Post correspondiente al domingo 20 de diciembre.

Ayer vino Olga para pasar la semana de vacaciones que tiene por navidad. Desde que vive en las Islas Canarias solo viene un par de veces al año, así que, cuando está aquí, Maira, Nekane y yo intentamos aprovechar lo máximo posible para estar con ella. Como su avión llegaba después de comer,  quedamos con ella por la tarde-noche para cenar algo y luego salir de copas.

  • ¡Que ganas tenía de veros, chicas!
  • ¡¡¡Y nosotras a ti, Olgui!!!
  • ¡Gracias Maira!
  • ¿Hasta cuando te quedas?
  • Hasta el próximo fin de semana. El sábado por la tarde me voy, porque el lunes trabajo.
  • Jooooo, que poquito te voy  a ver esta vez… porque yo el miércoles me voy al pueblo a pasar la navidad con mi familia, así que ya no coincido más contigo.
  • Vaya :-(
  • A mi me pasa lo mismo que a Nekane. Me voy el jueves por la mañana y no vuelvo hasta el domingo.
  • Jolín. ¿Y tú, Sandra? ¿Tú te quedas aquí?
  • Yo sí. Además tengo vacaciones desde nochebuena hasta el día de reyes. ¡Dos semanas enteras!
  • ¿Y ya has pensado que vas a hacer?
  • Sí: ¡¡VIVIR!! Me he pasado todo el año comiendo mierda y ya me he cansado.
  • ¿Por qué dices eso?
  • Porque es verdad. La primera mitad del año me la pasé pringada con la edición y la publicación del libro. ¡Casi no salía de casa! Cuando no estaba escribiendo el libro o el blog, estaba haciendo los dibujos, cuando no hablando con editores, maquetándolo o haciendo gestiones para poder publicarlo. Me pasé meses durmiendo menos de 5 horas al día. ¡¡Terminé agotada!!
  • Ya. Es verdad que cuando te llamábamos nunca tenías tiempo de quedar.
  • Sí. Si me acuerdo que hasta te hiciste daño en los ojos de estar tantas horas delante del monitor.
  • ¡Sí! Y cuando terminé con el libro fue justo cuando empecé con la reforma del piso, así que otra vez pringada hasta arriba: moviendo todos los muebles de una habitación a otra para poder pintar las paredes, con la cocina y el baño desmontados para poder poner las losetas. ¡Si hasta estuve más de dos semanas con el frigorífico en el recibidor porque en la cocina no cabía, y casi un mes sin cortinas de ducha! Pasándome todo el día yendo a los centros de bricolaje mil veces a buscar cosas, con el pasillo lleno de botes de pintura, los armarios vacíos y toda la ropa metida en cajas… Que cada vez que iba a buscar algo no lo encontraba porque estaba todo patas arriba. No os hacéis a la idea de lo que es vivir más de dos meses así.
    2015-08-01 13.27.54
  • Uffff.
  • ¡¡No sabéis que estrés!! Y cuando por fin estaba terminando… ¡Van y me operan para quitarme el bulto de grasa de la rodilla! Otro mes y pico encerrada en casa sin poder salir hasta que empecé a recuperarme y a poder andar… ¡¡Menuda puta mierda de año!! ¡¡Hasta las narices estoy de estar encerrada entre cuatro paredes!! Así que este año me pienso resarcir… ¡¡No pienso pisar en casa!!
  • Jajajajaja.
  • Pues sí que estás cabreada…
  • No te haces a la idea. Si es que encima, con tanta reclusión y tanto estrés me he estropeado muchísimo… ¡estoy hecha un asco! Me noto la piel de la cara mucho más flácida. Y del cuerpo ni hablamos, claro, porque de no haber hecho nada de deporte me he quedado como un chicle, y ahora cuanto  me siento me duele todo, cuando me levanto me duele todo, tengo fatal las cervicales, la circulación de las piernas, subo las escaleras y llego ahogada… ¡¡Si es que estoy peor que mi abuela!!
  • ¡Que exagerada!
  • Que no soy exagerada, hostias. Que el otro día iba andando por la calle y me llamó mi hermana por teléfono, y se pensaba que iba subiendo una cuesta porque iba casi jadeando…
  • Joder…
  • Normal… si te pasas 16 horas al día sentada…
  • Jajajaja. Pues nada, nada… ¡a hacer deporte entonces!
  • Hombreee. En cuando me coja las vacaciones voy a empezar a mirar todos los gimnasios que pillen por mi barrio para ver a cual me apunto en cuanto empiece enero.
  • ¿Y el tai-chi?
  • El tai-chi no lo pienso dejar porque me viene muy bien para las rodillas, pero solo son 6 días al mes y ahora me vendría bien hacer algo más. Es una putada tener que apuntarme a tai-chi y aparte a un gimnasio, porque al final me voy a dejar una pasta… Pero es que ¡¡necesito hacer algo más aeróbico!!
    tai chi
  • ¿Y no puedes buscar un gimnasio en el que también den clase de tai-chi?
  • Sí, pero es que las clases de tai-chi de los gimnasios suelen una mierda. Son demasiado cortas y los monitores no suelen saber demasiado.
  • Ya. Con el yoga pasa lo mismo. No tiene nada que ver hacerlo en un gimnasio que en un centro especializado.
  • Sí, es verdad.
  • A mí se me ocurre una actividad muy aeróbica, que también es muy placentera… y te saldría gratis.
  • ¿Correr?
  • Sí. Pero a cuatro patas… Jajajaja.
  • Jajaja. ¡Esa también me gusta a mí! Yo creo que es tu mejor opción.
  • Nos ha fastidiado… Vosotras dos lo veis muy fácil porque tenéis con quién practicarlo, pero me parece a mí que a Nekane y a mi nos toca pagar gimnasio si queremos evitar que se nos caiga el culo, porque como dependamos de lo que ligamos para mantenernos en forma… podemos terminar con un cuerpo de botijo que flipas. Pero si este año hasta me han caducado condones ¡¡¡A MI!!! ¡¡Que jamás me había caducado ninguno ni siquiera teniendo de mil tallas diferentes!!
  • Jajajaja.
  • Jajajajaja.
  • ¡Pero es que últimamente casi no salimos de fiesta! Podemos empezar a salir más para buscar muchachos dispuesto a ayudaros en la ardua tarea de poneros el culo en su sitio, jajaja.
  • Hummmm. Me parece bien. ¿Cuando empezamos?
  • Yo pienso empezar a buscar desde hoy mismo, a ver si cierro diciembre remontando un poco la estadística del resto de meses… ¡porque madre mía que desastre de año!
  • Calla calla, que si echo yo cuentas del tiempo que llevo sin liarme con un tío… me pongo a llorar.
  • Yo este año solo tengo dos propósitos: una es el “proyecto culo como una piedra” y la otra es “12 meses, 12 maromos”.
  • Jajajajaja.
  • Y el segundo pienso cumplirlo a rajatabla ¡¡aunque para ello tenga que abrirme una cuenta en Badoo!!
  • Jajajajaja.
  • Joder… ¿A ese punto llegamos? Pues sí que estás mal, jajaja.
  • Yo lo de ligar por internet tampoco lo veo. A mí me va más lo de interactuar en persona.
  • Coño, ¡y a mí! Lo de Badoo es el plan B por si no funciona el A, que es buscar tíos en vivo y en directo.
  • O por si los que nos encontramos son unos estrechos. Porque visto lo visto… prfffff.
  • Ya te digo. Después de lo que os pasó la última vez que salimos con aquellos jugadores de balonmano, ya no sé que pensar… jajajaja.
  • Es verdad, leí algo de eso en el blog la semana pasada. ¿O sea que al final los tíos que visteis sí que eran jugadores de balonmano?
  • Sí.
  • ¿Y qué fue lo que os pasó?
  • Pues que fuimos al bar donde los habíamos visto meterse. Al entrar, Sandra se tropezó contra uno de ellos y al final terminamos hablando con todos. Ya sabes como son Sandra y Nekane, que en seguida se ponen a hablar con cualquiera…
  • ¿Te tropezaste contra uno de ellos? Así… ¿de casualidad?
  • No. De casualidad no, jajajajaja. Tan torpe no estoy todavía ;-)
  • Jajajajaja.
  • Definitivamente tenemos que salir más de fiesta, porque yo todavía tengo mucho que aprender de Sandra.
  • Jajaja.
  • Tenías que haberlas visto a las dos cuando fuimos a la barra. De repente dice Nekane: “Que mono es el rubio. ¡Me lo pido!”. Y Sandra “Pues yo me pido al moreno de barbita que parece medio-árabe”. Parecían dos niños pequeños mirando el catálogo del Toys “R” us.
  • Jajajaja. Sandra y los árabes… Cuando vinieron Nekane y ella el año pasado en carnavales, se pasó toda la noche detrás de un camarero que parecía salido de “La pasión turca”… pero como estaba trabajando no le hizo mucho caso.
  • Este al principio tampoco le hacía caso. A veces nos parecía que la miraba con ojines, pero cuando Sandra le intentaba hablar, se piraba.
  • Sí… Hasta que se puso a hablar con otro de los jugadores, y entonces sí que empezó a hacerle caso.
  • Prffffff. Otro perro del hortelano… Con todos te pasa lo mismo. Desde luego hija, que ojo tienes.
  • Ya te digo.
  • Me dijo que si quería cuando nos fuéramos me acompañaba a casa. Así, sin venir a ton de nada. Yo me quedé un poco flipada, pero pensé: “Mira, que bien… que voy a estrenar mi lámpara de ambientación de puticlub con Hassan”.
  • Jajajajaja. ¿Se llamaba Hassan? ¿En serio?
  • No. Se llamaba Iñigo, o Ivan… o algo así. Pero yo le llamaba Hassan porque le pegaba más.
  • ¡Se llamaba Iñaki!
  • Bueno, lo que fuera.
  • ¿Y al final te acompañó a casa?
  • Sí. Estuvimos con ellos hasta que cambiaron de bar… Y al salir, él y yo nos fuimos para casa. Se pasó todo el camino agarrándome de la cintura, contándome su vida, preguntándome cosas… No sé, me pareció muy majo pero un poco moñas…
  • Otro como el que quería ir a ver las estrellas… jajajaja.
  • Pues sí. Un poco de ese estilo, la verdad.
  • Jajajaja.
  • ¿Y al final que pasó?
  • Pues que cuando llegamos a mi portal, le metí morro, empezamos a liarnos… y cuando fui a abrir la puerta para subir a casa, va y me dice “Bueno, pues yo me voy para mi casa, que estoy muy cansado. Buenas noches”.
  • ¿¿¿CÓMO???
  • Tal cual. Y yo le dije “Pues si estás cansado, quédate en mi casa que te pilla más cerca…”
  • Jajajjaja. No pierdes comba, ¿eh?
  • ¿Ves como tengo mucho que aprender de ella?
  • Uy sí. Sobretodo porque me dijo que no y se piró dejándome con un palmo de narices.
  • Jajaja. ¿Pero me lo estás diciendo en serio?
  • Hombre, que te lo digo en serio. Dijo que “mejor otro día”, se dio la vuelta y se piró. Se me tuvieron que quedar los ojos como platos.
  • Jajajaja. No me extraña… ¿Pero por qué siempre pegas con los tíos más estrechos del mundo?
  • No lo sé… ¿Pero tú ves normal que me diga que me acompaña a casa para darme cuatro morreos en el portal de y marcharse?
  • Hombre… con quince años sí es normal, pero con treintaycinco castañas ya… pues la verdad es que no, jajajaja.
  • Mi teoría es que ese tío tiene novia fijo.
  • ¿Y para qué cojones me acompaña a casa?
  • No sé. Pero eso lo hacen muchos tíos. Le molarías y al verte hablando con el otro se pondría celoso… pero a la hora de la verdad le entraría cargo de conciencia y se piró. Una amiga mía es especialista en eso. Parece que tiene un radar para los tíos con novia.
  • De todas maneras a Sandra le pasan unas cosas… Ya le pasó una vez lo mismo con el tío aquel que fue a su casa a “desayunar” y al final se marchó sin “comer” nada de nada, jajajaja.
  • Jajajaja. ¡Es verdad!
  • Bueno, esta noche buscamos chicos nuevos para ver si consigues remontar el año.
  • Remontar el año ya a estas alturas es imposible.
  • Bueno mujer, que todavía quedan días…
  • Sí, ¡¡doce!! :-(
  • Mira… como los maromos de tu propósito de año nuevo, jajajja.
  • ¡Brindemos por eso!
  • ¡Chin chin!

brindis-navideño