Estas son para mí las consecuencias de pasar tres días seguidos ignorando mis intolerancias alimentarias para comer todo lo que me ha dado la gana y más :-(

intolerancias-alimentarias

 

¡¡¡Madre mía!!! ¡¡¡Pero si parezco una embarazada de seis meses!!! Y os juro que no estoy sacando barriga, ¿eh? Solo son las consecuencias de haber salido de pinchos con mi hermana tres días seguidos, comiendo cosas a las que les tengo intolerancias alimenticias :-(

efectos-de-las-intolerancias-alimentarias

 

Como creo que os puede venir bien saber un poco más sobre el tema de las intolerancias alimentarias (porque seguramente vosotros también seáis intolerantes a algún alimento aunque no lo sepáis), os voy a contar mi experiencia, y ya de paso os pongo al día de las novedades de esta semana ;-)

 

Hace unos años me hice unas pruebas de intolerancia alimenticia y me salió que soy intolerante entre otras cosas a: el trigo, la leche de vaca y los huevos. Eso supone que cada vez que como fuera de casa meto en el cuerpo las tres cosas porque son los tres ingredientes base de prácticamente cualquier comida que te puedan hacer por ahí. Y también supone que nunca pueda comer comida procesada y todo me lo tenga que hacer yo con ingredientes frescos, si no quiero parecer una perpetua embarazada.

Es muy normal que esos tres alimentos generen intolerancia alimentaria, y de hecho mucha gente no debería comerlos porque no los toleran bien, aunque no se den cuenta. Lo que es menos frecuente es que los síntomas se manifiesten de una forma tan clara como a mí.

Yo por ejemplo me enteré de la existencia de las intolerancias alimentarias, cuando le estaba diciendo a una amiga que tengo mucha celulitis y no conseguía deshacerme de ella de ninguna de las maneras:

  • ¡Es que ya no sé ni qué probar! Hace unos años me hice un tratamiento de ultracavitación y se me quitó toda. ¡¡Pero en menos de un año me ha vuelto a salir muchísima!! A nivel interno no, porque cuando me hice ese tratamiento tenía una celulitis tan enquistada que me dolía hasta al sentarme, y la que me ha salido ahora es superficial, ¡¡¡pero es que ya tengo hasta la rodilla!!!
  • Jobar… ¿tan rápido vuelve a salir?
  • Normalmente no. La tía de la clínica flipó conmigo cuando me vió porque dijo que nunca había visto a nadie a quien le volviera a salir tan rápido. Aunque también alucinó la primera vez que fui porque dijo que nunca había visto una celulitis tan enquistada en una chica tan joven. Que ese tipo de celulitis solamente se ve en las mujeres que ya tienen la menopausia.
  • O_o ¡Qué raro! A lo mejor tienes alguna intolerancia alimenticia que se te manifiesta en forma de celulitis.
  • ¿Una intolerancia alimenticia? ¿Qué es eso? Yo no he notado que ningún alimento me siente mal.
  • Es que no tienes por qué notarlo inmediatamente. No son como las alergias. Cuando eres intolerante a algún alimento lo que pasa es que tu cuerpo no es capaz de procesarlo y eliminarlo correctamente, así que se puede quedar en el aparato digestivo, digestión tras digestión, sin acabar de asimilarse. Eso hace que al final esa comida acabe generando muchas toxinas… y que tu organismo intente deshacerse de ellas como pueda. Hay gente que engorda, a otros les salen granos, gases, caspa, dolores de cabeza, articulares, tumores… o puede que hasta celulitis. A cada persona se le manifiestan de una manera.
  • ¿¿En serio??
  • Totalmente en serio. A una de mis primas le dolían siempre mucho las rodillas porque se le formaban una especie de calcificaciones y los médicos no conseguían curarla con ningún tratamiento. Lo único que hacían era darle pastillas para el dolor. Hasta que uno le mandó hacerse una prueba de intolerancia alimentaria y le salió que era intolerante a los tomates, que eran su comida favorita y los comía a diario en la comida y en la cena. Dejó de comer tomates, y las calcificaciones empezaron a desaparecer. Ahora ya lleva muchos años bien. No ha vuelto a tener dolores.
  • O_o ¡Pero qué me cuentas! ¡Estoy flipando!
  • Y otra amiga mía tenía problemas gastrointestinales continuamente. Malas digestiones, úlceras y hasta perforaciones en el intestino. Cuando se hizo las pruebas, le salió que era intolerante al trigo y a la cebolla. Desde que no come esas dos cosas, está perfectamente.
  • Joder, ¡pues me las voy a hacer yo! Porque aunque no se me solucione lo de la celulitis seguro que me viene bien para otra cosa. ¿Dónde se hacen esas pruebas?
  • En cualquier laboratorio de análisis clínico. Te sacan sangre, la contrastan con los alimentos de consumo más frecuente y miden los anticuerpos que generas para cada uno de ellos, y luego te dan los resultados.
  • ¡Anda! ¡Que guay!
  • Cuesta unos 180€, dependiendo de dónde te los hagas, pero yo creo que merece la pena pagar eso si te solucionan un problema de salud.
  • Pues sí.
  • Hay otros tests de intolerancia más baratos que deben ser como una especie de test basado en preguntas, pero yo de ese no me fiaría mucho. 
  • No no, mejor me hago el de sangre.

 

Efectivamente me lo hice, y mis resultados dieron que soy intolerante a la leche de vaca, a la clara de huevo, al trigo común, al ajo y al limón.

resultados del test de intolerancia alimentaria

 

En cuanto dejé de comer esas cinco cosas noté que se me desinfló el estómago, porque siempre se me hinchaba muchísimo después de comer, pero como me había pasado toda la vida pensaba que era normal. Y es que: ¿en qué comida normal no ingieres trigo, leche, huevo o ajo? Pues ya os digo yo que en ninguna.

Y otra cosa que noté también es que se me quitó el acné. O mejor dicho, los granos y las rojeces de la cara que hasta ese momento pensaba que eran debidos al acné, pero que ahora tengo claro que eran consecuencia de comer alimentos que mi organismo no elimina bien. Porque antes no conseguía mejorar me diera la crema que me diera, ni fuera al dermatólogo que fuera… y en cuanto me quité los alimentos dañinos para mi, me mejoró muchísimo la piel sin hacer nada más ni darme ninguna crema especial.

De hecho, ahora cuando me salen granos y se me pone la piel hecha un asco, siempre es después de haber comido varios días seguidos fuera de casa, porque es cuando no puedo evitar comer los alimentos “prohibidos” para mí.

Cuando como fuera de casa también es inevitable que se me infle un poco la barriga, pero no suele ser demasiado. Esta vez ha sido exagerado porque hemos comido y cenado fuera de casa tres días seguidos, y creo que ha sido demasiado para mi body, así que ahora toca volver a la rutina.

Como además últimamente he notado que estoy engordando bastante (porque en el curro hemos tenido mucho estrés y a mi la ansiedad me da mucho hambre), el lunes decidí volver a la dieta de la zona (que en realidad no es una dieta: son los hábitos de alimentación que todos deberíamos seguir). Porque me acuerdo que cuando la conocí y la empecé a hacer, en las dos primeras semanas se me deshinchó completamente la barriga y bajé bastante volumen en general:

dieta-de-la-zona-resultados-dos-semanas

 

Desde entonces he seguido más o menos sus principios (aunque no a rajatabla y saltándomela de vez en cuando) y la verdad es que he conseguido mantenerme en mi peso sin oscilar prácticamente nada. Pero ahora, para perder un poco de peso y volumen, volveré a hacerla más estricta durante una temporada.

Lo malo de la dieta de la zona, es que es un coñazo tener que andar pesando y calculando las proporciones de todos los alimentos (os lo conté más detalladamente en el post: Dos semanas en “la zona” ). Así que, como también quería empezar a ir al gimnasio y voy a tener menos tiempo todavía de andar haciendo comidas, ya que me puesto al lío, me he pasado la noche del lunes y del martes cocinando y preparando raciones de comida sin parar, para que después no tenga que estar haciéndolo a diario:

dieta-de-la-zona

 

¡He dejado mi parte del congelador (la mitad de la izquierda) como un tetris de tuppers, jajajaja!.

Por eso estos días no he tenido tiempo de publicar nada. Porque parece que no, pero entre que vas a comprar todas las cosas, pesas las cantidades, haces las raciones, picas las verduras, las cocinas… ¡¡¡se te va la vida!!! Cuando terminaba de cocinar eran ya las doce y pico de la noche.

pollo-bloque-dieta-de-la-zona-enerzona

 

Eso sí, no he estado sola. Una de mis dos compis nuevas ha estado haciéndome compañía todo el tiempo. Aunque me da que más que por hacerme compañía, estaba pegada a mí por si entre comida y comida le caía algo a ella, jajaja.

perro-alfombra

 

En fin, ahora que ya he dejado hechas prácticamente todas las comidas de esta semana y de la que viene, a ver si por fin consigo reunir suficientes fuerzas algún día de estos para empezar a ir al gimnasio. ¡Ains!

De momento voy a atacar mi cena de hoy, que consiste en:

  • De primero: sopa de verduras
  • De segundo: hamburguesa de ternera y ensalada aliñada con salsa de mostaza
  • De postre: una naranja

dieta-efectiva

 

A ver si en un par de semanas he conseguido deshacerme de la barriga de embarazada, y de alguno de los kilos que he cogido últimamente.

Seguiremos informando ;-)