Jooooo. ¡Qué rabia me da que Olga viva tan lejos! Siempre que estoy con ella estoy taaaaan a gusto y me lo paso taaaaan bien.

Este fin de semana en Lanzarote nos lo hemos pasado genial. Aunque para ser sincera, creo que nos hubiera dado lo mismo estar en Lanzarote que en “Villarriba” o “Villabajo”, porque con Olga me lo paso bien haciendo absolutamente cualquier cosa. Aunque sea yendo a pagar un recibo al banco.

Cuando llegamos a Lanzarote y me vió lo primero que me dijo fue:

  • ¡Anda! ¡¡Qué guapa con el pelo a media melena!! ¿Cuando te lo has cortado?
  • Anoche, en casa. Me calenté, cogí las tijeras y… ¡cambio de look!
    corte-de-pelo-midi
  • Jajajaja. Oye, pues te lo has dejado muy bien.
  • Tú, que me miras con buenos ojos.
  • Que no, que no. Que lo tienes muy bien. No te has dejado escaleras ni nada.
  • Ya. Y mi trabajo me costó, no te creas. Dos horas me pasé dando vueltas con un espejo delante y otro detrás, jajajaja.
  • ¿Y como te dio por ahí? Si siempre dices que es más cómodo el pelo largo…
  • Pues porque últimamente me veía el pelo muy estropeado y cara de vieja. Y me parece que el pelo a media melena hace mas joven.
  • ¿Cara de vieja? ¿Lo dices de broma? ¡¡Qué vas a estar vieja!!
  • No sé tía. Últimamente me veo los ojos siempre como hinchados… y me da la impresión de que los párpados se me están empezando a descolgar.
  • ¡Qué se te van a descolgar!
  • Que sí, coño. Que tengo los párpados como hinchados… mira!!!!
  • Prffff. Ya estás como con lo de la celulitis o como cuando decías que se te estaba descolgando la papada..
  • Es que la papada también se me está descolgando…
  • ¡Anda ya! Lo único que pasa es que tienes ojeras. Deberías dormir más y solucionado.
  • Que no, que no. Que las ojeras no se me quitan ni aunque duerma. De hecho ya más que ojeras, son casi bolsas. Como siga así me voy a tener que acabar haciendo una blefaroplastia, porque no las disimulo ni con maquillaje.
  • O_O ¿Blefaroplastia has dicho? ¿Cómo que blefaroplastia? ¿Ya te sabes hasta el nombre técnico? ¡Eso es que has estado buscando información por internet!
  • No exactamente, jajajajaja. Es que una amiga de mi hermana trabaja en una clínica estética y un día nos estuvo diciendo que la blefaroplastia y el botox son las intervenciones que más realizan para rejuvenecer la mirada. De hecho, ella se lo hizo hace un par de años porque, pese a no llegar a los 35, tenía muchas bolsas ¡¡y ahora está divina!! ¡¡Se ha quitado diez años de encima y ya no parece que esté cansada todo el día!!
  • ¿Se ha hecho una reducción de párpados con menos de 35 años?
  • Más que los párpados, las bolsas. Y se puso un poco de botox. Muy poco… pero sí que se le nota.
  • Pero vamos a ver…¿qué pasa? Que tanto compararte con Bridget Jones… ¿tú también quieres cambiarte la cara por otra nueva y que no se te reconozca?
  • Noooo jajajajajajajajjaa. No es eso. Solo es que últimamente me veo muchas ojeras y bolsas… y la cara muy cansada. Y vieja. No sé.
  • Hummmm. No te irá a bajar la regla, ¿no?
  • Jajajajjaaja. Pues sí, ¿por? ¿Que tiene que ver?
  • Que todos los meses, justo antes de que te baje la regla tienes el típico ataque de “Estoy vieja y me veo horrible”
  • Puede ser… Pero los párpados los tengo más caídos que hace un año, me vaya a bajar la regla o no. Te lo digo yo de buena tinta, que noto que cada vez me dura menos la raya porque se me quita al rozarme con el pliegue que hacen los párpados encima de las pestañas…
  • Jajajajajajajajaja. Bueno, mira. Vamos a hacer una cosa: ya que estamos en la isla del aloe vera por excelencia, vamos a ir a comprar una crema de aloe específica, vamos a intentar no quedarnos cotorreando por la noche hasta las cinco de la mañana para dormir ocho horas al día, si es posible vamos a intentar buscar un yogurín que te inyecte un poco de juventud por vía genital… y si cuando te marches te sigues viendo igual de vieja, mira lo que te de la gana.

Tengo que decir que sí que compramos el aloe vera,  que contra todo pronóstico también conseguimos dormir ocho horas al día… pero que no conseguimos encontrar ningún yogurín que me inyectara juventud por ninguna de las vías que se nos pudiera ocurrir. Y a pesar de eso, efectivamente, hoy me veo la cara bastante mejor que el viernes.

jameos-del-agua

 

También tengo que decir que si llegamos a estar allí una semana entera, me hubiera salido más barato hacerme la blefaroplastia… porque madre de dios, ¡en esa isla te cobran por ver absolutamente todo! Las cuevas, las playas, las montañas… ¡Pero si hasta tienen tiendas encubiertas como museos y si te descuidas te cobran por entrar para encima intentar venderte cosas! Y hay cosas que están muy chulas, pero otras, qué queréis que os diga…

Olga por ejemplo decía que de tanto ver todas las construcciones iguales (son todas obras del mismo artista), ella sí que les estaba cogiendo ojeriza, jajajaja.

Los que seguís mi cuenta de instagram ya habéis visto algunas fotos que he ido subiendo: ver mis fotos en instagram.

Para mí lo que más merece la pena ver son “los Jameos del agua” y “La cueva de los verdes”, que son dos cuevas muy bonitas (y por supuesto muy bien explotadas con sus respectivos restaurantes y bares para que consumieras algo si querías… después de haber pagado bien cara la entrada, como no podía ser de otra manera):
jameos-del-agua-lanzarote

jameos-del-agua-restaurante

jameos-del-agua-cafeteria

Los paisajes que parecen salidos de marte:
lanzarote

O de Mordor:
timanfaya

canarias-timanfaya

 

Y sobretodo el “jardín de cactus”, al que íbamos con intención de estar un par de horas, pero luego nos vinimos arriba haciéndonos fotos tontas y al final nos pasamos casi un día entero, jajaja.

jardin-de-cactus

jardin-de-cactus-lanzarote

cactus-gigante

jardin-de-cactus-lanzarote

 

Después de haberme hecho una foto haciendo como que me estaba enrollando con un “cardo borriquero” y de casi caerme dentro del estanque para hacer una foto de los nenúfares que había en la superficie… cuando se me ocurrió meterme en mitad de los cactus para hacer la última foto, Olga estaba convencida de que nos iban a echar del parque por subnormales y por invadir el espacio vital de los cactus, o algo parecido… Eso si no me caía antes encima de uno de ellos y nos teníamos que pasar el fin de semana sacándome púas del culo en urgencias, que sería una cosa muy típica mía, jajaja.

Ains. ¡Qué bien nos lo hemos pasado! ¡Qué bien me ha venido el cambio de aires! ¡Cómo voy a echar de menos a Olga! Y qué dura se me va a hacer la mañana la vuelta al trabajo… y a las ojeras, jo.