Como a raíz de la vena esta que me ha dado ahora por subir fotos molonas a instagram, muchas me habéis preguntado por mis desayunos con chía, os voy a contar como los hago:

desayunos con chia

La chía no sabe a nada, así que el desayuno sabrá al resto de los ingredientes que le echemos.

Son unas semillas muy pequeñas y duras, que se pueden comprar en herboristerías y cada vez en más supermercados (yo la última vez las he comprado en Mercadona).

Al echarlas en líquido absorben 10 veces su peso formando una especie de gelatina espesa (más espesa o menos según la cantidad de líquido que echemos).

Yo normalmente para hacer un desayuno echo 15 gramos de chía (una cucharada y media) y 200 ml de agua o zumo.

chia 1

como tomar la chía

El proceso de absorber líquido y gelatinificarlo tarda unas horas, por lo que yo lo que hago es añadirles el líquido antes de ir a dormir, las dejo hidratándose toda la noche, y por la mañana le añado la fruta y el resto de los ingredientes.

La chía se ha puesto muy de moda porque dicen que tienen mucho calcio, omega 3, etc. Pero a mi me encantan principalmente porque consigo llenar un bol de desayuno con algo que tiene prácticamente cero calorías, tiene una textura agradable y me llena la barriga.

Como ya he dicho antes, no tiene ningún sabor, así que dependiendo del resto de las cosas que le echemos nos sabrá muy diferente.

Una mezcla que me gusta bastante es: después de haber dejado la chía en remojo con leche de avena, le añado un yogur de soja de frutas del bosque, con granada o con algunas frutas rojas sueltas por encima:

tomar chia

chia con antioxidantes

desayunar chia con fruta

 

Otras veces, la remojo en agua y le añado kiwi y piña (esta es la combinación que más me gusta y que más veces me veréis, porque me encantan la piña y el kiwi). Algunas veces también le añado un yogur soja con sabor a piña y mango:

preparar chia

desayunar chia para adelgazar

adelgazar tomando chia

 

Otras veces la remojo en zumo de naranja y luego le añado naranjas picadas para darle más sabor… y más sustancia, porque si solo me tomo la chía con el zumo de naranja, vaya mierda de desayuno, jajaja. Esta es la combinación que menos me gusta con diferencia… tengo que perfeccionarla bastante. La próxima vez estoy pensando en añadirle zumo de piña a ver si mejora… ¡¡o chocolate!!:

chia con zumo

chia con zumo de naranja

 

Y por último, alguna vez incluso he remojado a chía en leche de avena con cacao y unas gotitas de stevia (como si fuera un cola-caco), y luego le he añadido un plátano triturado y chocolate negro rallado por encima, quedando casi casi como un postre de chocolate. ¡Y estaba buenísimo, pero buenísimo de verdad! ¡¡Y PRÁCTICAMENTE SOLO TIENE LAS CALORÍAS DEL PLÁTANO!!

postres con chia

 

Y creo que eso es todo. Lo siguiente que me falta probar es a batirlo todo en la batidora para hacerme un “smoothie” en vez de comérmelo como una macedonia.

Sí, he dicho smoothie. Yo tampoco doy crédito, jajajajaja.