Anoche me tocó cambiar de rutinas del BBG por otras más duras.

Bueno, en realidad, tenia que haberlas cambiado hace dos semanas, pero como al principio estaba en tan mala forma física y las dos primeras semanas no conseguí hacer ni la mitad de los ejercicios, decidí seguir otras dos semanas más haciendo lo mismo antes de subir de dificultad.

Puede que por no haber subido la intensidad, estas dos últimas semanas no he notado tanta evolución como las anteriores. Pero aún así, este el resultado después de estas seis semanas siguiendo las pautas de nutrición que os conté ayer en el post “Adelgazar comiendo” y el programa de ejercicios del BBG.

¡Fijáos que pasada de diferencia en la cintura y en los muslos y las caderas! Y porque la celulitis en la foto no se nota demasiado… ¡¡pero se me está quitando un montón!! No tengo ni la mitad que al empezar… ¡pero ni la mitad!

Como véis ya me voy atreviendo a ir subiendo fotos cada vez con menos ropa… aunque solo en las que estoy de frente, porque a subir en las que estoy de culo todavía no me atrevo, jajaja. Y eso que, cuando hace dos semanas, subí fotos desde todos los ángulos ya vistéis que de frente era en las que menos se me notaba el cambio, y en las del culo era en lo que más diferencia había.

Así que si ya os parece cambio al ver estas… cuando me atreva a subir las del culo en bragas, vais a flipar.

Dadme otras seis semanas más, porque al ritmo al que se me va cambiando la forma del cuerpo, dentro de poco creo que no voy a tener ningún reparo en subir fotos con el culo al aire… y hasta de ponerla de foto de portada sin me apuráis. 😜

 

También es verdad que no todo se lo tengo que agradecer al ejercicio… porque también estoy controlando mucho más la alimentación, y como os decía ayer la alimentación es un 80% y el ejercicio un 20% de los resultados.

De hecho, otras veces que he hecho más estricta la dieta que os contaba ayer, he notado ya un deshinchamiento y pérdida de volumen similar a la que veis en estas fotos. Así que el milagro no es hacer solo el ejercicio, evidentemente (por eso Kayla Itsines, la creadora del programa BBG, vende el libro de nutrición junto con el de los ejercicios).

La diferencia es que otras veces, al hacer la dieta, me deshinchaba mucho y adelgazaba… pero tenía la misma forma del cuerpo y seguía igual de fofa o más, pero esta vez noto que la forma del cuerpo está diferente: los muslos están más tonificados, ya no se tocan entre ellos, el culo está más levantado, la cintura se me está estrechando… y como os decía antes , tengo menos celulitis. Esas cosas controlando solamente la alimentación no se consiguen.

 

Ojo, cuando digo que estoy controlando la alimentación no significa que  esté comiendo menos, ¿eh? De hecho para la mayoría de la gente que conozco, suele significar más bien lo contrario. ¿Os resulta difícil de creer? Pues en el siguiente post “Comer poco y mal” os explico con un ejemplo muy sencillo, porqué en el caso de las calorías, se cumple la regla de “menos son más”.

 

Posts relacionados: