Ohhhhhhh, vaya mierda de noche de San Juan… No son ni las dos de la mañana y ya estoy en casa!!!

Para los que no la conozcáis, la noche de San Juan es la celebracion del solsticio de verano, la noche mas corta del año.
Dicen que es una noche mágica, y en España la tradición es que se hagan hogueras y se quemen en ellas las cosas que se quieren dejar atrás… y se piden deseos nuevos.
Luego saltas el fuego de una hoguera (esto ya depende de zonas) y dicen que se te cumplen.
Aunque las costumbres varían un poco según las zonas, lo que si que es común a todas es que es la noche más mágica del año.

Y yo tenía puestas grandes esperanzas en esta noche!!!
Teniendo en cuenta que el año pasado a estas alturas andaba haciendo burbujas con Diego… este año pensaba superar las expectativas con creces!!

Tenía previsto quemar:

  • Una hoja de papel con una lista de cosas que quiero que desaparezcan de mi vida
  • Una radiografía para simbolizar “adiós a los problemas de salud”
  • Un montón de calorías… con el yogurín más apetecible que me encontrara por  allí

Pero como mañana es martes y se trabaja… todo el mundo se ha rajado en seguida… y a la una y media nos hemos encaminado hacia casa.
:-(

Al final lo más “emocionante” de la noche, ha sido mi conversación de whatsapp con Héctor manosgrandes. Porque justo cuando estábamos escribiendo los papelitos para quemarlos, me acordé de él… y se me ocurrió (en un alarde de locura-kamikaze de estos tan propios de mí) hacer un monigote que lo simbolizara y mandarle el siguiente mensaje:

san-juan-hector-manosgrandes-ligar-whatsapp

Buaaaaaaaaaaaahh!!! Pero si ya no opone ni resistencia!!!

Al principio de la noche dije “Para que este tío caiga necesito a todas las brujas del mundo conjurando al mismo tiempo. O un kilo de somníferos inyectables. Una de dos.”

Pero ahora estoy empezando a pensar que lo mismo no me hace falta tanto… Lo mismo con un par de cubatas también cae, eh?? Jijiji.
^_^