En lo que va de semana no he podido salir ningún día de trabajar antes de las nueve de la noche, y eso que cada día llego un cuarto de hora más pronto a la oficina. Hoy en concreto he entrado a las ocho media de la mañana y aún así no he salido hasta las nueve y diez. Quería haber pasado por el supermercado a comprar yogures para desayunar, porque se me habían terminado, pero cuando he llegado hasta allí, ya estaba cerrado. Cuando por fin he llegado a casa he cenado una sopa (la última ración que me quedaba de la sopa que hice el sábado) y me he tirado a ver la tele, sabiendo que no voy a tener cena para lo que queda de semana, ni fuerzas para hacer más. Normalmente siempre enciendo el ordenador por la noche para cotillear un rato lo que se cuece por Facebook y chatear con Enma… Pero estos días no he tenido ganas ni siquiera para hacer eso. Solo he hablado con ella por Whatsapp durante la media hora en la que estoy haciendo bicicleta estática porque es el único momento del día en el que tengo tiempo. Y claro, pasar de estar hablando todo el día a no hacerlo más que media hora, se nos hace un poco raro a las dos… Por eso, esta noche, la he llamado cuando he terminado de cenar:

  • Churri, solo te llamo para decirte que si me muero cualquier día de estos, que sepas que te he querido mucho…
  • Jajaja. ¿Tan duro es el gimnasio?
  • No. ¡¡Es peor!! Tía, esto es una puta pesadilla. ¿Tu sabes lo que es pasarse tres horas al día ahí metida? Y encima haciendo ejercicios de rodilla, que me cuestan la vida…
  • Jo, lo siento por ti… Pero piensa que lo haces por ponerte mejor.
  • Ya… Por eso sigo yendo, porque si no… Prffff.
  • ¿Por lo menos hay algún tío que esté bueno?
  • ¡Qué va! Ni uno. En fin… ¿Y tú? ¿Qué tal en la guardería?
  • Muy bien. ¡Me encanta! Es que es un trabajo muy guay y hay muy buen ambiente. Es una pena que no necesiten a nadie a jornada completa y que la semana que viene ya no vaya a tener que ir todos los días…
  • Ya, bueno… Lo mismo más adelante, en verano, cuando se vayan de vacaciones algunas de las otras chicas…
  • Eso sí.
  • ¿Y qué más? ¿Alguna otra novedad?
  • Sííííí. Que me ha estado escribiendo Paco-Will por Whatsapp…
  • ¡Es verdad! Que el otro día os distéis los teléfonos… ¿Y qué te cuenta?
  • Pues vas a flipar… Me ha empezado preguntando que por qué nos marchamos tan pronto el domingo…
  • ¡Pero si él se había ido antes!
  • Sí, pero parece que luego volvió.
  • Ah, pues al decir que se iba yo pensé que es que se marchaba ya para casa.
  • Y yo. Pero se ve que lo entendimos mal… Pero escucha, que lo bueno viene ahora, porque después de preguntarme que por qué nos fuimos tan pronto, me ha puesto “Si te hubieras quedado un rato más, podíamos habérnoslo pasado guay. Casi casi tan bien como Pili que la última vez que la vimos se estaba enrollando con un jugador de rugby, dándolo todo, la muy golfilla”.

  • ¿¿Cómo?? ¿¿¿Que Pili se estaba liando con un jugador de rugby??? Supongo que sería con el viejoven ese de cara colorada con el que estuvo hablando toda la tarde. Pero… ¿¿¿seguro que se estaban enrollando???
  • ¿A que te has quedado loca?

El motivo por el que nos pareció tan raro es porque Pili es la más estrecha de las cuatro con diferencia. Mucho más que Enma… muchísimo más, en realidad, porque lo que le pasa a Enma es que es un poco tímida y una romántica empedernida… pero a Pili es que ni siquiera le gusta nunca nadie. A veces hemos llegado a pensar que es asexual, porque ni siquiera parece que ningún tío le atraiga ni físicamente. Ella dice que lo único que le pasa es que es muy insegura.

  • Joder… me he quedado flipada —le dije sin acabar de creérmelo—.
  • ¿Le preguntamos por el grupo?
  • No sé… lo mismo le parece mal. Si no nos lo ha querido contar ella…
  • ¿Y por qué le va a parecer mal? Ella bien que pregunta siempre, no te fastidia…
  • Jajaja. En eso tienes razón. Pues venga… ¡dale!

Le hemos escrito en el grupo y solo ha respondido: “¡Ains! Sí. Ya os contaré en persona”.

  • Pues vaya… Está claro que a está tía sacar información le encanta… pero lo que es darla ya es otra historia, ¿eh?
  • Si no llega a ser por el mensaje que me ha mandado Paco-Will para decírmelo, ni nos hubiéramos enterado.
  • Oye.. Y ahora que lo pienso ¿No te parece un poco raro que Paco-Will te haya escrito solo para informarte de eso?
  • Pues ahora que lo dices… un poco sí, la verdad.
  • A ver, relee el mensaje otra vez…
  • “Si te hubieras quedado un rato más, podíamos habérnoslo pasado guay. Casi casi tan bien como Pili que la última vez que la vi se estaba enrollando con un jugador de rugby, dándolo todo, la muy golfilla”.
  • ¿Son imaginaciones mías o lo que está insinuando es que vosotros también os podíais haber enrollado?
  • O_o

 

Compartir: