Esta tarde me ha llamado mi hermana:

  • ¡Hola Sandrita!
  • ¡¡Hola Adri!! ¿Qué te cuentas?
  • Pues te llamo para ver si el próximo finde me das cobijo en tu casa.
  • ¿En mi casa? ¿Por qué? ¿Por qué no te quedas en casa de mamá? ¿Ha pasado algo?
  • No, no, no pasa nada, tranquila… Solo es que tengo vacaciones y voy a ir a unos días, pero como mi churri se va de vacaciones con sus amigos, tengo que llevarme yo al perro. Y en casa de mamá no lo puedo meter con las gatas. Por eso te lo preguntaba a ti.
  • Ah, ¡vale! Pues sin problema. Yo os  acojo a los dos los días que hagan falta.
  • ¡Guay! ¿Qué andas haciendo?
  • Pues estoy en casa de Rodri, que como no pudimos quedar el fin de semana, hemos quedado hoy por la tarde.
  • ¿Rodri? ¿Y ese quién es?
  • Un chico con el que me lié hace un par de semanas… que era amigo de Toni del instituto. ¿No te lo conté?
  • Ahhh… ¿al que le dijiste lo de meterte los dedos?
  • Ese, ese, jajajaja.
  • ¡Anda! No sabía que habíais quedado más veces…
  • Sí sí. Es súper majo. Me meo de risa con él. Hablamos por whatsapp casi todos los días, y hemos seguido quedando una o dos veces por semana.
  • Bueno, bueno, pues te dejo que sigas con él.
  • No te preocupes, que ahora está en la cocina, haciéndome la merienda. Máááááás mono… Jajaja.
  • Uy uy uy… A ver si ahora que los de First Dates tienen que estar a punto de encontrar al hombre de tu vida, justo te vas a echar novio.
  • No te preocupes, que no es nada de eso, jajaja. Pero estamos a gusto y nos lo pasamos bien juntos. Ejem, ejem… MUY bien, de hecho.
  • Entiendo, jajaja. ¿Quieres decir follando pero no me lo dices directamente porque te está si te está escuchando?
  • Sí, jajajaja. Y es súper mono. Le he dicho que tenía hambre, pensando en comer una fruta o algo así, y me ha dicho que sí, que ahora mismo me hacía un sandwich de Nocilla y me ponía una cerveza. ¿¿Tú sabes la de tiempo que hace que no como un sandwich de Nocilla?? Jajajaja. Los tíos son geniales.

sandwich-de-nocilla

  • Lo raro es que no te haya dicho “¿Tienes hambre?, pues aquí tienes fiambre”, señalándose la entrepierna… o algo parecido.
  • Sí bueno, también me lo ha dicho, claro, jajaja. Luego es cuando hemos ido a la cocina y ya he visto que no tenía de nada.
  • Ya… es que los chicos suelen tener un concepto de la gastronomía bastante particular. A mi me pasaba lo mismo cuando empecé a salir con el mío. Que en su casa nunca había nada de comer.
  • Ya sé como dices: un frigorífico vacío en elque solo hay un paquete empezado de leche, dos baldas llenas de cerveza… y embutido.
  • Tal cual, jajajaja. Y como mucho: huevos y algún yogur. 
  • Jajajajaja. Y de vegetales: medio limón pocho en la puerta de la nevera y listo, jajaja.
  • Rodri, desde la cocina: “¡¡¡Ehhhhh tú!!! ¡Que te estoy oyendo! Y que sepas que… ¡¡la cerveza también es vegetal!!”

Jajajajaja. Nada más que añadir 😂😂😂