Hace un rato me ha llamado mi hermana:

  • Hola, Sandri. ¿Te pillo mal? ¡Es que tengo una cosa para contarte que te va a encantar! Jajaja.
  • Iba a hacerme la cena pero puedo esperar…
  • ¿Te acuerdas que te dije que me iba a apuntar al gimnasio? Pues hay un par de chicos que van a la misma hora que yo y que son los típicos cachas que se tiran la tarde exhibiéndose de un lado para otro y hablando de pastillas para sacar más músculo y cosas así… que me encanta escucharlos porque me parto con las conversaciones que tienen. Es como estar dentro de un programa de “Mujeres y hombres y viceversa”… El otro día, uno de ellos le estaba contando al otro que había conocido a una tía el fin de semana y que se la había tirado… pero que no pensaba repetir porque no le había gustado porque tenía las tetas pequeñas… Y el otro le decía todo serio “Ya. Yo es que siempre digo que hay que buscar a tías con las tetas grandes… Porque total, coño tienen todas”. Pero lo decía todo serio, ¿eh? Y el otro le contestaba, también todo serio: “Claro tío, no lo había pensado nunca pero tienes razón”.
  • Jajaja.
  • Yo me meaba… ¡Qué personajes! Pero lo mejor es que llega el de la teoría de las tetas grandes y le dice al otro algo como “Es que a mí si tienen las tetas pequeñas no se me pone igual de dura, porque no me motivan tanto”. Y le contesta el otro “A mí lo que no me gusta nada es que tengan el culo grande. Porque si te estás follando a la tía a cuatro patas y tiene el culo grande, te ves la polla muy pequeña”.

  • ¿CÓMOOO? Jajajaja. ¡Ay, por favor!
  • Me pasé la tarde haciendo los ejercicios que pillaban más cerca de ellos para escucharlos, porque es que me moría de la risa…
  • Es que lo de que no le guste follarse a tías que tienen el culo grande porque al mirarse la polla se la vea pequeña en comparación… me parece que abre un nuevo nivel de narcisismo.
  • Pero que lo decía todo convencido, ¿eh? “Es mejor que tengan el culo pequeñito porque así te ves la polla más grande mientras te la tiras”. Y el otro lo miraba como si fuera una idea de la hostia y decía “Claro claro, es verdad”.
  • JAJAJAJAJA.
  • Yo hubo un momento en el que te juro que pensé hasta que podía ser una cámara oculta, así que imagínate el nivel. Se lo tienes que contar a Toni, a ver qué opina él de esto.
  • Prfffff. No sé nada de él desde hace mil años. Lo he intentado llamar un par de veces pero no me lo ha cogido. Me lo apuntaré para contárselo las Navidades que viene, porque a este paso será cuando lo vea.
  • Jajaja. Pues sí, apúntalo, porque si sigo coincidiendo con estos en el gimnasio vas a tener otras veinte teorías parecidas para contarle.

¡Qué fuerte me ha parecido lo de los culos grandes y las pollas pequeñas! En la vida se me hubiera ocurrido que alguien pudiera estar pensando en esas cosas mientras está echando un polvo. Conmocionada me hallo.

Compartir:
Personajes: , ,