Hace poco vi un post que había escrito una bloguera sobre como es un día cualquiera en la vida de una blogger.
No creo que se pueda hacer más postureo por minuto que lo que se veía en ese vídeo.
Y no os creáis que era una bloguera de la leche, eh? Que es una bloguerucha de tres al cuarto con doscientos fans pelados en facebook…
Pero todo lo que se veía parecía recién sacado de un anuncio de televisión:

  • Una habitación con mucho glamour y sábanas de raso.
  • Una perfecta cara al levantarse.
  • Desayuno con croissants y untando mermelada.
  • Ir de shopping a comprar un vestidito de cocktail (porque todos sabemos que nunca se tienen suficientes vestidos de cocktail… claro)
  • Paseo por la ciudad… por una bucólica calle… y con el viento justo para que le moviera el pelo sin despeinarla.
  • Comida en el último restaurante de moda con una famosilla de turno
  • Asistencia a evento-fashion
  • Vuelta a la casa glamourosa
  • Batín de seda glamouroso
  • Enciende su ordenador (un Mac, como no podia ser de otra manera) para escribir un post hablando del evento-fashion. No le lleva ni media hora escribir el post y encima tiene unas fotos geniales
  • Cena sushi (como no podía ser de otra manera)
  • Bebe un vino tinto en una copa gigante (como tampoco podía ser de otra manera)
  • Contesta llamadas de teléfono con algún otro famosillo de turno para ofrecerle ir a algún otro evento glamouroso para el día siguiente
  • Vuelta a la cama glamourosa para dormir… mientras se relaja antes con un libro de Dostoievski o algún otro similar

Vamos… lo mismo lo mismico que los míos, que vienen a ser:

  • Habitación cutre llena de muebles cutres que he ido improvisando para no tener que gastar un duro (como el zapatero que me hice con garrafas de plástico)
  • Levantarme a las 7 de la mañana pareciendo un figurante de “the walking dead”: despeinada, encabronada, con ojeras y muerta de sueño
  • Pasarme la mañana en la oficina entre líneas y líneas de código fuente, programando páginas webs para clientes que no saben lo que quieren… o que quieren una cosa diferente cada día
  • Comer en el trabajo un tupper con la mierda de comida que haya hecho el día anterior (los que me conocéis ya sabéis de lo que hablo… de arroz medio crudo medio quemado y otras comidas igual de artísticas que solamente están al alcance de genios de la cocina como Ferrán Adriá y yo)
  • Seguir trabajando hasta las seis de la tarde
  • Pasar por el supermercado a hacer la compra, porque todavía no tengo para pagarme un mayordomo
  • Llegar a casa reventada, ponerme un chandal viejo con agujeros (porque de toda la vida de dios el chándal de andar por casa es el que ya te da vergüenza sacar a la calle)
  • Ponerme a hacer la cena… y tener que fregar un tenedor porque no me queda ninguno limpio.
    Mientras se hace la cena… sentarme delante del ordenador a escribir un post
  • Tardar 5 minutos en poder empezar a escribir porque tengo el ordenador (el mío no es un Mac ni nada que se le parezca) lleno de virus y de mierda… porque nunca tengo tiempo ni ganas de formatearlo
  • Mirar el email, y empezar a escribir el post
  • Volver corriendo a la cocina cuando huelo a quemado
  • Comerme la mitad de la mierda que haya cocinado para cenar… y meter la otra media en un tupper para el día siguiente
  • Mientras ceno, ver la chorrada de turno que echen ese día en la tele… En mi birria de tele de culo de 14 pulgadas… que es la única que tengo desde que hace unos meses se me jodiera la otra
  • De beber algo me bebo una cerveza… en un vaso de Ikea… que me hace juego con el glamour del chándal
  • Contesto alguna llamada de mi madre para decirme que si he renovado el seguro del coche de una puta vez… que cualquier día me lo quitan
  • Tirarme tres horas y pico de media para escribir un post…
    Sí, he dicho tres horas… ¿qué pasa? Parece que no… pero se tarda un huevo en escribir cada uno!!! Y si alguien se atreve a cuestionármelo que haga el favor de no decírmelo a la cara, porque lo mismo se la cruzo de un guantazo… que aquí parece que nadie tarda más de media hora en escribir dos folios ni más de 12 prácticas en sacarse el carnet de conducir
  • Meterme en la cama a las 2 de la mañana pensando en que ya solo voy a dormir 5 horas

Como veis es igualico que lo que explicaba la otra, eh? Jajajajajajaja

Eso por no contaros cuando tengo que hacer fotos o vídeos… porque eso ya es la repanocha.

Hace unas semanas los de Bitácoras nos pidieron a los ganadores del año pasado que grabáramos un vídeo para motivar a la gente a presentarse este año. Y yo grabé este mini-vídeo-monólogo:

El vídeo se ve bien, no?
Bueno… pues si veis como tuve que poner el salón para grabarlo… os partís de la risa, jajajjajaja.
Como lo tenía que grabar con la tablet, y no tengo nada parecido a un trípode para apoyarla… se me ocurrió coger un candelabro que tengo y apoyarla entre los brazos, para que se sujetara.
Como quedaba muy bajo… lo subí en una silla para que quedara a la altura de mi cara.
Vaya… se ve demasiado oscuro… voy a por una lámpara.
También queda baja… voy a ponerla encima de otra silla y de una caja para que quede más alta.
Mierda… no llega hasta el enchufe, voy a buscar una alargadera…

Al final, así quedó el campo de batalla:

estudio-de-grabacion-bloguera

Por supuesto sobra decir que de cintura para abajo llevaba un chándal y unas zapatillas de andar por casa, claro.
Jajajajajjajaaja.

Pero claro, si en vez de contaros todo esto os digo que al salir del trabajo me fui de compras (a ver si comprar en el supermercado no va a ser comprar al fin y al cabo, no te jode), cené salmón encebollado con reducción de salsa de soja (pero que muy reducida porque me olvidé de quitarla del fuego a tiempo), y luego grabé un vídeo-blog explicando los motivos por los que ha mejorado mi vida después de obtener un “galardón en reconocimiento a mi brillante trayectoria profesional”… pues la cosa queda con mucho más glamour, está claro.

Lo que pasa, que lo de los blogs es como todo en la vida… que de la parte que se ve a lo que hay detrás… casi ná!!
;-)

estudio-de-grabacion-bloguera-video-beso