Para no hacerme peor sangre con el tema de Pili y sus folleteos a pelo, preferí darle un poco de humor al asunto:

  • En fin. Por lo menos no te propuso metértela por el culo… porque después de follar a pelo hubiera sido la segunda propuesta más original de la historia…
  • (Patri) Jajajaja. Es verdad.
  • (Enma) Pues teniendo en cuenta que Pili no sabe decir que no, ten claro que hubieran terminado haciéndolo así. Lo bueno es que por esa vía por lo menos sabes que el embarazo no va a ser un problema. Solo estás expuesta a que te peguen unas cuantas decenas de enfermedades de transmisión sexual que tienen mucho peor remedio y te pueden joder bastante más la vida que un embarazo… pero el embarazo lo evitas —dijo Enma que parece que estaba tan indignada por el tema del sexo no-seguro como yo—.
  • (Pili) Uffff. No creo que yo fuera capaz de dejar que me la metieran por el culo… ¿Es muy diferente?
  • (Patri) Joder. Sí… No tiene nada que ver…
  • (Pili) ¿Y qué se siente?
  • (Patri) Uffff, ¿y cómo te lo explico yo? Es como más… hummm… como que cabe más justo. Demasiado justo, de hecho. Y además es como menos húmedo, y más… hummm… suave…
  • Es una diferencia como de meterte un dedo en la boca a metértelo por la nariz —sentencié yo—.
  • (Patri) JAJAJAJAJA. Sííííí. ¡Exactamente es eso!
  • (Enma) Jajaja. Tal cual.
  • (Pili) Creo que no lo acabo de entender muy bien…
  • (Patri) Pues no puede estar mejor explicado con menos palabras, jajajaja.
  • Eso sí, si algún día te da por probarlo te recomiendo que sea con un tío que la tenga pequeña, porque es mucho más fácil.
  • (Patri) Sí, de hecho es la única manera de aprovechar las chorras que son tan pequeñas que no te enteras cuando te las meten por otro sitio.
  • Es verdad. Pero claro… eso ya depende de si te gusta o no… Porque a muchas tías no les gusta nada.
  • (Patri) A mí sin ir más lejos no me gusta demasiado. Pero vamos, independientemente de eso, mi recomendación es que nunca jamás dejes que se te corran dentro… Porque en las películas puede quedar muy bien, pero eso es porque cortan la escena y no ves lo que pasa luego. Pero en la vida real cuando después te pones de pie, al ir andando vas chorreando semen. Pero no a la media hora, ¿eh? Que te puede pasar al día siguiente mientras vas a trabajar tan tranquilamente y de repente notas que se sale un pringue viscoso y te empieza a escurrir por el muslo abajo… ¡Y no veas qué asco da cuando pasa eso!
  • Agggggg. ¡Calla, joder! Que yo estaba cenando y encima hoy tengo puré… cremoso.
  • (Patri) Jajajaja.
Compartir: