¡Qué gracia me hace Rodri!

Resulta que últimamente está muy obsesionado con que tiene que adelgazar y perder barriga. Que no tengo claro de donde quiere adelgazar porque está perfectamente, ni tampoco tengo claro a que le llama él “barriga” porque yo no se la veo por ninguna parte, pero bueno.

Dice que antes tenía tableta de chocolate y que ahora la ha perdido y que se traumatiza cada vez que se ve esa “panza” (insisto en que la panza de la que habla es totalmente imaginaria)… Pero que tiene que quitarse grasa de la cintura y volver a marcar tableta de chocolate antes de ir a la piscina.

Yo creo que lo que le pasa es que como ahora me ve a mí haciendo ejercicio, se ha picado. Porque antes de que yo empezara a hacer los ejercicios del BBG su barriga estaba exactamente igual y nunca se había quejado de ella. Y ahora lleva un mes y pico preguntándome todos los días si he hecho los ejercicios, y cuando le digo que sí (o que no, lo mismo da) me responde: “mañana empiezo yo a hacer flexiones y abdominales”, jajajajaja.

Imagen sacada de “bbc.com

 

Quiere hacer flexiones y abdominales porque debió ver un vídeo de youtube de unos tíos que subían fotos del antes del después de hacer rutinas de flexiones y abdominales, y le debió parecer una cosa mucho más cómoda (lo de hacer siempre lo mismo) que hacer cualquier otra rutina que cada día te manda hacer ejercicios diferentes.

Lo gracioso es que quiere perder grasa de la cintura y se pasa la vida diciendo que va a empezar a hacer abdominales… pero no se plantea dejar de hacerse esas meriendas de bocadillos de pan bimbo, con nocilla y cerveza. Que si hubiera dejado de comer esa mierda a diario desde que empezó a decir que quería reducir barriga, seguramente hubiera perdido bastante más sin hacer nada, que si de verdad se hubiera puesto a hacer las abdominales y siguiera merendando eso, pero en fin. Cada loco con su tema.

 

El caso es que este lunes por fin ha empezado, y según él mismo dijo estaba muy triste porque solo consiguió hacer cincuenta de las (ojo al dato) TRESCIENTAS que pretendía haber hecho. Jajajajaja. ¡¡TRESCIENTAS!! Y luego digo que el exagerado es mi padre. ¡Qué bruto!

Y hoy me dice que ha vuelto a ponerse y que ha hecho 60…  que está descansando un poco y que luego hace otras 40. A mí la verdad es que me da lo mismo que haga trescientas o que no haga ninguna, pero le he dicho que muy bien porque si a él le hace ilusión, pues yo lo animo y lo refuerzo positivamente (que yo en supernanny aprendí que eso era lo que había que hacer, jajaja).

Yo le he dicho que la rutina de hoy me ha costado un montón porque es la de tren superior y la odio especialmente, pero que aún así la he terminado… y su respuesta ha sido “¡¡¡Esa es mi novia!!! Jajajajajajaja”.

 

 

¡Qué gilipollas es, jajaja! No tenía que haberle dicho nada de lo de que parecíamos novios el otro día cuando me regaló la pulsera.

Que por cierto…estoy enganchadísima a mirar lo de las estadísticas de lo que duermo y los pasos que doy a lo largo del día.

 

Me resulta súper curioso ver que hoy solo he salido de casa para ir a comer a casa de mi padre que está a diez minutos, y cuando he vuelto ya llevaba 8000 pasos dados. Luego he salido a dar un paseo cortito y al final del día la pulsera me marcaba casi 14.000

 

¡Hay que ver la cantidad de pasos que damos al día, poco a poco!
Se lo he dicho a Rodri y me ha respondido: “Casi tantos estamos dando nosotros en nuestra relación de novios. 😂😂😂”

Definitivamente no le tenía que haber dicho nada el otro día. Que se está viniendo muy arriba…