Supongo que os habréis dado cuenta de que este último mes ya no he subido fotos haciendo ejercicio. La explicación es muy sencilla: este mes no he estado haciéndolos. 😅

El motivo ha sido:

  • 1ª semana: Me hice una contractura en las lumbares/gluteos (luego os explico por qué) y decidí descansar una semana sin hacer ejercicio para recuperarme
  • 2ª semana: La siguiente semana estuve en el pueblo, poniéndome fina a panceta, chorizo, tortilla, calimochos… En fin, ya sabéis. Lo que vienen siendo unas vacaciones en el pueblo de toda la vida
  • 3ª semana: Me fui de vacaciones con mi hermana. Estando fuera de casa es más difícil volver a la rutina… sobretodo si tienes una hermana con el mismo grado de alcoholismo que tú y aprovechas el poco tiempo libre que tienes (me pasaba prácticamente todo el día encerrada en casa escribiendo el libro) para salir de cañas… y claro, ir de bares ya conlleva comer mierdas… o por lo menos yo cuando salgo por ahí, no pido manzanas para comer, vamos. 😂😂😂
  • 4ª semana: Vuelta a casa. A ver quien se pone ahora a hacer burpees, después de llevar tres semanas  tocándome las narices, y comiendo como un gorrino… Encima tengo la excusa de que tengo que escribir el libro porque ya lo llevo con muchísimo retraso y no tengo tiempo que perder… y para colmo de males a mi el estrés me da hambre… así que todo el día sin parar de comer. Y cuando digo todo el día sin parar de comer, quiero decir exactamente todo el día sin parar de comer (y tampoco manzanas, evidentemente).

Resultado: desastre total, claro.

 

La verdad es que para todo lo que he comido este mes… doy gracias de no estar peor que en la primera foto… porque no os hacéis una idea del descontrol que he tenido. 😅😅😅

 

Evidentemente hoy no me ha hecho ninguna gracia hacerme la foto, ponerla al lado de las otras y publicarla… pero no penséis que en ningún momento he pensado dejar los ejercicios o que me he desmotivado. Tengo claro que ha sido un bajón meramente circunstancial (y es que en verano es muuuuy difícil ser constante y mantener la disciplina).  No siempre vamos a poder avanzar hacia adelante e ir a mejor. A veces, podemos tener un tropezón en el camino y caer, pero lo importante es volver a levantarse.

 

Yo he empezado a “levantarme” el viernes, porque ya empezaba a sentir otra vez las piernas pesadas, peor circulación, etc.

Por la mañana me puse a hacer la rutina de la primera semana (que era la más fácil) y no hice ni siquiera la mitad porque no me veía con fuerzas (ni físicas ni morales para hacerla entera). Fue poco… pero fue algo. No me desanimé ni me fustigué por no haber terminado la rutina… Al contrario: me sentí orgullosa por haber conseguido por fin volver a la rutina… porque tengo claro que muchas veces lo que más cuesta es ponerse.

El domingo, volví a ponerme y tampoco hice más que la mitad de los ejercicios ¡¡¡Pero hoy ya he sido capaz de volver a hacer una rutina entera!!! He terminado reventada… ¡pero lo he hecho!

 

Al principio del post os he dicho que me hice daño en las lumbares/glúteos haciendo ejercicio.

Un entrenador me vio y me dijo que tenía mucha más fuerza en la pierna derecha que en la izquierda y que eso era porque al hacer los ejercicios seguro que cargaba más en la pierna derecha que en la izquierda. A mí me parecía que los hacía bien (porque siempre tengo mucho cuidado con las posturas), pero no me pareció disparatado teniendo en cuenta que mi rodilla mala es la izquierda, y pensé que a lo mejor inconscientemente sí que podía estar cargando más en la derecha… así que empecé a intentar cargar más en la parte izquierda. Desde el primer día noté que me molestaba el glúteo derecho y las lumbares… hasta que un día me dio un tirón en el culo que casi no podía andar. Tuve que estar haciendo casi dos horas de estiramientos para descontracturarlo un poco.

Cuando se lo conté a mi cuñada, que es fisio, me dijo que lo de tener más fuerza en una pierna que en otra solía ser porque normalmente tenemos una pierna más corta que la otra… y la pierna corta se hace mucho más fuerte que la otra por cargar más peso (y en mi caso es verdad que la pierna derecha es más corta que la izquierda)… y que si hasta ese momento no había notado molestias haciendo los ejercicios era porque seguro que sí que los estaba haciendo centrada.

 

De todo se aprende. Ahora que tengo claro que estaba haciendo bien los ejercicios y que he vuelto a retomarlos, tengo claro que este paso atrás ha sido solo para coger impulso. 😉