Buffff, cuatro días colocando… y por fin he visto re-aparecer mi vestidor otra vez, donde el otro día había una sala de catering (las fotos que os pongo a la derecha).

vestidorHay que ver lo que se tarda en volver a poner todo en otra vez en orden.
Sobretodo si eres tan imbécil como para hacer la fiesta un domingo tocándote trabajar el lunes… y teniendo en cuenta que estás coja y no puedes mover después los muebles tu sola tan fácil, claro.

Y al hablar de que se tarda en poner en orden las cosas… me refiero solo a los muebles… Porque lo que es en mi vida en general… poner orden es un poco más difícil.

Me explico…
Al final a la fiesta vinieron (a parte de otra mucha gente, claro), la pandilla de Diego casi al completo.
Precisamente llegaron sin Diego ni Javi.

Me dijeron que Javi se había ido al pueblo y que Diego llegaría más tarde porque había quedado con su novia antes del partido…

Efectivamente, llego vino cuando llevábamos bastaste rato de fiesta… y yo ya llevaba un pedo más que considerable.

Como llevaba muchísimo tiempo sin verlo… creo que ya no me acordaba de lo mucho que me gusta… así que me pilló con la guardia baja… y me tiré encima de él a darle un abrazo un poco más largo de la cuenta (por lo que luego me han contado… que yo no soy muy consciente de ese momento…).
Y (también por lo que me han contado) le debí coger la cara con las manos… acariciársela despacio… y decirle que me alegraba mucho de que hubiera venido… mientras sus amigos (que estaban todos alrededor nos estaban mirando con los ojos como platos).
De hecho uno de ellos se empezó a reir… y yo dije algo como “Ains… te estás riendo de mí? Jo… es que ya estoy borracha”, y me contestó “No hace falta que lo jures. Se te nota bien. Jajajjajjaa”.
:-S

Como justo empezaba el partido, Diego se escabulló escopetado hacia la habitación donde estaba la tele. Y yo debí ir detrás de él (para explicarle donde estaban las cosas: bebidas y tal), dando brinquitos por el pasillo tan contenta…  Según Pili: “como Heidi detrás de las cabras”. Y cuando fué a por cervezas a la cocina, otra vez que fuí por el pasillo entero detrás de él pegando saltitos…
Madre madre… que regresión a la adolescencia… que estupidez… ¡¡ que vergüenza!!

Después de eso, los chicos se quedaron viendo el fútbol… y para tranquilidad de Diego yo me fuí al salón, que es donde estábamos el resto, bailando y dándolo todo, con la D.J., que a petición popular tuvo que pasar de poner musicón a a alternar con la macarena, reggeaton y música verbenera similar.

dj fiesta en casa

Ya en un momento cogorza importante (como se puede deducir) una de mis amigas se encabezono con que le diera velas, porque quería apagar las luces y poner un ambiente chillout.
En esas estábamos (buscando las velas) cuando apareció Mikel (mi fisio)… que venía reventado porque justo llegaba de viaje (llevaba todo el fin de semana fuera):

  • Vaya… si estás tan cansado no hacía falta que hubieras venido… Podíamos haber quedado otro día…
  • Deja deja… que ya lo hemos ido alargando bastante… ya tenía ganas de que dejaras de ser mi paciente y quedar contigo fuera ;-)

viendo_futbol

Evidentemente ya no me separé de Mikel en toda la noche… porque a parte de que no conocía a nadie más en la fiesta y había hecho el esfuerzo de venir… me encanta estar con él.
Bueno… y Él en general.
¡¡Me encanta!!

Así que cuando llegó el descanso del partido y Diego me vió con ese chico al que no conocía, le faltó tiempo para preguntarle a Pili que quién era.
Y se pasó el resto de la noche controlándonos y encabronado.
¡¡Hasta una compañera de curro me preguntó que quién era ese tío que estaba todo el rato controlándome y que tenía tan mala leche!!

En un momento en el que Mikel se fué al baño, Diego se acercó y me dijo de muy mala leche:

  • Se puede saber qué tienes con tu “amiguito”??
  • Y a tí qué te importa?
  • Pues sí me importa…
  • Hummm…. qué tienes tú con Lidia?
  • Quién es Lidia??
  • Tu novia, la tía con la que llevas saliendo tres meses. Con la que has estado antes de venir aquí. Una rubía monísima con una sonrisa profident que te comenta cada frase que pones en facebook.
  • No sé de quién me hablas.
  • O_o
    Cómooooooo?
    Tienes la jeta de decirme eso quedándote todo serio… como si fuera verdad?? Cuando hasta la conozco en persona… que me la presentó un día Pili que nos la encontramos por la calle estando de compras y estuvieron hablando de tí???
    Me estás diciendo que es mentira? Que esa chica no existe????
  • Exacto. Eso te estoy diciendo.

No me pude quedar más flipada!!! Si hasta tienen fotos en facebook!!!
Y el otro me dice todo serio que no, que es mentira y que qué hago yo con mi “amiguito”…
O_o
No nos dió tiempo a hablar más porque en cuanto volvió Mikel, Diego desapareció como por arte de magia…
Eso sí… en cuanto Mikel se separaba (porque iba a hablar con alguien, o a la cocina a por una cerveza) Diego volvía a acercarse para decirme cosas como “No sé que le ves a ese tío“, “¿Por qué no mandas a ese a la mierda y te vienes conmigo?“, y cosas del estilo.

Evidentemente no iba a hacer tal cosa. Pero era súper-evidente que según Mikel iba cogiendo más confianzas… Diego se iba encabronando más.

Cuando terminó la fiesta… Mikel dijo que se quedaba para ayudarme a recoger (ejem ejem), y a Diego solo le faltó arrastrarme fuera de casa por los pelos:

  • Joder Sandra… vente conmigo…
  • Para qué??
  • Pues para… pasárnoslo bien… juntos…
  • No. Quiero decir… en serio ¿para qué?
    Para que mientras sigas suspirando por la zorra de tu ex?? Y vayas detrás de ella como un perro faldero cada vez que a ella se le antoje??
    Lo siento pero no.
    A eso si quieres juegas con tu amiga la rubia, que parece ser que no te cuesta nada olvidarte de su existencia en cuanto te interesa…
    Yo me quedo aquí con mi amiguito… gracias

Aún así me mando tres whatsapp en la siguiente hora:

  • Buuuuhhh, has pasado de mí
  • Ya te has quedado sola?
  • Eooooooo

Evidentemente yo no contesté porque tenía el móvil apagado… porque estaba a otros menesteres (guiño guiño).
Pero en cuanto los vi al día siguiente, le escribí y le dije que teníamos que hablar, porque esto no puede ser… Ya estoy harta de que cada vez que nos veamos… tengamos que acabar teniendo esas tiranteces. Nunca he querido tener nada con Diego porque como bien dijo Toni es material dañado… y paso de meterme más en una historia de la que solo puedo salir escaldada.

Me contestó que durante la semana no podía porque estaba fuera, pero que el viernes volvía a mediodía, así que quedábamos por la tarde.

Evidentemente no he sabido nada más de él en toda la semana.
Ya os contaré que me dice cuando hable con él… porque la verdad es que me tiene contenta!!

pruebaEspero no tardar mucho en contároslo porque se me van acumulando las noticias… pero no tengo tiempo de escribir!!

Y es que como estoy harta de seguir coja después de nueve meses y de que no me hayan mandado las siguientes pruebas hasta dentro de otros tres (cojones tiene la broma)… ya me lo estoy mirando por lo privado…

Y como lo que cada vez veo más claro es que esto (me opere o no) va para largo… he decidido mudarme a un piso con ascensor… porque esto de tener que subir y bajar a un tercero por las escaleras… me consume la vida!!

Así que entre el desánimo que me entra cada vez que recaigo y no puedo andar (que se me quitan las ganas de escribir y de todo), la gente que me llama o me viene a ver, ir a consultas, hacerme pruebas, buscar piso… no me queda tiempo de NADA.

Y encima el poco tiempo que me sobra… ahora lo tengo que repartir entre mis dos churris… así que peor que peor.

Sí.
Habéis leído bien.
He dicho DOS “churris”.
De todo lo malo sale algo bueno, dicen, no?

;-)