Esta semana pensaba haberla dedicado a empezar con el método Konmari en el salón (tengo que contaros los planes que tengo para él, porque van a implicar una redecoración de la que tengo ganas desde hace dos años cuando me tiraron el tabique que lo dividía), y a volver a hacer deporte (porque últimamente estoy un poco vaga y he abandonado bastante lo del BBG).

Pero al final no he hecho nada de eso porque me he pasado tooooodos los días dedicando los libros que me habíais pedido, empaquetándolos en los sobres y llevándolos a Correos.

 

Eso sí, lo bueno es que aunque no estoy haciendo el BBG, se me van a poner unos brazos como Rambo de cargar tantos libros para un lado y para otro, jajaja.

 

La chica del mostrador ya se ríe cada vez que me ve llegar porque parezco una puta loca cargando tres bolsas grandes de libros y llenándole el mostrador cada vez que voy.

 

Pero es que quería dejarlos todos enviados antes del Black Friday, porque a partir de ese día, con la cantidad de pedidos que hay, se petan todos los servicios de mensajería y ya tardan mucho más en llegar, y sin embargo ahora (como se ve que ya han metido los refuerzos para navidades) están tardando solo un día en entregarlos.

El caso es que a estas horas puedo decir… ¡¡que lo he conseguido!! Porque ya solo me quedan estos poquitos envíos pendientes, que voy a preparar ahora mismo para mandarlos mañana por la mañana, antes de que empiece la vorágine de envíos el lunes. ¡Yuhuuuuuu!

 

A partir de mañana veremos lo que pasa (si vuelvo a la tranquilidad o me voy a pasar otra semana trabajando como en un taller de chinos), porque os informo de que aprovechando que mañana es Black Friday y coincide con la fecha oficial de salida de mi libro “Se me pasa el arroz… pero no el conejo”, he puesto varios productos en oferta en mi tienda online (aprovechad porque solo dura mañana y luego dejan de estar rebajados):

 

Como veis he hecho un pack con los dos libros (que muchos me lo estábais pidiendo) y  ¡por fin he puesto en preventa mi súper agenda de refranes gamberros!

Que por cierto, os tengo que contar una cosa súper graciosa sobre ella que me ha pasado mientras la estaba haciendo… pero ya mañana, que si no no me da tiempo a terminar los envíos que tengo pendientes. 😉