Madre mía que vicio estoy cogiendo con Rodri…

El otro día ya os conté que había quedado con él el sábado por la noche y que también quedamos el domingo por la tarde.

Normalmente solemos quedar de fin de semana en fin de semana, pero yo no sé que me pasa esta semana (si es que me tiene que bajar la regla, o que como estoy escribiendo el libro nuevo y hay muchas veces en las que hablo de sexo, me caliento yo sola…), pero el caso es que estoy más salida que un mono. 😩😩😩

Ayer y anteayer me he aguantado las ganas yo sola, pero hoy he pensado “¿quién me manda a mí tirar de vibrador y andar gastando tantas pilas innecesariamente, pudiendo quedar con Rodri y gastar calorías en vez de pilas?”. Aver… que ya no es solo cuestión de vicio, ¿eh? Es por conciencia ecológica… que las pilas contaminan mucho y hay que pensar un poquito en el bien del planeta, hombre ya. 😂😂😂

El caso es que le he escrito y le he dicho que si tenía algo que hacer esta tarde mejor que quedar conmigo (y ponerme mirando para Cuenca), y me ha dicho que no, que si quería que fuera a su casa porque había comprado Coca-Cola Zero Zero para hacerme calimocho,  (¿no me digáis que no es súper mono?) y que tenía hasta fruta para darme de merendar! Jajajajaja. Es que es total.

Eso sí, para otra vez le digo que me ponga la merienda antes que el calimocho porque, como hoy hacía muchísimo calor y he llegado a su casa sofocada, me he puesto a beber como si no hubiera mañana y en menos de una hora tenía una castaña más que considerable. No hay más que ver los ojines que tengo en estas fotos:

calimocho-1

calimocho-2

 

Ya me ha dicho Rodri que me ve muy centrada en mi vida de escritora porque “escribir no sé si escribirás mucho, pero la parte de estar borracha la mitad de los días y empezar cada vez más pronto la llevas de puta madre”. 😂😂😂