• ¡Sandrita! ¡Feliz año! ¿Qué andas haciendo?
  • ¡Feliz año, Patri! Pues estoy en el bar de debajo de mi casa, esperando que venga Toni, para tomar una caña con él. ¿Y tú? ¿Ya estás mejor?
  • ¡Qué va! Sigo tirada en el sofá, levantándome cada media hora para ir al baño a vomitar espumarajos y bilis… porque otra cosa ya no tengo. Y mientras tanto, mi madre, cada vez que pasa por el salón, murmurando por lo bajini que qué desgraciada soy y que estoy echada a perder. Ya sabes… un clásico navideño.
  • Jajajajaja. Ya, ya sé como dices.
  • Te llamaba porque no sé si has visto unas fotos que han subido “los yogus” a Facebook… pero si estás sensible, y con sensible quiero decir cachonda, casi mejor no te metas… porque hay unas fotos de Javi que me han puesto berraca hasta a mí. Si no llega a ser porque no consigo mantenerme en una posición erguida iba a ir ahora mismo a encerrarme en el baño media hora a tocar un rato la zambomba… Ufff.
  • Jajajaja. Justo las estaba mirando cuando me has llamado tú.
  • ¿Pero ese chico que hace para estar así? Madre de dios. Yo es que creo que nunca había visto una foto de Javi sin camiseta. Y vestido se nota que está bien… pero es que JO-DER.
  • Pues si lo ves sin pantalones ya ni te cuento… jajaja.
  • Aggggg, calla calla. No me lo quiero ni imaginar… Por cierto, esta mañana lo vi cuando volvía a casa.
  • ¿¿¿A Javi???
  • Sí. Fue justo cuando…

  • Prffff, es verdad. En eso no me había fijado. Oye Patri, te dejo, que ya ha llegado Toni y lo tengo aquí muerto de asco mirando al tendido.
  • Vale nena. ¿Quedamos mañana?
  • Yo no sé a que hora podré quedar, porque trabajo. Pero si luego me puedo pasar un rato, os pego un toque a ver donde andáis.
  • Bueno, pues vamos hablando. ¡Dale recuerdos a Toni!

Al oír la conversación, Toni, que es un cotilla de campeonato, me ha…

Prffff. Pues que bien todo, oye. Así da gusto empezar el año :-(

Compartir: