¡Martes! ¡Mañana descanso! Parece una tontería pero tener libre los miércoles me hace afrontar la semana de una manera mucho más optimista. Ya no me importa tanto tener que ir al gimnasio porque como sé que solo son dos días seguidos y después puedo descansar, eso hace que cambie mi perspectiva semanal totalmente. Tampoco me agobio cuando llego a casa por tener que poner lavadoras con la ropa del gimnasio, o fregar los cacharros, o lo que sea… porque como sé que a mitad de semana tengo una tarde entera libre, puedo dejarlo para ese día y vivir menos estresada el resto. Sin ir más lejos, hoy hemos ido al gimnasio por la tarde (porque a Enma la han llamado de la guardería para decirle que quieren que esta semana vaya los mediodías), y al salir a las nueve y cuarto de la noche, según íbamos de camino a casa, le he dicho que si quería ir a tomar una caña antes de ir a cenar y ha alucinado… porque hubiera sido algo impensable la semana pasada.

Al llegar a casa he visto que tenía una llamada perdida de mi hermana y se la he devuelto:

  • Hola ex-tulli. ¿Qué tal te va?
  • ¡Hola Adri! Jajaja. ¡Pues muy bien!
  • ¿Qué tal va esa rodillita?
  • Hummmm. Sigo andando sin muletas…
  • ¡Anda! ¿Entonces la tienes mejor?
  • Hummm… ¿Sabes qué? ¡¡Que estoy muy contenta porque me he dado cuenta de que en todo el invierno no me he pillado ningún catarro!!
  • Jajajajaja. Eso quiere decir que tienes la rodilla hecha un asco pero no piensas hablar de ello por lo de aplicar “El Secreto”, ¿verdad?
  • Jajajaja. Es que estoy supercentrada en ello otra vez… He decidido que todas las noches, antes de dormirme, voy a leer un capítulo, para meterme en la cama con las ideas frescas en la cabeza… a ver si se me asientan las ideas mientras duermo y me levanto cada día creyéndomelo un poco más. En cuanto acabe la serie que estoy viendo en la tele, me voy a la cama a leer otro poco.
  • ¿Qué serie estás viendo?
  • Elementary.
  • ¿Y de qué va?
  • Es como una adaptación moderna de Sherlock Holmes. Una versión bastante libre, porque con decirte de Lucy Liu hace de Watson… Pero mola mucho… estoy superenganchada. Es lo único que veo ahora por las noches.
  • Jajaja, Sandra, ten cuidado, que tú eres muy obsesiva y además se te pega todo. Acuérdate de cuando te aficionaste a ver House y luego tenías dolores y síntomas de todas las enfermedades del mundo…
  • Ains, es verdad… ¡Qué mal lo pasaba! Me metía todos los días en la cama con palpitaciones, dolores de cabeza, de hígado… o cualquier cosa que les pasara a los protagonistas. Recuerdo que la dejé de seguir cuando en un capítulo el protagonista veía doble y yo me di cuenta al ir a lavarme los dientes de que empezaba a ver un poco borroso.
  • Jajajajaja.
  • No te rías que lo pasaba fatal. Una vez hasta fui a urgencias porque pensé que me estaba dando un infarto. Llevaba todo el día con muchísimos dolores en el pecho… de estos que de dejan doblada y te cuesta hasta respirar. Me hicieron pruebas y el médico me dijo que estaba bien y que los dolores eran solo gases. Que lo raro era que tuviera más de cien pulsaciones en reposo y que si había estado sometida a alguna situación de estrés. Y le dije “¡Coño, claro! ¡Qué pensaba que me estaba dando un infarto! ¿Te parece poco estresante eso?”.
  • Jajaja.
  • Y otra vez en el trabajo fui al baño y me vi una pupila más grande que la otra y casi me voy a urgencias pensando que tenía algún tipo de derrame cerebral. Mi jefe flipó cuando me puse a un palmo de su cara, histérica, preguntándole si le parecía que tenía las dos pupilas del mismo tamaño.

  • ¿¿¿En serio???
  • Sí sí. Y entonces sí que estuvo por mandarme al médico… ¡¡pero al psiquiatra!!
Compartir:
Personajes: , ,