Ayer escribí un artículo sobre la investigación que hice para descubrir si realmente los supermercados nos estafan poniendo un menos peso de los productos del que indican en la etiqueta… y la conclusión fue que no, no ponen menos peso del que pone en las bolsas…
Así que podemos decir que no nos estafan con el peso… de esa manera.
Lo hacen de una forma menos evidente!!!!

Evidentemente si un supermercado vende productos que pesan menos de lo que está marcado en la caja… es denunciable y pueden tener multas bastante cuantiosas por ello.
¿Cúal es la solución entonces? Pues vender el peso que marca el paquete!!!
Obvio, no?

Pero claro… el que hace la ley hace la trampa…
Y como normalmente todos nos fiamos de la experiencia y de la costumbre… usan eso en nuestra propia contra.

Por ejemplo:

  • Si hacer paquetes de 900 gramos de azúcar, en vez de de 1 kilo… y los pones al lado de los demás a un precio parecido… es muy difícil que alguien se de cuenta… porque todos damos por hecho que el azúcar viene en paquetes de un kilo… de toda la vida!!!
  • Si envasas 10 huevos y pones en el cartón “Decena de huevos medianos”, seguramente de 10 personas que lo lean, al menos 9 leerán “Docena” en vez de “Decena”… por el simple hecho de que no te esperas que pueda poner otra cosa… Y seguramente hasta que no llegues a casa no te des cuenta de tu error… Y puede que ni siquiera entonces!!

Esos engaños son los más “evidentes”.
Pero los hay todavía peores…

Hace ya muchísimos años que a los pollos y al ganado les inyectan hormonas femeninas para que retengan líquidos. Con eso consiguen que de un kilo de carne que compras… un gran volumen sea agua… aunque tú lo estés pagando a precio de carne.
Esta estafa es evidente cuando intentas freír esa carne y suelta agua (la carne de verdad NO hace eso!!!) o cuando la asas y se queda en la mitad.
Lo que pasa es que muchas veces estamos taaan acostumbrados a que todo sea así, que ya parece que es hasta normal… igual que comprar productos de consumo inmediato que llevan conservantes, o fruta que no huele ni aunque te la pegues a la nariz… cuando de normal no tiene nada.

Pero el truco de “inflar” los productos con sustancias más baratas no se queda ahí, evidentemente… porque ¿Para qué te vas a conformar con incrementar la carne con un 5% de agua… pudiéndola inflar un 20%??
¿¿Y con qué la inflan?? Pues principalmente con leche de vaca y soja transgénica.

Hace unos años me hice un test de intolerancia alimentaria (para los que no sepáis lo que es, lo conté en este post: Test de intolerancia alimentaria) y me salió que soy intolerante (entre otras cosas) al trigo y a la leche de vaca.
Yo pensaba que me iba a resultar muy difícil encontrar productos elaborados que no llevaran trigo… pero para mi sorpresa no me costó casi nada.
No me costó esfuerzo, digo… de dinero es otra cosa… Porque con esto de que cada vez hay más celíacos, hay muchos productos que ya no llevan harinas añadidas… o llevan harinas de otros cereales. Pero claro, son más caros.
De hecho yo me gasto en comida más del doble que el resto de mis compañeras de trabajo, por la diferencia de precio que hay entre la comida sana y la industrial.

Y es que eso es algo que también he ido aprendiendo: cuanto más sano y menos ingrediente tiene un producto… más caro es.
Eso dicho así, parece evidente que si algo no está “engordado” con mierdas… es normal que sea más caro.
En el caso de la carne por ejemplo, cuesta el doble si la quieres comprar de animales alimentados con vegetales en vez de con huesos de otros animales machacados (sí sí tal cual suena… que yo por ejemplo conozco gente alérgica al pescado -y juro que es verdad- que no pueden comer pollo porque como alimentan los pollos con harinas de pescado triturado, les dan alergia por transferencia).
¿¿¿En qué mundo de locos vivimos??? Pollos que comen pescado???? EN SERIO???

Pero claro, a ver quien se puede permitir comprar solo pollos ecológicos. Eso no hay sueldo que lo aguante.

En otros productos, la diferencia de precio es aún más absurda: una latilla de anchoas en aceite de girasol no suele llegar a 1’90 aproximadamente. Y en aceite de oliva suelen costar 2,90.
¿Qué cantidad de aceite de oliva lleva una latilla que no llega a los 50 gramos para tener una diferencia de un euro en el precio?? MEDIA BOTELLA????

Más absurdo me parece aún cuando el producto es exactamente el mismo (misma procedencia, misma calidad), pero encima el que tiene menos proceso de producción es el más caro.
Ejemplo evidente que podéis comprobar en todos los supermercados: los paquetes de almendras: las crudas son las más caras, las tostadas son algo más baratas que las crudas, y las fritas las más baratas de las tres.

Lo mismo pasa con las bebidas.
Que alguien me explique por ejemplo como puede costar lo mismo una botella de agua mineral (que el único proceso que lleva es el embotellado)  que una de coca-cola.

 

En fin. Lo que había empezado a decir es que cuando empecé a mirar los ingredientes de todo… por si acaso entre los ingredientes había trigo… me di cuenta de que lo que en realidad está en todos los productos es la lactosa!!!!

Si no estáis acostumbrados a mirar los ingredientes de las cosas, os sorprendería saber todo lo que lleva lactosa: Como lo usan como conservante lo lleva TODO!!!! Hasta el jamón serrano. El ibérico también!!!
Yo por ejemplo en la charcutería solo puedo comprar jamón, cecina y una marca en concreto de pechuga de pavo… porque todo lo demás (absolutamente todo, lleva la mierda de lactosa entre los ingredientes.

Luego nos extrañará que cada vez la gente sea más intolerante a la lactosa… ¿¿Cómo no lo vamos a ser??? Si nos ceban con ella!!!!
O más gente alérgica, o con asma!!! Si se sabe desde hace ya mil años que la leche de vaca potencia muchísimo las mucosas y las alergias.

Como yo llevo ya muchos años mirando las etiquetas, a mí encontrarme que el chorizo o las hamburguesas llevan lactosa ya ni me sorprende… pero un día mirando en Mercadona la sección de carne congelada (la estaba mirando mientras una amiga con la que iba compraba carne para ella, porque yo JAMÁS compro carne envasada), me puse a leer los ingredientes ya por inercia y me di cuenta de que LA CARNE NO ES CARNE… SI NO PREPARADO DE CARNE!!!!

En el caso de los filetes de ternera al leer los ingredientes pone: 71’4% de carne de vacuno
¡¡¡Solamente tres cuartas partes!!! TRES CUARTAS PARTES!!!!!
Y el resto es MIERDA!!!!

carne de mercadona vacuno

Y los filetes de lomo de cerdo son todavía peor!!!! Solo un 64’5% es carne de cerdo!!!!
O_O

escalopin-lomo-de-cerdo-mercadona

Me parece BRUTAL que apenas poco más de la mitad de lo que parece un filete, lo sea!!!

 

Tengo que puntualizar que yo esto solo lo he visto en Mercadona (aunque también es verdad que ya os he dicho que no voy mirando ni comprando carne envasada. Esto lo ví de pura casualidad)

Aún así, hay muchas cosas que sigo comprando en Mercadona… porque aunque la carne me parezca una birria, tiene bastante variedad de productos libres de trigo y sobretodo porque no usan soja transgénica para elaborar ninguno sus productos. Y yo con eso sí que tengo muuuucho cuidado, porque después de estudiar Salud Ambiental y hacer mi proyecto final sobre los transgénicos, tengo muy claro que si puedo, huyo de ellos como del demonio.

Los que os preguntéis “¿Y cómo se si un producto lleva soja trangénica?”. Es muy fácil, si no especifica nada: es transgénica. Si no es transgénica ya se encargan en poner bien claro en el envase “Elaborado con soja no transgénica” o “Elaborado con soja no modificada genéticamente”.

 

Conclusión: Mirad o preguntad SIEMPRE SIEMPRE los ingredientes de las cosas… por absurdo que parezca preguntarle al charcutero por los ingredientes de algo que en teoría es “pechuga de pavo”  :-(