Jolín, que pereza tengo. Sobretodo porque este puente me lo he pasado genial y me está costando más de lo habitual volver a la rutina.

El viernes por la noche vino Olga y nos fuimos a cenar a un wok.

https://www.instagram.com/p/BTcZ3IjjBVm/?taken-by=treintay_com

Nos pusimos hasta las trancas de comer sushi, y luego, en demostración de lo viejóvenes que somos, en vez de salir de cañas, nos fuimos a casa a tomar una manzanilla calentita antes de irnos a dormir, porque hacía mucho frío y nos habíamos quedado heladas. 😩😖

¡Qué tristes somos!, jajaja.

 

El sábado tenía la fiesta del 30 cumpleaños que os dije el otro día y también nos lo pasamos genial.

Por la noche quedé con Olga y después de picotear unos torreznos, unos huevos rotos y algo más saturado de grasas que no recuerdo, repetimos el plan de las manzanillas mientras veíamos Spiderman por la tele. No me podéis negar que nos gusta exprimir la vida al límite. 😂😂😂

huevos-rotos-alarcon-valladolid

 

El único día que sí que salimos de fiesta fue el que vino Espeso y quedamos los tres. Como era de esperar han hecho muy buenas migas porque están los dos muy locos. De hecho, han hecho tan tan buenas migas y nos lo pasamos tan bien juntos, que al final Espeso se quedó a dormir en mi casa y nos fuimos a comer otra vez los tres juntos al día siguiente.

Esta vez, volvimos a ir a un wok y yo pedí un plato gigante de una cosa que no tengo claro si son setas o algas… pero que me encantan y que hacía un montón que no encontraba en ningún sitio (por favor, si alguien lo sabe que me diga cómo se llaman).

setas-chinas

 

Olga se meaba de la risa porque decía que tenían una pinta casi igual de asquerosa que mis famosos “salchipulpos del infierno“. Y razón no le faltaba, la verdad, pero aunque la pinta sea mala ¡a mi me encantan!

Antes de despedirse, Olga le preguntó a Espeso que por qué no se viene en verano de vacaciones conmigo a Canarias (porque siempre está intentando reclutar gente para que vaya a verla, jajaja), y Espeso dijo que se lo iba a pensar porque no tiene ningún plan para este verano y la verdad es que le apetecía porque seguro que los tres juntos nos lo pasamos muy bien.

El caso es que terminamos haciendo un grupo los tres para seguir en contacto, y esta mañana, después de dos horas de presión por parte de Olga de “se van a terminar los alojamientos” y “como tardéis en comprar los billetes os van a salir el doble de caros”… ya hemos comprado los billetes para irnos a Canarias en julio.

Primero voy yo, y cuatro días después se reengancha Espeso, porque a él, ir diez días de vacaciones con dos tías a las que en realidad conoce de tres veces contadas, le parecía demasiado.

La verdad es que aunque la idea fuera de Olga, me alegro mucho de que vaya. Primero: porque como Olga trabaja por las mañanas así no estoy sola, y segundo: porque parece que va a ser la única manera de que alguien nos arrastre un poco a salir y que Olga y yo no nos pasemos las noches tomando manzanillas en casa. 😩😩😩