Al final esta mañana ha venido el fontanero a lo que para él era “primera hora de la mañana” (vamos, que no ha aparecido hasta las once y media pasadas, ¡¡¡grrrrrr!!!) y ha dicho que el técnico que vino el otro día no tenía ni puta idea (típico), y que solamente había que cambiar un manguito que estaba picado o algo así… Así que no hace falta tocar la pared, ni cambiar tuberías, ni nada.

Por un lado estoy muy contenta porque no me van a tener que desmontar la cocina, ni cortarme el agua, ni levantar el suelo (con toooodas las molestias que eso genera)… pero por otro me da un poco de pena porque ya me estaba imaginando mi flamante cocina nueva súper molona con encimera volada y taburetes altos, ¡jo! :-(

Aunque la verdad es que no es solo lo de los taburetes. Desde que he cumplido los 36 me he puesto a pensar en que últimamente me noto muy estancada (en múltiples aspectos), y en que no quiero llegar a los cuarenta en la misma situación que estoy ahora (saliendo de la oficina la mitad de los días a las diez de la noche, compartiendo un piso porque siempre estoy sin un duro, esperando que vengan mis amigos un fin de semana para tener alguien con quien salir, etc.) debería empezar a hacer cambios en mi vida desde ya mismo.

Justo se lo iba contando a mis amigas por whatsapp cuando al llegar a la oficina me he encontrado la sorpresa de que nos han renovado parte del mobiliario.

Han puesto sillas de escritorio nuevas, Han cambiado algunas mesas de ordenador que también estaban ya un poco estropeadas, y nos han arreglado los sillones porque los que teníamos tenían ya los asientos súper desgastados:

sillas-de-oficina

sillones-de-oficina

 

Al decírselo a las chicas, Nekane ha dicho: “¡¡Que guay!! Justo nos estabas diciendo que querías cambios y ya los estás empezando a tener. No has tenido el cambio de la cocina… pero has tenido un cambio al fin y al cabo. Ya verás como después de este vienen muchos más. ¡¡Cómo me alegro!!”.

mobiliario-de-oficina

Me ha parecido un tanto exagerado que el que me cambien la silla de oficina le pueda parecer a nadie un cambio sustancial en mi vida… pero Nekane es así de optimista y ha insistido en que soy una enchufada del universo.

De hecho lo que ha dicho ha sido exactamente: “you are a plugged of the universe”. Jajaja. Parece que ya está pillando el rollo del spanglish. Va a haber que empezar a mirar viajes a Escocia.

:-P