Esta semana ha tocado descanso de la reforma… ¡porque el viernes tenía boda!

Es la tercera boda que tengo este año… y como a las otras dos he llevado mi archiconocido vestido de Gucci amarillo, en esta me apetecía cambiar de modelito.

Así que desempolvé mi armario (y cuando digo que desempolvé mi armario quiero decir que: saqué una caja que estaba debajo de otra caja, debajo de la cama, entre cajas de herramientas y menajes de cocina… jajajja), y encontré una falda blanca y negra que compré hace unos diez años para ir a una comunión.

Busqué una camiseta negra lisa para la parte de arriba… y para darle un toque de color escogí una cartera roja que tenía de otra ocasión..
Al final fui así:

boda-look-sencillo-black-and-white-and-red-1

boda-look-sencillo-black-and-white-and-red-2

boda-look-sencillo-cartera-de-mano-roja

boda-look-sencillo-cartera-de-mano

boda-look-sencillo-sandalias

boda-look-sencillo-black-and-white

Sí sí. Estáis viendo bien: por una vez, y sin que sirva de precedente, ¡¡¡dejé en casa las botas altas y fui con sandalias de tacón!!!
Y el dicho es mentira: Una vez al año… también hacen daño, jajajjaja.

Al final de la noche (cuando ya habíamos perdido todo el glamour de las fotos iniciales y empezamos a ser carne de photocall) me cambié de zapatos porque ya no aguantaba las sandalias.

boda-look-sencillo-black-and-white-photocall

Tenía que haberme puesto unas almohadillas de silicona para que no se me cansaran tanto los pies, que compré la otra vez que me puse esas sandalias… pero ya no me dio tiempo a buscarlas. Y es que, para variar, anduve con prisas y arreglándome corriendo a última hora.

Y eso que esta vez me había propuesto tener tiempo para arreglarme con calma y en condiciones, ¿eh? ¡¡Que hasta me había pedido el día libre en el trabajo para no tener que andar agobiada!!

Pero al levantarme y ver la fecha en el calendario… de repente me vino un flash y me acordé (de pura chiripa) de que tenía cita con el traumatólogo (¡¡que me habían dado hace meses!!!).
Así que de prisa y corriendo al hospital para no perder la cita.

Llegué a la consulta unos minutos más tarde de la hora a la que tenía cita (a las 11:45), pero no pasó nada, porque llevaban ¡¡más de una hora de retraso!!

La cita era porque tengo un bulto de grasa detrás de la rodilla derecha. Está ahí desde hace un montón de tiempo, pero como soy propensa a tener bultos de grasa y no me estorbaba, pues no le hacía caso y ahí lo he ido dejando. Pero el año pasado me creció muchísimo en poco tiempo y me empezó a molestar. Me empezó a hacer daño al doblar mucho la pierna o al estirarla del todo (y es que yo al tacto calculo que es casi como media manzana o así, ¿eh?).

Cuando me empezó a molestar, ya fui al médico… y me mandó al traumatólogo. Cuando me vió me dijo que al tacto no parecía muy grande, pero que era mejor quitarlo antes de que siguiera creciendo… porque cuanto más grande sea, más avería hay que preparar para sacarlo… sobre todo si está por dentro del músculo. Así que me mandó a hacer una resonancia para ver exactamente como estaba el tema. Y la consulta del viernes era para ver el resultado de la resonancia.

Bueno, pues el resultado fue que el bulto es gigante (tal cual lo pone en el informe), y hay que quitarlo ya.

lipoma extirpacion
El traumatólogo me ha dicho que tienen unos dos meses de lista de espera, así que me llamarán para operarme a principos de noviembre aproximadamente, pero que para el pre-operatorio me avisarían rápido, para dejarlo ya hecho… porque total, como vale para seis meses…

¡¡Joder!! Ni tan rápido.
¡¡Como que me han llamado a medio día para decirme que vaya mañana por la mañana!!
O_o

Más de un año desde que fui al médico hasta que me lo han mirado y me han dicho que me lo tienen que quitar… y ahora me dan cita para el preoperatorio en dos días, jajaja. Yo flipo.

En fin… que mañana a las 09:00h tengo que estar allí para hacerme un análisis de sangre, luego placa de tórax, electrocardiograma…
Vamos, que toda la mañana voy a echar entre unas pruebas y otras.

Creo que me voy a llevar el libro que dejé a medias en vacaciones, a ver si por lo menos así consigo terminármelo… porque si no, entre los compromisos sociales, el blog,  la reforma del piso, la preparación de la fiesta de estreno cuando acabe la reforma, y las incidencias que van saliendo por el camino… veo difícil poder sacar un rato para leer las 350 páginas que me quedan antes del verano que viene, jajaja.

Seguiremos informando…
;-)