De vez en cuando viene bien pasarse un fin de semana de relax, en pijama, tirada viendo una película tras otra en la tele sin hacer nada, que fue justo lo que me pasé yo haciendo ayer tooooodo el día:

sin-maquillaje

peliculas-antena3

Hoy iba por el mismo camino, cuando hace un rato me ha escrito Fer (el tío que conocí por Shakn):

  • ¡Hola guapa!, ¿que haces?
  • Nada especial. Estoy tirada viendo la tele… Esperando que termine la lavadora para tenderla.
  • Uhhhhh, ¡qué emocionante! ¡Tú si que sabes exprimir la vida a tope cada segundo!
  • Ehhhh. Que tengo un calimocho y estoy comiendo palomitas… cuidao. Jajajajaja.

sofa-peli-y-manta

  • Hummm. Entonces retiro lo dicho. ¡Vives al límite, nena!
  • Jajajaja. Ya lo ves. ¿Y tú que andas haciendo?
  • Pues yo estoy con unos amigos en las bodegas de Arzuaga. Llevamos todo el fin de semana de excursión por la zona, de bodega en bodega, haciendo catas de vinos. Creo que llevo borracho 48 horas seguidas, más o menos.
  • Jajajajaja. Desde luego, está claro que tú sabes exprimir la vida mucho mejor que yo.
  • Eso ha quedado claro cuando has dicho lo de la lavadora, jaja. El caso es que me he acordado de ti y he cogido una botella de tinto para hacerte unos calimochos de esos “premium”, que bebes tú.
  • ¡Hala! ¿En serio? ¡¡¡Que monooooo!!!
  • Y te escribía para preguntarte si luego te apetece ir a tomarte uno a mi casa 😉
  • ¿A qué hora?
  • Pues todavía no lo sé, porque no sé a que hora saldremos de aquí. Pero no creo que tardemos mucho. Si quieres, cuando salgamos, te aviso. Si no es demasiado tarde…
  • ¡Vale!

Ya sé que solo es una botella de vino, que no es un anillo de diamantes ni nada parecido… pero me ha hecho muchísima ilusión que se acordara de mí y me la cogiera expresamente porque sabe que me gusta el calimocho con buenos vinos.

¡¡No me digáis que no es para comérselo!! 😍😍😍