Esta noche me ha llamado Patri:

  • ¡Hola zorrón!
  • ¡Hola Patri! ¿Qué te cuentas?
  • Pues poca cosa. Te llamaba para preguntarte qué tal está Enma, porque estuve hablando con ella el lunes y la noté superdeprimida.
  • Sí. Esta semana estoy intentando salir antes de trabajar para poder ir con ella a tomar algo y que se distraiga un poco. Y el sábado por la tarde ya hemos quedado en ir a dar un paseo… pequeño porque yo tampoco estoy para andar mucho… y después quedaremos con Pili para salir de fiesta… A ver si teniéndola entretenida, no se come tanto la cabeza con lo del otro gilipollas, la pobre.
  • Jooo, a mí también me gustaría estar con vosotras.
  • Ya… El otro día precisamente estuve diciéndole a Enma que hace mucho que no vienes.
  • Pues sí. Lo que pasa es que me da mucha pereza porque tengo cuatro horas para ir y cuatro para volver… y claro, para ir un fin de semana normal pues no compensa.
  • Ya…
  • Pero cuando vaya tenemos que salir por bares por los que no vayamos habitualmente, a ver si conocemos chicos nuevos, ¿eh? Que a Pili y a Enma les hace falta conocer a tíos que sean un poco menos tóxicos…
  • Me parece bien… Lo que pasa es que siendo realistas, aunque sepamos a las que les hace más falta es a ellas, las que es más probable que acabemos con alguno de los chicos nuevos que nos encontremos somos nosotras. Aunque también te digo que a mí cada vez me da más pereza, ¿eh? A la vista de lo jodidos de la cabeza que veo últimamente a los tíos que están alrededor nuestro, estoy planteándome seriamente que sería mucho más feliz si fuera lesbiana. Ayer hasta tuve una oferta, fíjate.
  • Oye, pues mira… Lo mismo solo es cuestión de probar. Piensa que las cervicales tienen que sufrir mucho menos comiéndole el coño a una tía que haciendo una mamada.
  • Hummm. Ya… Lo que pasa es que…

  • Jajajajajajajaja. Visto así… Porque eso sí que me ha pasado alguna vez…
  • ¡Claro! Pues a lo mejor comer un coño es igual.

Me encanta hablar con Patri. Sea cual sea el tema por el que nos llamemos… siempre acabamos hablando de sexo y siempre acabo riéndome con las caídas que tiene.

Cuando le he colgado, he llamado a mi hermana, y le he estado contando las nuevas teorías de Patri para incitarme al lesbianismo. Por supuesto, ella también se meaba de la risa. Ha dicho que es verdad que todo en esta vida es cuestión de probar.

  • Bueno Adri, pues solo te llamaba para contarte eso, que me ha hecho mucha gracia. Pero te dejo, que voy a cenar, ¿vale? Que a lo tonto y a lo bobo, se me ha hecho ya muy tarde y se me está enfriando el tomate.
  • ¿El tomate?
  • Sí. Es que hoy para cenar he hecho mejillones con tomate frito.
  • Jajajaja. Y ¿eso para qué? ¿Para practicar lo que te ha dicho Patri? Porque creo que un mejillón es lo más parecido a un coño que hay en la vida. Tienen labios arrugados, un trocito de carne duro y resaltado para un lado que parece un clítoris, y ¡¡hasta pelos!!

  • Jajaja. ¡Es verdad! ¡Qué casualidad que justo el día que hablamos de eso, tenga para comer mejillones!
  • A ver si no va a ser casualidad y lo que pasa es que tanto aplicar El Secreto, te está mandando una señal el Universo para que te cambies de acera… Yo que tú empezaba a practicar, por si acaso.
Compartir:
Personajes: , , ,