Qué gracia me hace cada vez que leo en alguna revista que si necesitas un subidón de moral, te vayas a la peluquería a ponerte guapa.

Yo he llegado a la conclusión de que las que escriben esos artículos… una de dos:

  • O son tíos haciéndose pasar por mujeres que no han pisado una peluquería femenina en la vida
  • O son unas hijas de puta que quieren  que te suicides

Porque ir a la peluquería con intención de salir más guapa, es como ir a una convención de pastería pretendiemdo salir más delgada.

Y es que da igual lo bien que tengas el pelo cuando vas y lo que les pidas que te hagan, que lo más probable es que salgas con el pelo hecho un cisco y con una cosa totalmente diferente a la que les has pedido.

No lo entiendo… ¿Qué cojones le enseñan a esa gente en la academia? ¿Les obligan a olvidar el sistema métrico decimal, para que cuando digas “Tres centímetros” entiendan “Por debajo de la oreja y con escaleras, por favor”?

¿Es que acaso les borran ciertas palabras del cerebro y les meten un lenguaje nuevo que solo entienden entre ellos? ¿O es que como ellos en su mayoría están calvos o tienen pelos de rata (yo no conozco ni a un solo peluquero que tenga un pelo en condiciones), se meten en ese oficio para dejar a todo el mundo con un pelo igual de lamentable que el suyo?

Da igual que vayas una vez a una peluquería y te escuchen, te hagan lo que les pides y te dejen genial… Que la siguiente vez o dentro de cuatro te la van a acabar liando igual.

Y da igual que tu amiga esté contentísima con su peluquera de toda la vida. Que si vas tú, sales con unos pelos como Punset.

Yo no conozco absolutamente a ninguna tía a quien no se la hayan preparado alguna vez parda en la peluquería y haya tenido que salir llorando, de rabia de impotencia y del disgusto.

Por cosas como:

  • ir con el pelo largo a cortarse las puntas y dejarles el pelo poco menos que como un champiñón (este es el problema más común y debería haber una ley en la que matar a alguien por eso fuera un atenuante)
  • ir a hacerse un moldeado suave y salir con el pelo a lo afro
  • ir a teñirse de un color más claro y salir con el pelo frito
  • ir a teñirte solo las raices, que te digan que ese corte ya no se lleva que te van a hacer esto y lo otro “que ya verás qué bien te queda, mujer” y salir pareciendo Tina Turner.

Repito: ¡¡¡NO CONOZCO A NADIE A QUIEN NO LE HAYA PASADO ESO ALGUNA VEZ!!! Igual que no conozco a un solo peluquero/a que no diga que es que en ese gremio  falta mucho profesional.

Son como los fontaneros. Su frase de cabecera es “Pero, ¿quién te ha hecho esta chapuza? Si es que vais a cualquier sitio y os las preparan”. Así hayan sido ellos mismos y te hayan cobrado 100 euros por la escabechina.

Intentar buscar un peluquero que te escuche y que te haga lo que quieres tú en vez de lo que a él le de la gana a él, es como intentar buscar un ingeniero aeronáutico en un casting de “Mujeres y hombres y viceversa”. Al final todo se reduce a resignarte con el que mejor índice tenga de:
(nº escabechinas/nº de visitas)*gravedad de la escabechina.

Lo que yo no entiendo es:

1º) Por qué se creen con el poder de hacer con TU imagen lo que les salga a ellos de las narices
2º) Y sobretodo… ¿¿¿Por qué se lo consentimos???

Es como si te montaras en un taxi y le dijeras:

  • Por favor, lléveme a la puerta del sol
  • No mira… mejor te voy a llevar al parque de atracciones
  • Pero es que yo he quedado en la puerta del sol con mis amigos…
  • Que no tonta, hazme caso… Que el zoo es más divertido… que te lo vas a pasar mejor
  • Que quiero ir a la puerta del sol!!!

Y al final te deja en el zoo.

Y encima le pagas por el viaje, en vez de meterles dos hostias… que sería lo suyo.

:-(