Esta mañana, a eso de las 12 de mediodía, me ha llamado Olga:

  • ¡Hola neni! 
  • ¡Hola Olgui! ¿Qué tal?
  • Bien. Solo te llamaba por hablar contigo un rato. ¿Qué andabas haciendo que te he llamado antes y no me cogías el teléfono? Ya pensaba que te habías partido el cuello intentando ponerte patas para arriba.
  • Jajaja, pues tranquila, que estoy bien.
  • ¿Pero sigues intentándolo?
  • ¡Anda claro! Últimamente me parece que no avanzo nada, ¡¡¡pero no pienso desistir!!! De hecho, el otro día una chica me habló de un sitio en el que hacen un yoga que es bastante duro y ya fui a la clase de prueba.
  • ¿Y qué tal?
  • ¡Horrible! Terminé reventada y me dolía todo… así que me he apuntado.
  • Jajajaja.
  • Empiezo a la vuelta de semana santa, que coincide con el principio de mes. 😊😊😊
  • Oye, y hablando de semana santa… ¿qué planes tienes?
  • Pues iré al pueblo, pero todavía no sé cuando porque me tengo que organizar con mi madre y mis hermanos, y me están poniendo la cabeza loca por el grupo que tenemos de whatsapp porque cada uno quiere ir un día. Pero el plan va a ser de desconexión total, cero cobertura, cero estrés, mil paseos por el campo… y mil kilos de carne a la brasa en la bodega, porque allí poco más hay para hacer.
  • Así tienes más tiempo para practicar “el cuervo”, jajaja.
  • Tú lo dices de broma, pero el otro día se lo dije yo también a mi hermana por el grupo, y desaté un hilo de apuestas digno del Spin Palace Sports.
  • ¿Y eso?
  • Pues porque mi madre dijo “Tú ten cuidado hija, no te vayas a ir de morros”. Y mi hermano se puso a decir: “¿Pero todavía sigues con esas?, jajaja. No te teníamos que haber llevado al circo del sol, porque todo se te antoja. Anda, deja de intentar hacer el cabra, porque para hacer esas cosas hay que empezar desde pequeño, no con treintaypico años”. Mi hermana dijo que ella estaba convencida de que sí que lo podía hacer, y mi hermano que no… total que acabaron apostándose una cena navideña para toda la familia si cuando termine el año consigo sostenerme en vertical o no.
  • ¿Y nadie se ha decantado porque lo consigas pero con todos los dientes partidos? 
  • Jajaja, no. Mi hermano apuesta porque no lo consigo ni de coña, mi hermana porque sí, y mi madre porque antes voy a dejarlo y ponerme a practicar una actividad diferente… porque jamás en la vida he conseguido mantener el interés por una misma actividad más de tres meses seguidos…
  • Jajajaja. Pues mira, yo de primeras hubiera dicho lo mismo que tu hermano, pero ahora que lo pienso… desde que te conozco has hecho tai-chi, aqua-gym, danza del vientre, yoga, gap, máquinas, te compraste una bicicleta estática, la vendiste, luego cambiaste de escuela de tai-chi, hiciste body combat, body balance, pilates, aikido, BBG, pole dance… y ahora otra vez yoga.
    Y creo que todas y cada una de las veces estabas súper emocionada y súper encantada el primer mes, hasta que te cansabas y lo dejabas. Así que, si tuviera que elegir alguna de las opciones, creo que apostaría por la de tu madre.
  • Sí, visto así… la verdad es que yo también. ☹
Compartir:
Personajes: , ,