relacionarlo con lo de la foto de perfil que subió Paula el otro día y yo lo achacaba más a que simplemente estuviese borracho.

Mientras tanto, Diego me seguía hablando… y al rato me preguntó qué planes tenía yo para hoy. Cuando le dije que quedarme en casa, tardó menos en tres segundos en mandarme un mensaje de vuelta que solo ponía “¿Sola?”. ¡Qué obsesión tiene este chico con lo de preguntarme continuamente si estoy sola o no!

No tengo muy claro hasta qué punto me apetece darle ese tipo de explicaciones, cuando él ha quedado mil veces con Paula (y a saber con quién más), mientras a mí me mandaba mensajitos como que no pasaba nada. Así que le he puesto “De vez en cuando se agradece pasar un fin de semana en casa en plan tranqui. Cuando llegues a mi edad ya lo entenderás”, que es un mensaje con el que no le respondía ni que sí ni que no… y ya me ha dejado de escribir.

Por supuesto, he vuelto a hacer capturas y se las he vuelto a mandar a Enma. Y ya de paso le he preguntado qué tal iba avanzando la noche con Paco-Will.

Me ha respondido “Lo veo muy receptivo, porque me está preguntando cómo me gustan a mí los chicos. En cuanto beba esta copa creo que me voy a animar a decirle algo”. Le he dicho que yo me iba a dormir pero que me mantenga informada y me ha respondido que en cuanto pase algo interesante me manda un whatsapp para informarme y que lo vea mañana en cuanto me levante.

Somos unas psicópatas. Disney debería hacer una princesa psicópata que se mande continuamente capturas de pantallas con sus amigas para que todas nos podamos sentir identificadas con ella.

Compartir: