Hoy en el trabajo, me dice una compañera:

  • Hola Sandra, ¿qué tal te lo has pasado el puente? ¿Has hecho algo especial?
  • Yo no tengo puente. Ya había gastado todos los días de vacaciones, así que me toca currar todos los días de esta semana.
  • Pues vaya.
  • De hecho ayer también vine aunque era fiesta, para ver si voy rematando ya la versión portuguesa del libro… Que mira en qué fechas estamos y todavía le falta por rematar algún detalle.
    nao-sei-se-me-atire-ao-comboio-ou-ao-maquinista
  • ¿Y viniste a la oficina para trabajar en tu libro? ¿Por qué no lo haces en casa?
  • Porque necesito un programa que en casa no tengo…
  • Ufff, pues vaya rollo.
  • Pues sí. Una mierda… porque encima aquí yo sola todo el día… ya ves que coñazo. ¿Y tú que tal? ¿Dónde has estado? ¡Porque tú si que tienes súper buena cara!
  • Jajajaja. Yo no he ido a ningún sitio. Me he quedado en casa. Pero le he encasquetado el niño a mis padres esta semana, y mi marido y yo hemos estado como de segunda luna de miel…
  • ¿Ah sí? Jajajajaja.
  • Sí, porque era nuestro aniversario y quería sorprenderlo. Llevaba un par de meses pensando en hacer algo especial pero no se me ocurría el qué… porque a mi marido no le gusta nada viajar, ni le gustan los balnearios… Y claro, ir solo a cenar por ahí me parecía un poco soso.
  • ¿Y al final que hiciste?
  • Pues leyendo un post de tu blog en el que hablabas de que un día que fuiste a casa de Fer te sorprendió con un lubricante de cannabis y un montón de juguetes sexuales más… se me ocurrió que podría ser divertido preparar un kit de artículos eróticos, para sorprenderlo e innovar.
  • ¿En serio?
  • Sí. Compré un montón de cosas… desde geles estimulantes con sabores, a geles para masajes, sales de baño relajantes… y hasta un conjunto de lencería súper porno.
  • Jajajajaja. ¡Qué graciosa!
  • Sí, maja. Casi me muero de vergüenza al sacarlo de la caja, pero cuando mi marido me vió, se puso a mil, jaja. ¡Menudo fin de semana hemos pasado! Yo que pensaba que al no tener al niño íbamos a estar todo el día durmiendo y aprovechando para ir de paseo, al cine, y salir por ahí… Y no hemos salido casi de la cama… y no para dormir precisamente.
  • Jajajaja.
  • Hay que ver lo bien que viene cambiar la rutina de vez en cuando. No pensé yo que a estas alturas no pudieran volver a dar estos arrebatos.
  • Jajaja. Pues nada, ya sabes… A partir de ahora a cambiar más a menudo…
  • Pues sí. Pero vamos, que sepas que fue gracias a ti y a tu post sobre el cajón de los juguetes eróticos de Fer. 
  • Pues nada, se lo diré a él también… Que luego se piensa que mi blog no lo lee nadie ni sirve para nada, jajaja.
  • Pues sí, díselo. Por cierto… hace mucho que no quedas con él, ¿no?
  • Sí. Es que ha estado de viaje. Primero tenía un viaje de trabajo y luego se iba de vacaciones… Así que al final, entre unas cosas y otras, lleva casi un mes fuera. Volvía ayer, así que supongo que este mes quedaremos algún día.
  • ¿Pero hablas con él de vez en cuando?
  • Muy de vez en cuando. Tampoco es que me mate, la verdad.
  • ¿Cómo que no te mata? ¿Qué quieres decir?
  • Quiero decir que cuando estoy con él me río mucho, nos lo pasamos muy bien y estoy muy a gusto. Pero el resto del tiempo tampoco me acuerdo de su existencia. No se me ocurre nunca escribirle porque directamente no me acuerdo de él. A no ser que me pique el asunto… que entonces sí, le escribo, jajajaja. Pero vamos, que creo que a él le pasa lo mismo, ¿eh? Lo bueno es que estamos los dos igual.
  • Hummm. Entiendo. ¿Y por qué no sigues buscando chicos nuevos en la página esa para ligar, a ver si conoces a otro más interesante?
  • Es que últimamente no he tenido tiempo. Estoy a tope con mil cosas… Y eso que al final lo de hacer el calendario y la agenda ya lo he tenido que dar por perdido porque las imprentas no me cogían el pedido o me salía súper caro… Pero aún así, solo lo de sacar el libro en portugués, me lleva casi todo el tiempo libre. De hecho mañana voy a venir también a la oficina a ver si lo termino. Así que ya ves… como para tirarme por la noche tres horas todos los días chateando con desconocidos. Que parece que no, pero ciber-zorrear lleva muchísimo tiempo.
  • Pues vaya.
  • Así que de momento, creo que voy a seguir tirando de Fer, que con ese ya no tengo que perder más que el tiempo justo que se tarda en mandar un whatsapp.
  • Pues haces bien, que está bien disfrutar un poco de vez en cuando… Aunque sea con un chico del que después a diario ni te acuerdes. Pero si te lo pasas bien con él aprovecha, que viene muy bien relajarse. Te lo dijo yo, que me ha mejorado más la cara en un fin de semana gracias a un kit de lubricantes de sabores, más que en un año con la mejor crema de Q10.
  • Jaja. Pues tendré que quedar con él… Porque además, ayer me estuve riendo mucho leyendo el libro en portugués, cuando contaba cuando me liaba con Javi y los descubrimientos sexuales que hacíamos mis amigas y yo, jajaja. ¡Que bien nos lo pasábamos! Y ahora entre que mis amigas se han retirado y a mí me da cada vez más pereza… ya no tengo casi nada que contar.
    nao-sei-se-me-atire-ao-comboio-ou-ao-maquinista-livro
  • ¡Pues vamos! ¡Espabila! Que el material para el siguiente libro tiene que salir de algún sitio.
  • Pues sí. Decidido. Le voy a pegar un toque a ver si quiere quedar este fin de semana… Porque recordar viejas batallitas está muy bien pero no es lo mismo que vivirlas. Es como… Como…
  • ¿Como de follar a que te lo cuenten?
  • Jajajajaja. Ni más ni menos.