Esta tarde he quedado con Rodri. Al salir de su casa he visto que tenía una llamada perdida de Espeso, así que lo he llamado de vuelta.

  • ¡Holaaaa!
  • ¡Hola escritora! ¿Qué tal?
  • Bien… ¿qué te cuentas?
  • Nada especial. Solo es que te echaba de menos y te he llamado.
  • Ohhhh, jajaja. ¡Qué mono!
  • ¿Qué andabas haciendo que no contestabas al teléfono? ¿Estabas escribiendo el libro? Si estás liada, dímelo y te llamo otro día, ¿eh?
  • No, no te preocupes. Me había tomado la tarde libre para quedar con Rodri, porque este fin de semana se marcha, así que seguramente no volvamos a coincidir hasta finales de agosto y tenía que aprovechar…
  • Ah, es verdad. Que se iba a Londres o algo así, ¿no?
  • Sí, pero eso es en septiembre. Ahora se va de vacaciones… luego vuelve una semana a principios de septiembre y después de eso ya es cuando se marcha tres meses a Londres. Pero vamos, que ya poco lo voy a ver
  • Jo, que pena. Ahora que por fin tienes novio te tiene que dar mucha pena que se marche… Pero irás a verlo, ¿no?
  • Pues no creo, porque para empezar ¡NO ES MI NOVIO!
  • ¿Pero por que lo niegas? ¿Tienes algún problema de fobia al compromiso o algo así?
  • ¿Yooooooo? Jajajaja. Lo que me faltaba por oír. No no, de eso nada. Yo ya he tenido novios y no tengo ningún problema por tener una relación estable con alguien que realmente me encaje, pero no es el caso con este chico. Es muy majo y me cae muy bien… pero como pareja no lo veo.
  • ¿Por qué?
  • Pues por algo será, jajajaja. Que a ti no te cuente los problemas que le veo a este chico no quiere decir que no los tenga. Lo que pasa es que me cae de puta madre y no pienso ir aireando sus trapos sucios (o los que a mi me parezca que tenga) por ahí. Pero vamos, que no es mi novio, y punto.
  • Entiendo… Pero me da un poco de pena, jo. Como yo solo te había oído contar cosas buenas, pensé que es que estabas muy a gusto con él.
  • Y a gusto estoy… pero no como para tener una relación formal.
  • Pero tú el año pasado dijiste que estabas harta de rolletes y que te apetecía tener una relación formal y dejar de andar saltando de friki en friki, ¿no?
  • ¿Y?
  • Pues que entonces no entiendo que haces liándote con este chico…
  • Joder, pues es fácil. Si aparece uno que me encaje como para tener una relación con él, pues de puta madre… pero mientras tanto no quiero vivir en el celibato. El clásico “mientras aparece mi media naranja voy comiendo mandarinas”
  • Ya… Hummmmm… Pero vamos a ver… ¿tú estas buscando a tu media naranja?
  • Hombre, buscando buscando… ¿donde lo voy a buscar? Si casi no salgo de casa…
  • Pues para empezar está claro que si buscas pareja, internet es la opción más rápida y más fácil… y no te hace falta salir de casa… así que eso no es excusa. Además fuera, en la calle, hay gente en todos los sitios: de fiesta, en los bares, en las tiendas, en la calle, amigos que te presenten amigos… ¡Yo que sé! ¡El medio da igual! Hasta en un supermercado puedes conocer a un polvo de una noche al amor de tu vida… La diferencia no es el medio… es la energía que tú estés proyectando. Solo tienes que tener claro lo que quieres, focalizarte en ello y el universo te lo pondrá en el camino…
  • O_o ¿¿¿¿Me estas hablando de “El Secreto”????
  • Te estoy hablando de física cuántica, querida. Y de que somos energía. ¡TODO ES ENERGÍA! Todo está conectado. ¿Sabes que hay estudios que demuestran que somos capaces de cambiar la realidad que nos rodea solo cambiando la energía que proyectamos? No digo cambiar nuestra PERCEPCIÓN de la realidad… si no cambiar la realidad en sí misma de una forma TANGIBLE. ¿Has oído hablar del experimento de la doble rendija y del principio de incertidumbre de Heisenberg?

Creo que nunca os he dicho que espeso es físico (de hecho a mí cuando me lo presentaron dije que era igual que Leonard, de Big Bang Theory incluso antes de que me lo dijeran). Y el caso es que aunque en el documental de “El Secreto” sí que hablan de la relación entre la ley de la atracción y la física cuántica, me ha impactado bastante oírlo de primera mano de un físico de verdad, contado con tanta vehemencia.

  • Así que céntrate, Sandra, y piensa qué es lo que de verdad quieres. Porque si quieres encontrar pareja estar liándote con unos y con otros mientras no te ayuda a conseguirlo. Estas emitiendo una señal equivocada al universo porque estas enfocándote en lo que no debes.
  • Joder, nunca lo había visto así… Me has dejado flipada con este planteamiento, la verdad. Pero creo que tienes razón. En “El Secreto” ya ponían un ejemplo de algo así. No me acordaba…
  • Pues ya sabes. Deja de pensar en andar tonteando con unos y con otros y céntrate en encontrar al amor de tu vida…
  • Hummmm. Es difícil no pensar en tontear con yogurines y centrar la cabeza si me paso el día escribiendo y dibujando sobre la época que más zorreábamos y lo bien que nos lo pasábamos liándonos con unos y con otros…

  • En eso tienes razón… Ahora mismo es difícil que te puedas enfocar en tener una pareja estable. Pero en cuanto termines el libro, ¡céntrate para echarte novio!
  • Halaaaa. ¿¿Dentro de tan poco??
  • O_o ¿Pero cuanto te falta para terminarlo?
  • Pues no sé… poco. Unas semanas. Pero luego vienen fiestas de los pueblos, fiestas de Valladolid y todo… ¿No me lo puedo plantear después de fiestas? Jooooo, es que quiero amortizar todo el esfuerzo que me ha costado conseguir mi culo nuevo…
  • Esa no es la mentalidad, ¿eh, Sandra? ¡Esa no es la mentalidad!

:-(