Pero que amigos más majos tengo!!!!
:’-)

Resulta que habían quedado todos para comer por ahí el lunes y despedir las vacaciones antes de volverse por la noche cada uno para su nido.
El caso es que como sabían que estaba en casa aburrida y sola (Enma estaba en el pueblo para celebrar los reyes y su cumple), después de comer me escribió Oli:

  • Oye Sandra… tienes café?
  • Siiiiiiiiiiiiiii
    Halaaaaaaaaa, vais a venir???
    Si venís os invito a café o a cervezas o a cubatas!!! A lo que queráis!!
    Tengo de todo!!
  • Tienes para siete??
  • O_O Jajajjajajajajaaja
    Siiiiiiiiiiiiii
    Menos hielos!! Hielos no tengo!!
  • Pues vete poniendo la cafetera que vamos para tu casa!
    Compramos hielo de camino en una gasolinera

visita_en_casaAiiiiiiiiins
Que majoooooooooos todos!! Que cuando Oli les dijo que yo no había podido ir porque estaba en casa lesionada, dijeron todos que venían para animarme!!!
(Casi casi lo mismo que el gilipollas de Diego, que NO HA VUELTO A DAR SEÑALES DE VIDA DESDE LOS MENSAJES DEL VIERNES, PRFFFFF!!!!)

Y eso que estos no son amigos-amigos míos… Los conozco de toda la vida porque son amigos de Oli, y me caen muy bien… pero solo salgo con ellos dos veces al año o poco más.

Lo que más gracia me hizo fué que yo ni siquiera sabía quienes venían… y al abrir la puerta, me dice Oli: “Mira a quien te hemos traído!!!!”
Y de repente veo a Héctor “Manosgrandes”, que me dice “He venido HASTA YO!! Para que veas…”
Jajajajajajjaajaja, me meooooo!!!

Nunca os he hablado de Héctor Manosgrandes… Bueno, en realidad no os hablo de casi nadie… solo de la gente que más relevancia tiene en mi vida o con los que pase algo en concreto digno de mención.
Pero para que lo sepáis Héctor es mi “muso” desde hace ¡¡¡quince años!!!

Cuando Pili empezó la universidad y conoció a Oli, Pedrito y a todos los demás, yo también solía salir con ellos de fiesta de vez en cuando.
Me acuerdo perfectamente del primer día que vino Héctor.
Me pareció un pibonazo!! Bueno… de hecho es que es un PIBÓN en toda regla: alto, cuerpazo, guapo, muy simpático… Encima tiene los rasgos que más me llaman a mí la atención en un tío: ojos oscuros y rasgados, y labios muy carnosos.
Vamos… que me encantó!!

Recuerdo que como era amigo de estos, al principio me abstuve de meterle fichas… Pero cuando se puso a hablar y a gesticular con las manos… me dí cuenta de que tenía unas manos gigantescas… ¡¡y ya no me pude contener!!
Me encantan las manos grandes!! Es un fetiche que tengo… vete tú a saber por qué (bueno… puede que sea por motivos prácticos. Unos dedos grandes siempre vienen bien… por si acaso, jajajjaja).
Junto con lo de los ojos achinados y oscuros… ¡¡las manos grandes es que me pierden!!

Dije algo como “Halaaaa, que manos más grandes tienes!! ¡¡¡¡Me encantan!!!!”.
Y de repente se puso como un tomate, metió las manos en los bolsillos… y ya no las sacó en toda la noche, jajajaja.
Y es que nadie me había avisado de que era un chico súper-súper tímido.
Cada vez que me ponía cerca de él… se acojonaba y se iba separando de mí poco a poco  con las manos metidas en los bolsillos y cara de susto. Jajajajjajajaja.
Y a mí que me hacía muchísima gracia que un tío de casi dos metros pusiera semejante cara de susto porque se le acercara un moco como yo (que si estira un brazo no me puedo acercar a menos de metro y pico ni queriendo)… más cachonda me ponía… y más iba detrás de él.
Y así nos fuimos sumiendo en una espiral de terror (por su parte) y cachondismo (por la mía)… que según iba pasando la noche iba cada vez a peor, jajajjajjajajaja.

Como en esa pandilla eran tres “Héctor”, yo empecé a referirme a él como Héctor Manosgrandes para distinguirlo del resto… y se quedó con el apodo.

El caso es que desde quince años que hace que lo conozco… yo no he evolucionado nada: cada vez que lo veo, me paso la noche metiéndole una ficha tras otra (es que no lo puedo evitar… ¡¡¡¡me puede!!!!).
Él  si ha evolucionado: ha pasado de huir acojonado de mí… a encajar mi acoso con resignación y mandarme a la mierda sutilmente cada vez que le meto una ficha, jajajjaa.

Y no.
No es que sea gay ni nada de eso…
Solo es que pasa de mí.

Lo que más me mola es que encima el tío es buenísimo… tiene unas caídas cojonudas!! Cada vez que yo saco todo el ingenio para tirarle los trastos… él me da unas calabazas con la misma gracia, jajajjajaja.
Y aún así sigo… porque es que me encanta!! (Me encantan las dos cosas: él, y el juego ese de ficha-calabaza, jajjajaa)

  • Héctor!!!
    Bueno por favor… que sorpresa!!! Jajajajajaja
    ¿Cómo es que te has atrevido a venir a mí casa?
    Tú y yo encerrados entre cuatro paredes… ¿No estarás empezando a ceder, no??
  • No.
    Es que tenía que aprovechar a venir ahora que no puedes correr detrás de mí por el pasillo, jaja
  • Jajajajjaajjaajaja
  • Como nos dijo Oli que estabas apagadilla pues me dije “Pues nada… habrá que ir a distraerla un poco”
  • Uy… pues si te quitas la camiseta fijo que me distraigo más… jajaja
  • De eso nada, que eres capaz de ponerme un lazo y decir que te me pides de regalo de reyes.
    Ahora si eso muevo un poco las manos así por delante de la cara para hipnotizarte… y ya se te pasan todos los males…

Jajajjajajjajajjaa
¡¡Que majo!!
Lo mismo tengo que tirar de “Secreto” y pedirme también a Héctor manosgrandes para este año, eh?
Creo que voy a buscar una foto suya y ponerla de fondo de pantalla para irlo focalizando!!
:-P

Lo malo es que no tengo ninguna… porque aparte de que no solemos coincidir mucho… el cabrón de él siempre se esconde o se pira para no salir… porque odia salir en las fotos.

La única foto suya que tengo… es una que le saqué hace un par de años en un bar… cuando sacó el móvil para llamar por teléfono y me hizo mucha gracia ver el contraste de sus manos con el tamaño del móvil.
Y curiosamente, me dejó que se la hiciera.

hector_manosgrandes_movil

Bueno… pensándolo bien… creo que es la foto perfecta para ponerla de fondo de pantalla.
Al fin y al cabo es lo que más me gusta de él.

De lo que he visto, por lo menos…
;-)