Esta tarde estaba tomando unas cañas con Patri y Enma (hoy Pili no podía quedar)… cuando me ha llamado mi hermana para decirme que estaba de compras por el centro con su mejor amiga Lorena y que si nos parecía bien se reenganchaban con nosotras y así, ya de paso, saludaba a Enma y Patri y les felicitaba la navidad. Nos ha parecido bien, así que al rato han aparecido en el bar en el que estábamos.

Patri estaba toda indignada haciendo una recopilación de sus últimos fracasos sexuales (que si el tío que la tenía como un dedo de pequeña, el que la tenía del tamaño de una botella de litro y medio, el picha de goma, etc.) y las cosas tan raras que tenía que hacer para conseguir sacar algo de provecho con ellos, cuando Lorena dijo:

  • (Lorena) Yo lo que tengo que probar es una cosa que me dijo el otro un amigo, que comentó que a él le mola mucho hacerlo con un condón que previamente has rellenado con garbanzos, porque así se nota el movimiento de los garbanzos y es una sensación muy guay…
  • (Enma) ¿Cómoooooo?
  • (Patri) ¿Un condón lleno de garbanzos? ¿Alrededor de la polla, dices?
  • (Lorena) Sí, jajaja. A mí no se me habría ocurrido nunca.
  • ¡Eso tiene que ser mentira!
  • (Lorena) No creo… no sé. Él me lo dijo muy convencido.
  • Te digo yo que eso es imposible, porque para empezar los garbanzos tienen un piquito que con el movimiento se te tiene que clavar en la polla y tiene que molestar a la fuerza. Y segundo… que el condón se tiene que romper en el primer meneo, ¡exactamente por lo mismo!
  • (Lorena) Anda… ¡es verdad! ¡No lo había pensado!
  • (Enma) Todavía si lo hiciera con alubias, que no tienen bordes…
  • (Patri) Jajajaja.
  • (Lorena) Jajajajaja.
  • (Adri) Pero si es que además eso tiene que hacer daño, ¿no? Aunque no tenga picos… a mi me parece que les tiene que molestar ahí algo tan grande y tan duro moviéndose para todos lados…
  • (Enma) Pues sí. Si fuera algo más pequeño como lentejas o semillas…
  • Jajaja. Esta conversación en la más surrealista que hemos tenido en meses, y mira que el listón estaba alto…
  • (Patri) Pero además… a ver… que yo no entiendo como va esto… ¿Se pone el condón y luego va metiendo dentro los granos uno a uno, empujándolos con un dedito desde el borde para dentro?
  • (Lorena) No sé… a lo mejor primero llena el condón con los garbanzos y luego se lo pone…
  • (Patri) Pero entonces quedarían todos a la punta… Y luego tendría que ir repartiéndolos… ¿no?
  • (Adri) Ufffff, eso tiene que ser muy difícil…
  • (Lorena) Jajajaja, yo que sé…
  • Yo aquí veo muchos vacíos…
  • (Patri) Joder… pues yo ahora tengo intriga… ¡esto hay que probarlo!
  • Conmigo no contéis, que yo este experimento sí que no pienso hacerlo.
  • (Adri) Jajaja. Es que aunque quisieras yo no creo que los tíos se presten fácil a hacer semejante cosa…
  • Nos ha jodido… Yo desde luego no me dejaría. Te lo digo desde aquí.
  • (Patri) ¡Pues yo con la duda no me quedo!
  • Pues tú me dirás cómo piensas probar eso…
  • (Patri) ¡Podíamos quedar todas mañana en casa de Sandra, y hacemos la prueba con un vibrador!
  • (Enma) Jajajajajaja.
  • ¿¿Pero lo estás diciendo en serio, tía loca??
  • (Patri) ¡Qué sí, joder! ¿¿Tenemos algo mejor que hacer??
  • Pues… no.
  • (Patri) ¡Pues hale! Voy a mandarle un Whatsapp a Pili para preguntarle si ella también puede venir.
  • (Enma) ¡A mí me parece bien!
  • (Adri) Sandra… ¿tienes cerveza suficiente o hay que llevar más?

No entiendo cómo podemos hacer unos planes cada vez más surrealistas…
¿En serio hemos quedado en mi casa para ver cuál es la mejor manera de ponerle a un vibrador un condón relleno de garbanzos? O sea… ¿en serio?Todavía no doy crédito…

Compartir: