Simón estaba flipando y nos dijo:

  • (Simón) No, si al final va a resultar que hasta tenéis una canción, como las parejitas formales.
  • Y la la tenemos. Es la de “Feliz feliz entre tus piernas”, de “Estopa” —Dije en un arranque de inspiración—.
  • (Enma) ¡JAJAJAJA!
  • (Diego) ¡¡¡PRRRFFFFFFF!!!
  • (Javi) Jaja. ¡¡Qué cosas tienes!! —Y venga a darme besos—.
  • Bueno, vamos a ver, Javi, porque yo ya me estoy empezando a preocupar hasta yo… ¿Se puede saber que le estáis echando hoy en los cubatas a Javi para que esté así? ¿¿¿Mimosín???
  • (Javi) Jajaja, qué boba eres. Si yo siempre soy así de cariñoso…
  • Pero en público no.
  • (Javi) ¡Bah! Eso lo dices tú…
  • (Diego) Prfffffff. Bueno, a ver… los dos pegajosos… ¿Dónde vamos ahora? Que nos cierran el garito…
  • (Javi) Nosotros a casa. A la de Sandra, quiero decir…
    (Diego) ¿¿¿YA??? ¿¿Tan pronto?? —Dijo totalmente alarmado—. Pero, ¿qué prisa tenéis??
  • Yo prisa ninguna… Pero es que no vamos a encontrar ningún sitio donde pueda estar sentada y me duele demasiado la rodilla como para estar de pie…
  • (Javi) ¡¡Ohhhh, pobrecita!! —Y entonces se encorvó un poco más en el asiento y me dio un beso en la rodilla—.
  • (Simón) O_o
  • (Enma) Joder Javi… yo también voy a pensar que te han echado suavizante en la bebida, porque mira que he ido veces con vosotros dos a casa… y nunca te había visto darle a Sandra ni un solo beso.
  • (Diego) Uno que no fuera metiéndole la lengua hasta la garganta, querrás decir, porque de esos sí que les hemos visto unos cuantos. Prffff.
  • (Enma) Ehmm, sí —Dijo Enma, mirándome con cara de “Madre mía, cómo se está poniendo el patio”—. Pero besos tan cariñosos como los de ahora, no.
  • (Javi) Vaya panda de idiotas que sois todos con lo de los besos. —Y mirándome a mí añadió— ¡¡Y más que te pienso dar luego!!
Compartir: