Esta mañana he vuelto a ir a tomar café con mis ex-compis de trabajo.

  • ¡Sandrita! ¿Qué tal?
  • ¡¡Hola chicas!! Bien. ¿Y vosotras?
  • ¡Te estuve viendo el viernes en “Equipo de investigación”!

equipo-de-investigacion

  • Yo también. ¡Estuviste genial!
  • Jajaja. Gracias. Yo me veo muy seria y un poco sosa, pero bueno.
  • ¡Pues a mí me gustó!
  • Oye… ¿y quién era el chico con el que quedaste?
  • ¡Parecía muy mono!
  • Sí. Y era muy majo. Pero no tuvimos “chispa”.
  • Ohhhhh. Vaya. ¿Entonces no sabes si leyó el libro que le diste?

libro-autora-valladolid

  • Me hizo mucha gracia que se lo llevaras a la cita. Como publicidad estuvo muy bien… ¿Has vendido muchos desde que emitieron el programa?
  • No. Dos o tres. Nada fuera de lo normal.
  • ¿Y has notado que hayas subido de seguidores o algo?
  • Tampoco. Me han pedido amistad unos cuantos desconocidos por facebook y me han escrito otros cuantos diciendo que me habían visto en el programa y les había gustado… Ya sabéis. Lo de siempre. Pero nada escandaloso.
  • Pues vaya 😞
  • Ahora que lo pienso, tenía que haber salido diciendo “Pues yo soy ninfómana y me follo a cualquier tío que se me cruce por el medio”, y entonces supongo que sí. Que a estas alturas habría duplicado el número de seguidores.
  • Jajajaja. Pues para la próxima ya sabes. Apúntatelo para decirlo en First Dates cuando te llamen.
  • Lo tendré en cuenta 😉
  • Por cierto… todavía no te han llamado, ¿no?
  • No.
  • Jo. Pues que mierda. Tanta televisión, y al final… ¿no te ha servido para nada?
  • Bueno… Tanto como eso no diría yo… El lunes me escribieron de una editorial porque habían visto el programa, les había llamado la atención mi libro, le estuvieron echando un vistazo por internet, y me querían hacer una proposición para publicar un segundo libro con ellos.
  • 😱😱😱
  • ¿¿¿¿EN SERIO???
  • Así como os lo cuento.
  • ¿¿¿Y???
  • Estamos negociando las condiciones. De momento la verdad es que me gusta mucho lo que me están diciendo, pero estamos ajustando algunas de las condiciones del contrato, porque puede que también me re-editen el primero, para poder distribuirlo (por fin) en librerías.
  • ¡¡HALAAAAAA!! Eso sí que sería guay.
  • Jobar, y yo que ya te iba a preguntar que si habías avanzado algo el libro y la agenda desde la semana pasada… y has avanzado mucho más de lo que hubiéramos esperado todas.
  • Es verdad. Desde luego… las oportunidades vienen de donde menos de las esperas.
  • Pues sí. Lo que me acojona es que quieren que les pase el borrador del libro lo antes posible, y eso significa que tendría que dedicarme solo a escribir durante un par de meses. O sea, renunciar a trabajar con la Bolli
  • Uffff. Eso ya es más chungo.
  • Pues sí. Pero ¿sabes que te digo, Sandra? Que nadie ha conseguido grandes cosas haciéndolas a medias. Al final si estás a todo, no estás a nada. Si te gustaría dedicarte de verdad a escribir, deberías planteártelo como un trabajo a tiempo completo.
  • Hummm. En eso tienes razón.
  • Además… ¿no eres tú la que cree en las señales del universo y en que hay que aprovechar las oportunidades que te llegan?
  • Sí, pero…
  • Pues esta te ha caído del cielo. Justo te ha pillado en un momento en el que estás entre un trabajo y otro. Yo creo que no deberías pensártelo.
  • Si es que al final llegamos a un acuerdo…
  • Vale. Si es que llegáis a un acuerdo. Pero piensa que puede que sea “ahora o nunca”. Porque si empiezas a un trabajo nuevo seguramente te lleve más tiempo hasta que aprendas que el trabajo que hacías antes, y saldrás más cansada que antes como para llegar a casa y ponerte a escribir. Y al final… lo irás posponiendo para cuando tengas tiempo libre y se te pasarán dos años antes de ponerte a escribirlo. O lo tendrás que hacer sacrificando el verano y todos los fines de semana de lo que queda de año… con todo lo que eso conlleva: que terminarás reventada y hasta las narices de vivir encerrada en casa.
  • Ya…
  • Desde luego, la verdad es que parece una broma: te ofrecen un trabajo para cambiar de sector que llevas meses pidiendo, y que sería por lo único que dejaras el que tenías… y te cambias. Luego por unos problemas con el gestor, te dicen que se van a retrasar en poder contratarte unas semanas de semanas. Durante esas semanas estás tan feliz a tu bola, diseñando cosas para tus amigos, te pones a hacer una agenda por tu cuenta, piensas en empezar a escribir el siguiente libro… y justo en ese momento en el que estás libre y más sumergida en tu vida de escritora que nunca… aparece una editorial que te propone publicarte un libro. Mira que no acabo de creerme yo mucho eso de “La ley de la atracción” de la que siempre hablas, pero la verdad es que, hija, a veces te pasan cosas que se salen completamente de la casualidad…
  • 😳 ¡Es verdad! ¡No lo había pensado así! ¡El universo me lo ha traído en bandeja justo cuando me he puesto en sintonía con lo que me gusta! ¡¡¡No puedo rechazarlo!!!
  • ¿Eso quiere decir que vas a aceptar publicar ese libro? 👏👏👏
  • ¡¡Yujuuuuuuu!!
  • Eso quiere decir que mañana voy a intentar hablar de nuevo con ellos, para ver si podemos llegar a un acuerdo… y si lo consigo, llamar a la Bolli lo antes posible para decirle que parece ser que me he vuelto completamente loca del coño 😕