Después de que ayer me tomaran por una embarazada, he decidido que tengo que  ponerme a régimen y empezar a hacer algo de ejercicio. Así que esta mañana he ido a preguntar a los gimnasios que están cerca de mi casa, con idea de apuntarme a algo divertido.

Vaya decepción me he llevado: eran todos carísimos y las actividades que tienen son un coñazo. Y al ver la gente que había dentro me deprimí más (ya se me había olvidado de la otra vez que fuí)
La gente que había se limitaba a:

  • Las chicas que hacen aerobic:
    divinas, delgadas, con conjuntos minúsculos y culos como piedras. Las comparaciones son odiosas… deprimente total
  • Los chicos: o son gordos sudorosos sudando a chorro (y con más pelos en los brazos que en la cabeza) o son más femeninos que yo!!!

Total, que después de pensarlo, he decidido que mejor me compro una bici estática que me sale mejor, porque pagar una pasta para ir al gimnasio y acabar deprimida porque el resto de las tías están mil veces más buenas que yo, y que ni aún así las miren los pocos tíos decentes que hay…

Así que esta tarde he quedado con Enma para ir a miralas, a ver si el lunes puedo empezar el plan completo de ataque :-)