Esta mañana he ido con Enma a comprar las cosas que necesitaremos mañana para hacer los disfraces de cazafantasmas. O sea: los monos, papel de aluminio, dos rollos de cinta americana, cinta aislante, tubos para las mangueras… y un montón de botes de “mocos verdes” para hacer el atrezzo.

Mientras hacíamos las compras, evidentemente, hemos estado comentando la noche de ayer.

  • ¿Qué tal acabarían anoche la fiesta los chicos? —Pregunté yo—.
  • Pues no creo que terminaran muy animados, la verdad, porque con toda la tensión que hubo por culpa de esas dos petardas, no creo que consiguieran remontarlo.
  • Ya… la verdad es que no fue nada agradable. Se notaba que estábamos todos superincómodos. Pero lo que me jode es que…

  • Hummmm. No sé yo si la dependencia que tiene Diego de Paula será tanta como todo el mundo dice…
  • ¿Qué quieres decir?
  • Pues que todos dicen que siempre defiende a Paula a muerte porque la adora… pero yo no tengo tan claro que la adore tanto… Es más ni siquiera tengo claro que esté a gusto con ella, porque anoche hubo un momento en el que Diego…

  • Por cierto… ¡qué gracioso estaba ayer Javi! Jajaja. ¡Menudas fichas te estuvo metiendo! Cada cual mejor, jajaja. Estaba completamente desatado…. para lo que es él.
  • Joder, calla… que yo lo pasé fatal. Es que encima siempre coincidía que Diego estaba delante, prfffff. Que mala suerte, no me jodas…
  • Puede ser mala suerte… o puede ser que Javi estuviera marcando el terreno…
  • O_o ¿Tú crees que pudo haberlo hecho a posta?
  • Jajaja. No lo sé, pero no lo descarto. Pero vamos…

  • Joder Sandra, si es que, por si fuera todo poco complicado ya… encima lo vas complicando tú más.
  • Ains… pero no me riñas encima, jo :-(

 

Compartir: