Anoche iba a escribir la primera parte de la historia del surfista… pero recibí una llamada que me dejó en shock, y ya no fui capaz de escribir nada.

Era la Bolli:

  • Hola neniiii, ¿qué tal?
  • Muy bien, guapa. ¿Y tú?
  • Aquí, escribiendo un post. Que he salido tarde de trabajar y en lo que he cenado y no, acabo de ponerme ahora…
    bloguera
  • ¿Tan tarde? ¡Pero si son las once de la noche! ¿A qué hora sales de trabajar normalmente?
  • Pues en teoría a las seis, pero entre pitos y flautas no suelo salir antes de las ocho casi ningún día. Eso si no tenemos algún marrón y me toca quedarme hasta las nueve y media o más tarde…
  • Hummmmm. Pues eso puede tener fácil remedio… porque yo te llamaba precisamente para proponerte que te vengas a trabajar conmigo.
  • ¿Cómo? ¿Me lo estás diciendo en serio? ¡Pero si yo no tengo ni idea de publicidad, ni de marketing, ni de eventos, ni de nada de lo que haces tú! 😱😱😱
  • ¡Pero puedes aprender! Yo ahora mismo necesito a alguien que se encargue de la parte más técnica y he pensado que sería un puesto perfecto para ti… Porque aunque digas que no sabes nada de marketing, mira todo lo que has conseguido con tu blog. Has llegado a muchísima gente, has publicado un libro que ha sido uno de los más vendidos de Amazon el año pasado… ¡Eso es marketing puro! ¡Estoy segura de que te gustaría un montón el curro!
  • No, si yo también estoy segura de que me gustaría, pero… hostia, es que es un cambio muy grande.
  • Sí, pero ¿no crees que sería un cambio a mejor?
  • Pues la verdad es que sí. Llevo tiempo diciendo que me apetecería mucho darle un giro a mi vida laboral y enfocarlo a algo más creativo que estar todo el día picando código.
  • ¡Claro! ¡Este trabajo es súper creativo! Ya lo viste el viernes, en el evento de los Vloggers… Y hemos hecho un equipo muy guay. 
  • Sí, la verdad es que el otro día me lo pase genial trabajando con vosotros. Los demás también eran súper majos…
  • Sí. Y podrías aprender un montón de cosas de publicidad y marketing que te podrían venir muy pero que muy bien para tu blog, o para el libro. Que por cierto… a ver si sacas ya el siguiente, guapa, porque vas a un libro por lustro…
  • Jajajajaja. ¡Es que no tengo tiempo!
  • ¡Pues ven a trabajar conmigo! Nosotros hacemos jornada continua. A las 5 como muy tarde estás fuera. Si quieres puedes escribir aquí los posts o el libro para obligarte más a hacerlo a diario, o irte a dar un paseo y respirar aire puro, que para eso hemos montado la empresa en el pinar y estamos en medio de la naturaleza. ¡Lo que quieras! ¡Feel free!
  • Joder. Es que me has dejado helada con la propuesta. No me lo esperaba para nada. Llevaba tiempo queriendo cambiar de aires y enfocarme más a algo de marketing, y el problema que veía es que es imposible que alguien te contrate sin tener ni puta idea… Y justo es lo que me estás ofreciendo tú. Estoy flipando. ¡La ley de la atracción otra vez en estado puro! Lo que pasa es que… uffff, que marrón.
  • Bueno mujer, marrón no, tampoco quiero presionarte. Tú piénsatelo, toma la decisión tranquilamente y me dices. Si quieres, guay. Y si no, pues tampoco pasa nada…
  • No no. Si es que el problema es que no veo ningún motivo por el que decirte que no, y además cuando el universo te da lo que pides tienes que cogerlo… Si no sería de mala educación.
  • Jajajajaja. ¿Entonces?
  • Lo de “marrón” es porque estaba pensando que “A ver como se lo digo mañana a mi jefe, que encima me acaba de asignar un proyecto nuevo en el que soy jefa de equipo 😕”.
  • Jajajajajaja. ¿Entonces eso es un sí?
  • Creo que sí. Sí… ¡¡DEFINITIVAMENTE SÍ!!
  • Yuhuuuuuu. Pues habla con tu jefe y me dices el día que te puedes incorporar para hablar con el asesor y que te haga el contrato y todo eso, ¿vale? Pásame tus datos por whatsapp para que lo vaya agilizando…

Esta mañana, nada más llegar he hablado con mi jefe y me ha dicho que lo entiende y que va a intentar reorganizarlo todo esta semana y buscar a alguien lo más rápido posible, para que me pueda marchar la semana que viene teniendo ya sustituto. Que espera tenerlo todo solucionado en una semana, o como muy tarde ¡¡¡el 15 de febrero!!!

¡Qué rápido va esto! No me ha dado tiempo ni a asimilarlo y ya estoy buscando a alguien para que me sustituya.

¡Estoy en shock!

Acojonada, ilusionada y en shock. Todo a partes iguales 😱😱😱